Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 06 de diciembre, 2018

Enrique Goldfarb, el economista que salió a encarar a los que en Chile quieren mantener vivo a Marx

Autor:

Bastián Garcés

Por dos semanas se ha estado realizando un intercambio epistolar en "El Mercurio" sobre la figura del autor de "El Capital", a raíz de los 200 años de su natalicio. En este, Enrique Goldfarb, ex gerente general de la Bolsa de Santiago, enfrentó la postura del economista Raphael Bergoeing, quien ha contado con el apoyo del sociólogo Alberto Mayol, el antropólogo Pablo Ortúzar e investigadores del Instituto Igualdad.
Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Marx hoy” se titula la columna de opinión que el economista e investigador del CEP Raphael Bergoeing publicó el pasado sábado 24 de noviembre en El Mercurio en la que plantea que las críticas al sistema actual tienen su explicación en hechos, los mismo que “muestran la vigencia de Karl Marx, a 200 años de su nacimiento“.

En el texto, el militante de Evópoli y presidente de la Comisión Nacional de Productividad, afirma que la crítica del filósofo alemán a los capitalistas “si bien omite las contribuciones del emprendimiento y de la gestión al mejorar la productividad, nos exige reflexionar”. Y agrega: “La mejor manera de defenderse de Marx, al fin y al cabo, es tomándoselo en serio”.

Dos días después, le sale gente al camino al ex Superintendente de Bancos. El economista y ex gerente general de la Bolsa de Comercio de Santiago, Enrique Goldfarb, publica una carta titulada “Marx, el gran timador” en la que cuestiona la postura de Bergoeing y apunta a que “la mejor manera de defenderse de Marx es no tomarlo en serio“, debido a que “existen pruebas al canto para demostrar que estaba profundamente equivocado“. Esto generó nuevas misivas como del sociólogo del Frente Amplio, Alberto Mayol; los investigadores del Instituto Igualdad, Eduardo Chia y Flavio Quezada, y el antropólogo Pablo Ortúzar, quienes valoraron al filósofo alemán.

En medio de la avalancha de respuestas, Goldfarb insistió en su planteamiento: “Leer a Marx sin contrapuntos o análisis crítico es como maravillarse con la teoría geocéntrica de Aristóteles y Ptolomeo. Hermosa como una poesía, pero sin asidero real“.

“Marx fue nefasto para la humanidad por razones erróneas”

Me defino como un liberal en el sentido de Isaiah Berlin, Marío Vargas Llosa, independiente de pensamiento, que tomo lo mejor de cada uno, que vivo mi vida y exijo mis derechos en la medida que no afecte los derechos de los otros”, explica Enrirque Goldfarb a “El Líbero“, quien se ha desempeñado como economista del Banco Central, gerente de diferentes bancos comerciales y estuvo a cargo de la Bolsa de Santiago por cerca de 10 años.

El marxismo es una doctrina que se ha difundido y estuvo presente de una forma muy importante en América Latina por lo tanto es importante ver qué es“, señala sobre su decisión de enviar su primera carta en respuesta a la reflexión que realizó Bergoeing, ideología política sobre la cual señala que busca instaurar una “una dictadura, lo que dicho por el mismo Marx, es la dictadura del proletariado”.

Me defino como un liberal en el sentido de Isaiah Berlin, Marío Vargas Llosa, independiente de pensamiento, que tomo lo mejor de cada uno, que vivo mi vida y exijo mis derechos en la medida que no afecte los derechos de los otros”.

Otra razón por la que el ex gerente de la Bolsa de Santiago decidió dar su opinión sobre el tema fue porque “a pesar de la caída de la Unión Soviética los comunista siguen vigentes y, al estarlo Marx, van a estar siempre vigentes porque si no lo estuviera nadie hablaría de él”.

Esta no es la primera que el economista participa en uno de estos debates. “En El Mercurio me ha tocado varias veces tener intercambios epistolares sobre distintos temas”, cuenta Goldfarb quien se ha sido por más de 20 años columnista en medios de comunicación. Escribió en revista Hoy, en Ercilla y actualmente lo hace en Estrategia, donde publica de forma regular textos de opinión.

Aunque no solo se ha limitado a participar con cartas y columnas. En 2007 publicó el libro “No todo está perdido: La encrucijada de las Pymes y de la clase media”, en el que aborda la situación de la Pequeña y Mediana Empresa tras “la expulsión que sufrieron del circuito económico en 1998”. También Goldfarb participa en medios digitales, aunque como comentarista. Por ejemplo, de las columnas de opinión de Axel Kaiser en el sitio web de Fundación para el Progreso, a quien le comenta sus textos “en un sentido constructivo porque generalmente coincide con mi planteamiento y pensamiento respecto a lo que creo que hay que hacer”.

Marx fue nefasto para la humanidad por razones erróneas“, afirma el economista quien postula que “fue por coyunturas históricas que el marxismo prevaleció por tanto tiempo, porque la revolución bolchevique produjo una dictadura en donde lo que importaba era lo que pensaban los 100 primeros que estaban en la cúspide”. Sentencia: “Además, Rusia fue una de las potencias ganadoras de la Segunda Guerra Mundial y por eso conquistó media Europa, no fue por méritos propios que el marxismo haya prevalecido“.

Doctor en Economía de la Universidad de Chicago, Goldfarb cuenta que fue durante su época universitaria que se interiorizó en el mundo de las ideas postuladas por Marx, período en el que “me tocó leer mucho sobre Lenin, el Estado y la revolución y ahí me enteré de varias cosas relacionadas con el marxismo”. Aunque la forma de aproximarse al filósofo alemán ha sido indirecta, a través de autores que han escrito respecto del autor de El Manifiesto Comunista. “Entre ellos Isaiah Berlin, quien es fundamental”, explica.

Creía en sus postulados pero nunca contrastó con alguna evidencia de si lo que decía era cierto o no, por lo que fue construyendo un castillo en el que no admitía réplicas

Una de las cartas que escribió el economista se tituló “Marx, el gran timador“, concepto que en conversación con “El Líbero” explica que decidió usar porque el autor de El Capital “creía en sus postulados pero nunca contrastó con alguna evidencia de si lo que decía era cierto o no, por lo que fue construyendo un castillo en el que no admitía réplicas“. Aunque, aclara, que esto pudo no haber sido un timador de manera intencional.

“Hubo muchas corrientes dentro del marxismo que disentían de él”, comenta el columnista y agrega que algunas “derivaron en una socialdemocracia que es perfectamente compatible con una democracia, especialmente los marxistas alemanes, como Eduard Bernstein, quienes disentían de los métodos”.

No hay tal diferencia entre lo que pensaba Marx y lo que hicieron Lenin y Stalin”.

Son estas razones por las que el economista ha encarado a quienes rescatan la figura del filósofo alemán. “Hay que poner los puntos sobre las íes porque los comunistas están al acecho y qué mejor para ellos que decir que Lenin y Stalin desvirtuaron lo que enseñaba Marx, pero la verdad es que no hay tal diferencia entre lo que pensaba Marx y lo que hicieron Lenin y Stalin“, afirma Goldfarb, quien al término de esta conversación estaba a la espera de la publicación de otra carta para continuar el debate sobre el filósofo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: