Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de octubre, 2019

El plan terrorista para atentar contra el Metro se inició en 2014

Autor:

Emily Avendaño

El primer ataque fue la bomba en el Subcentro de la estación Escuela Militar ocurrido el 8 de septiembre de 2014. Desde entonces ha habido diversos llamados a las “evasiones masivas” y a atentar contra la infraestructura del subterráneo. Los hitos visibles de 2019 fueron el envío de la carta bomba al presidente del directorio de Metro, Louis de Grange, y la destrucción de decenas de estaciones en los días 18 y 19 de octubre. La violencia es orquestada por distintos grupos que se definen como anarquistas y terroristas, incluso antagonistas entre sí, pero que comparten el objetivo de generar caos.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las evidencias estaban a la vista en rayados en las paredes o en imágenes difundidas a través de las redes sociales. El Metro de Santiago era un blanco para los grupos anarquistas o violentos al menos desde el año 2014. Las campañas en redes sociales para eludir el pago de la tarifa del transporte existen desde entonces. Los escritos en los muros con la palabra “evade” también; algunas veces junto a símbolos como la A anarquista o expresiones de estos grupos como la “estrella del caos”. 

Otras veces las pruebas de que el Metro de Santiago estaba en la mira fueron contundentes y tuvieron víctimas: 23 en el caso del bombazo en el Subcentro de la estación Escuela Militar, ocurrido el 8 de septiembre de 2014 y, cinco años después, el ataque se dirigió al presidente del directorio de Metro, Louis de Grange, quien el 7 de mayo de este año fue el destinatario de una carta bomba. 

Los efectivos de Carabineros lograron desactivar el aparato explosivo. Al día siguiente, en la página web de la organización terrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) apareció un comunicado que comienza diciendo: “Louis de Grange Concha, hoy te salvaste por un pelo de morir o quedar seriamente desfigurado”. Unas líneas más abajo agregan: “Esta vez fue el máximo representante del Metro, mañana quien sabe, tal vez uno de sus vagones detonamos o prendemos fuego. El tiempo y nuestras voluntades lo dirán”. 

Si se tomara como una metáfora, el Metro haría las veces de los vasos sanguíneos del sistema, permite la circulación de las personas desde sus hogares hasta sus fuentes de empleo y viceversa, constituye las venas de lo urbano y estos grupos, si bien son disímiles entre sí, comparten el caos como objetivo común y por eso lo tienen en la mira, explican quienes han estudiado el tema. 

“Evade”, “okupa”, “rompe el Metro”, “daña”, “saquea”, “odia y viva la destrucción” son algunas de las expresiones violentas que aparecían rayadas en las paredes entre 2014 y 2018. Algunas de ellas se han visto replicadas masivamente en estos días con distintos colores y formas sobre el mobiliario público; y en varias de esas oportunidades la A anarquista aparece dibujada junto a la hoz y martillo comunista. En otras, los rayados hablan por sí solos: “La crisis es culpa de lxs anarquistas… y somos caleta”, apareció escrito en Santiago Centro. 

En la página web ContraInfo, la misma donde el grupo “Cómplices Sediciosos/Fracción por la Venganza”, se atribuye las cartas bombas contra la 54° Comisaría de Huechuraba y el ex ministro Rodrigo Hinzpeter, del 25 de julio, hay un post del 7 de octubre de 2019 con la imagen de una micro envuelto por el fuego y el llamado a una semana de sabotaje y evasión del transporte público. “Un micro quemada no nos devolverá nada, un pako tampoco. Pero es la forma que hemos tenido que tomar en contra del poder y sus esbirrxs”, firma Anonimato subversivo. Llaman también a alzarse contra la oligarquía, el sistema y el capital.

Si en el buscador de la página se utilizan los términos “metro de Santiago” o “Transantiago” aparecen decenas de resultados, en su mayoría adjudicándose ataques incendiarios contra esos sistemas de transporte. 

Lo mismo sucede al revisar las publicaciones en la que se difunden los mensajes de los Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS). El 20 de octubre apareció el comunicado 88 alusivo a Chile: “Una vez más nos aprovechamos de la multitud en las manifestaciones de estas tierras del sur, para generar desestabilidad. Infiltrados en medio de la horda enajenada, en medio de encapuchados vandálicos anduvimos nosotros con un único objetivo: el fuego y la destrucción”. El mensaje iba acompañado de fotografías con las estaciones de trenes vandalizadas e incendiadas, así como los trenes y unidades de microbús. 

“Adoramos las llamas calcinadoras, penetrantes,ver como todo arde, la bencina a (sic) sido buena aliada… Ánimo al lumpen, mechas, destructores, a los delincuentes, saqueadores, ladrones, amorales. Se acerca el día del casos y deseamos la muerte a la ciudad y al progreso humano!”. 

ITS versus el Metro

En una entrevista difundida en el sitio web se explica que ITS hizo su aparición en Chile el 16 de febrero de 2016, cuando el grupo “Sureños Incivilizados” perpetró un atentado incendiario en contra de un bus del Transantiago. Desde entonces, según la entrevista, en el país funcionan tres “células” de ITS: los “Sureños Incivilizados” (SI), la “Horda Mística del Bosque” (HMB) y la “Bandada Inquisidora Vengativa” (BIV), que se han reivindicado incendios, bombazos y amenazas. 

El grupo ITS tendría su origen en el año 2011 en México, y contaría, de acuerdo con las versiones entregadas en la web, con organizaciones asociadas en Argentina, Brasil, Reino Unido, Grecia y España. 

“Somos un grupo de crimen organizado, donde por supuesto hay lugar para las acciones individuales, cada individualista o grupo de individualistas actúa como mejor le parece. Algunos grupos asesinan, otros envían bombas y otros más ocupan explosivos industriales para volar infraestructuras y causar tragedias, algunos reivindican los hechos y otros no, ITS se trata de saciar los impulsos salvajes de los individualistas, y eso lo hacemos de sobra”, se jactan. 

En diversos de sus comunicados o escritos se autocalifican como terroristas o ecoterroristas y toman distancia del anarquismo, a los cuales han tildado de enemigos (comunicado 64). “La relación en estos momentos es de ruptura, aunque no hay deshonra en aceptar que muchos eco-extremistas y algunos integrantes de ITS vienen del anarquismo, mayormente de las tendencias insurreccionalistas y eco-anarquistas. Si bien en su momento hubo algunos lazos hoy en día la gran mayoría de los anarquistas aborrecen lo nuestro y hacen bien… Los anarquistas en su mayoría creen combatir al sistema, pero lo único que hacen es reforzar ciertos valores como el igualitarismo o la solidaridad y llevarlos a extremos radicales”, dicen en la entrevista. 

Este grupo, que se responsabilizó por el artefacto explosivo enviado a De Grange, ya en noviembre de 2017 fijó su punto de mira en el Metro de Santiago. La Horda Mística del Bosque publicó el Comunicado 43 de ITS sobre Chile, reivindicando atentados incendiarios frustrados en esas semanas. “Elegimos precisamente este día 2 noviembre como acto simbólico, pues ese día era la apertura de la nueva la línea 6 del metro. No queríamos quedar al margen viendo cómo continúa frenéticamente el avance del progreso humano, con estos frustrados incendios le damos la bienvenida al metro culiao feo”, escribieron sobre un artefacto explosivo en el Transantiago.

Desde entonces, la organización se ha adjudicado atentados de distinta índoles en comercios, universidades pero, sobre todo, en unidades de microbús. En 2019 se reivindicaron el atentado en el paradero de la avenida Vicuña Mackenna que dejó a cinco personas heridas y el atentado frustrado contra De Grange. El comunicado 82 da cuenta de todos estos hechos, así como del estallido de 2017 que hirió en su casa al entonces presidente de Codelco Oscar Landerretche. Allí también dicen que contaron con ayuda argentina para elaborar el explosivo. “La construcción e inauguración de la nueva línea tres del metro merecía venganza”.

El 8 de agosto de 2019, Carabineros del OS-9 junto a la Fiscalía Sur detuvieron en la comuna de San Joaquín a Camilo Gajardo (28), sospechoso por la colocación de artefactos explosivos dirigidos Landerretche, en enero de 2017; en un paradero del Transantiago en Vicuña Mackenna, en enero de este año; el envío de la carta bomba a De Grange, entre otros. “No sabemos quien es Camilo, lo cierto es que no forma parte de la Mafia ITS”, contestaron el 9 de agosto. 

Los referentes comunes con los overoles blancos en liceos emblemáticos 

Para 2010, el Gobierno había identificado la existencia de al menos 250 grupos anarquistas en Chile, cada uno con sus características específicas. Lo dejado en las paredes muchas veces se refiere a corrientes como el antiespecismo o el anarcoveganismo.

En el artículo Una reflexión crítica sobre el anarquismo en Santiago de Chile publicado en ContraInfo se les caracteriza: “El inicio de la militancia se da aproximadamente a los 14 o 15 años, al llegar a los 30 has dedicado la mitad de tu vida a un ‘movimiento’ que da poco o ningún fruto. Esto definitivamente desmotiva a la mayoría. De hecho, son considerablemente menos los/as compañeros/as que superan los 30 años de edad que los que rondan los 20 y que tienen algún grado de participación más o menos activa”.

Con la consigna “Evadir, no pagar, otra forma de luchar” estudiantes de enseñanza media, en particular del Instituto Nacional, comenzaron las llamadas “evasiones masivas” el lunes 7 de octubre. Una semana ya estos actos eran masivos. El 15 de octubre, luego de enfrentarse a Carabineros en el Metro, estudiantes del liceo emblemático volvieron al establecimiento y después alrededor de 10 individuos vestidos con overoles blancos incendiaron la oficina de la inspectoría y luego golpearon a los voluntarios de la Octava Compañía de Bomberos de Santiago que intentaban ingresar al edificio para apagar el fuego.

Desde la propia municipalidad de Santiago han advertido que quienes están detrás de los encapuchados son grupos anárquicos que quieren «terminar con la educación pública porque la comparan con un modelo de mercado». También han identificado 21 días que son más susceptibles a que ocurran hechos de violencia en los establecimientos. La mayoría de estas fechas se relaciona con muertes de comuneros mapuches o de anarquistas.

Hay varios nombres que se repiten cual “letanías” cuando los encapuchados salen a hacer las barricadas frente a algunos de los colegios emblemáticos. Punky Mauri (Mauricio Morales Duarte), Sebastián Oversluij y Claudia López. 

Hay dos nombres propios con los que coinciden los mensajes anarquista en ContraInfo y los de ITS en su web: Mauricio Morales y Kevin Garrido. El primero falleció el 22 de mayo de 2009, cuando se trasladaba en bicicleta al centro de Santiago llevando una bomba en una mochila en su espalda. El artefacto que presuntamente instalaría en la Escuela de Gendarmería le estalló. Por su parte, Garrido fue condenado por su participación como autor en la colocación de artefactos explosivos en la Escuela de Gendarmería de Chile y 12ª Comisaría San Miguel el año 2015. Se encontraba recluido en Santiago 1, donde falleció en noviembre de 2018 al recibir múltiples puñaladas. 

Estos grupos comparten distintos referentes. Los hechos violentos en los liceos no se atribuyen a grupos anárquicos solamente por los nombres que mencionan en sus protestas, en los muros de los establecimientos que son escenario de disturbios y en la ropa de los encapuchados aparecen figuras que aluden al anarquismo, como la “estrella del caos”, un símbolo de ocho puntas que termina en flechas y que alude a la “magia del caos”. La figura se refiere a la “dispersión de la violencia y el desorden en la sociedad, para mantenerla en un estado de miedo constante”, según explica una fuente que ha seguido de cerca estos casos. Otros rayados representan el antiespecismo y el anarcoveganismo. Además, el grupo Darío Rebelde ha pintado símbolos feministas en sus uniformes.

Además, existen fechas susceptibles a que haya disturbios en los liceos como el Día del Joven Combatiente (29 de marzo), o el 8 de agosto, conocido como el “Día del Gato”, que es emblema de algunos grupos anárquicos. Tanto en la web de ContraInfo como del ITS hay menciones a sucesos de los que formaron parte los 29 de marzo. 

Todas las acciones anteriores surtieron efecto el 18 de octubre. A las 14 horas un joven lanzó a las vías del Metro en la estación La Moneda una pantalla LED, lo que provocó una explosión eléctrica y obligó a suspender la operación de la Línea 1. A partir de entonces se desató la destrucción, que tuvo como saldo 77  (de 136) estaciones con daños, 20 de ellas incendiadas (9 completamente), 41 estaciones con múltiples daños y 17 con daños menores. Además, un tren atacado en Línea 1 y cinco trenes dañados en Línea 4, de acuerdo con el comunicado emitido por la empresa de transporte.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: