Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 25 de septiembre, 2019

El diputado venezolano, de padre chileno, que representa a Guaidó en la agenda paralela de actividades en la ONU

Autor:

Emily Avendaño

Miguel Pizarro fue designado el 22 de septiembre como Comisionado Presidencial para la Organización de Naciones Unidas por el Presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó. Pizarro tiene orígenes chilenos. Su padre, vinculado al MIR, se fue a Venezuela tras el golpe del 73, y allá se convirtió en un “guerrillero urbano”. Esta semana, el diputado ha participado en los encuentros del Grupo de Lima y de los estados partes del TIAR. Los delegados de Guaidó se reunieron con la Alta Comisionada para los DD.HH., y asistieron al evento en el que premiaron al Presidente Sebastián Piñera por su liderazgo para abordar el cambio climático.  

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“El que acusa a alguien como yo de comunista no se ha leído un libro”. Después de que el Presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó designara al diputado en el exilio Miguel Pizarro como miembro de la Comisión Presidencial para la Organización de Naciones Unidas llovieron las críticas en Twitter. Unos lo acusaban por no haber terminado su carrera universitaria, otros porque tiene los brazos cubiertos de tatuajes, algunos cuestionaban que fuese de Petare, una población vulnerable de Caracas, y muchos más lo acusaban de comunista. Pizarro ayer en una entrevista soltó esa frase para responder a quienes lo acusaban por lo último. 

“A quién se le puede ocurrir que alguien puede basarse en una doctrina que está escrita sobre un libro en el que el mayor ejercicio económico es la distribución de una vaca para ver cómo es la plusvalía… Quién puede en una Venezuela regida por Nicolás Maduro, destruida por el estatismo, defender una ideología ortodoxa y trasnochada como el comunismo. Ahora, que yo no soy de derecha, es verdad. No soy de derecha, no soy liberal. Yo creo que tanto esfuerzo privado como Estado deben convivir, yo creo en una política de centro que ponga al pobre y a la gente como centro de la política pública y que lo proteja y lo ayude a desarrollarse, pero también entiendo que hace falta el mercado, que hace falta inversión privada, que hace falta competencia, que hace falta capacidad y que la gente tenga individualidad y desarrollo”, argumentó.

Fue electo como diputado suplente por primera vez a los 21 años en 2010, siendo uno de los más jóvenes legisladores venezolanos. Y en los sufragios de diciembre de 2015 fue reelecto. Se encuentra en el exilio desde mayo de este año, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de su país lo sumara a la lista de parlamentarios implicados en el alzamiento del pasado 30 de abril en Caracas, conocido como Operación Libertad.

Pero no vino a Chile, de donde es su padre, ni se refugió en la residencia del embajador chileno en Caracas, donde está resguardado el también diputado Freddy Guevara, a quien conoce desde el año 2007, cuando ambos formaron parte del movimiento estudiantil, al que también perteneció Juan Guaidó, y que ayudó a que Chávez sufriera la única derrota electoral durante los 14 años que estuvo en el gobierno. Reapareció el 3 de julio, después de un mes y medio en la clandestinidad, con un derecho de palabra ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, espacio que le fue cedido por la ONG UN Watch. 

Pizarro creció en el seno de una familia de izquierda. Tanto que sus padres alguna vez llegaron a pensar bautizarlo como Lenin. Su abuelo fue cercano a Salvador Allende, su padre participaba en las filas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y dejó Chile después del Golpe de Estado. Una vez en Venezuela se convirtió en un «guerrillero urbano» y se incorporó a las filas de Bandera Roja. Su madre, por su parte, fue fundadoras del Comité de Defensa de los Derechos Humanos de los presos políticos y secretaria de la fracción parlamentaria de izquierda en el Congreso hasta que llegó el Movimiento V República (MVR) -el partido de Hugo Chávez- a legislar.

El mismo diputado admite en una conversación con The Clinic publicada en marzo: “Yo venía de un movimiento originado de la ruptura del chavismo, que era Podemos. A partir de entonces se inició un proceso en que pasamos de la dirigencia estudiantil a los partidos políticos”. En otras oportunidades también se ha reconocido de izquierda, aunque eso no evita que haya hecho oposición a Chávez desde 2007 cuando éste cerró uno de los canales de televisión más antiguos de Venezuela -con una línea editorial que lo criticaba- e intentó reformar la Constitución. 

Al escudriñar en su Twitter se pueden encontrar inclusos mensajes difundidos en 2011, en los que apoyaba las protestas estudiantiles en Chile y rechazaba la represión en esas movilizaciones. 

“Mi papá fue marxista y guerrillero, vivió clandestino, se graduó de la universidad con pseudónimo, y le entregó toda una vida a esa causa. Pero cuando llegó el momento de la división de Bandera Roja no fue capaz de tomar partido por una de las partes y regresó a Chile sin un peso”, dijo a The Clinic.

En ese diálogo agrega que la última vez que vio a su padre en Santiago, el hombre asesoraba a Walmart. “¿Qué se siente pasar de secuestrar camiones blindados y dispararle a la autoridad a ayudar a que Walmart se instale sin tener que colonizar a nadie?”, le preguntó él para molestarlo. “Su padre le respondió: ‘la gente cambia’. Y el mundo. ‘Así es’, me dijo él. También el mundo”, cita The Clinic.

En noviembre de 2018, el legislador tuvo que reconocer en una entrevista de televisión que a sus 30 años de edad que debido a la difícil situación venezolana no ha tenido la posibilidad de adquirir una vivienda o un vehículo propio, y que sus ingresos no son suficientes para costear sus gastos de alimentación: “Todavía vivo alquilado, dependo de mi mamá para tener carro y gracias que mi papá está afuera no estoy comiendo dos veces al día”.

Ahora milita en Primero Justicia, una tienda más hacia la línea conservadora, en medio del espectro de partidos políticos venezolanos. “Yo creo que todos los partidos en este país son muy conservadores, en parte es porque estamos en un nivel muy primitivo de la política. Mientras el mundo está discutiendo calentamiento global, masificación de internet, desarrollo sostenible, nosotros estamos pendientes de que llegue el agua a las casas, de que las capitales tengan luz”, declaró en una entrevista para un portal venezolano, en la que exponía sus 40 tatuajes.

En enero de 2017 vino a Chile y se entrevistó con la entonces Presidenta Michelle Bachelet, para participar en el foro “Beijing: 20 años después”, organizado por Parlaméricas; y le expuso sobre el hambre y la crisis humanitaria por la que pasa Venezuela. 

Pizarro es también presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria y de la Comisión Permanente de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional de Venezuela. 

Las gestiones paralelas a la Asamblea General de la ONU

Para las Naciones Unidas el Presidente de Venezuela sigue siendo Nicolás Maduro, mientras que Juan Guaidó es el presidente de la Asamblea Nacional. Sin embargo, eso no ha impedido que los designados por Guaidó tengan una agenda intensa de actividades durante esta semana. 

La actividad de los delegados, que también incluyen al comisionado para relaciones exteriores, Julio Borges, y el embajador ante Estados Unidos, Carlos Vecchio, comenzó el domingo, cuando sostuvieron reuniones bilaterales con los cancilleres de España y Portugal. El lunes tuvieron una reunión con la Alta Comisionada de la ONU para los DD.HH., Michelle Bachelet, en la que conversaron sobre el proceso de negociación en Barbados y solicitaron la creación de un comité de investigación para lograr justicia sobre los casos de violación de DD.HH. documentados en su informe. 

Además, tuvieron un encuentro con los cancilleres del Grupo de Lima y el enviado de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams. También participaron en la sesión privada de los ministros de Relaciones Exteriores de los Estados Parte del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), en la que se aprobaron las primeras acciones del tratado con respecto a Venezuela. Allí 16 países declararon que el régimen de Maduro participa en el tráfico de drogas, lavado de dinero, terrorismo, corrupción y violación de derechos humanos; y convirtió el territorio venezolano en refugio de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales. También decidieron congelar cuentas y propiedades en territorio de los Estados partes del TIAR de quienes estén relacionados con estos ilícitos y la creación de un equipo operacional de inteligencia financiera y seguridad pública para acciones judiciales y policiales.

Chile, junto a Perú, Colombia y Brasil, fueron los impulsores de la resolución. “Hemos aprobado medidas que apuntan al corazón del régimen de Maduro, pero sin agravar el sufrimiento del pueblo venezolano”, señaló el canciller Teodoro Ribera. Los países acordaron evaluar la evolución de la situación y volver a reunirse antes de que hayan transcurrido dos meses.  

La delegación de Guaidó también asistió al evento organizado por el Atlantic Council, en la que el Presidente Sebastián Piñera fue galardonado por sus esfuerzos para abordar el cambio climático. Ayer estuvieron en un evento sobre la emergencia migratoria, auspiciado por los gobiernos de Colombia, Ecuador, Perú y Canadá; también una reunión con Enrique Iglesias, designado por la Unión Europea como Asesor Especial para Venezuela; y durante la noche asistirían a una cena en la cual estaría el Presidente de Estados Unidos Donald Trump. 

Hoy habrá un acto solo para abordar la situación de Venezuela con la participación de Trump y del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. Hasta el viernes mantendrán distintas reuniones bilaterales con países que reconocen y que no reconocen a Guaidó como Presidente de Venezuela para exponer sobre la situación de su país, en particular naciones de África y Asia. 

“El día de ayer -lunes- hubo dos cosas que para mí son muy significativas. La cumbre de los cancilleres del Grupo de Lima, donde la novedad fue que se decidió empezar a adoptar sanciones regionales… La reunión tuvo una conclusión concreta, y es que el órgano de consulta ha aprobado empezar a enlistar todos los individuos vinculados a legitimación de capitales, violación de derechos humanos, corrupción, lavado de dinero, financiamiento al terrorismo, protección de grupos irregulares y con esta lista, tomar el derecho cada una de estas naciones, pero también en conjunto como bloque regional de investigar, sancionar, detener, encarcelar, y si hace falta y está dentro del procedimiento, extraditar a estas personas”, dijo Pizarro en una entrevista. 

Maduro se negó a asistir a la Asamblea General, en lugar de eso llegó ayer a Rusia para encontrarse con el presidente Vladímir Putin. Su ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza lo representa en la ONU. 

“Que el mundo entero al cabo de tanto tiempo que ha transcurrido siga pensando mecanismos de presión, siga adoptando nuevas decisiones, siga manteniendo la vigencia del tema, siga visibilizando las consecuencias sin perder de vista la causa original, que es Nicolás Maduro y la usurpación del poder, habla de que nuestro conflicto y nuestro país tiene posibilidades verdaderas, reales, tangibles, concretas, de que las cosas cambien, pero no hay una bala de plata en la diplomacia, así como no hay una bala de plata en la presión interna”, afirma Pizarro. “Si a nosotros el desespero nos paraliza, si la frustración nos hace sentir derrotados y dejamos de insistir, entonces los otros ganan”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: