Publicado el 7 noviembre, 2020

El día en que la CAM “se proclamó” como un grupo guerrillero separatista

Autor:

Emily Avendaño

“No sé si serán hoy día un movimiento separatista, pero todos los elementos que hemos ido conociendo durante todo este tiempo llevan a esa conclusión”, dice el vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Temuco y ex Fiscal de La Araucanía, Francisco Ljubetic. El recrudecimiento de la violencia en la macrozona sur unido al más reciente comunicado de la Coordinadora Arauco Malleco en el que sostienen que “la actual aspiración plurinacional y la participación ‘indígena’ en el proceso constituyente configuran la expresión contemporánea de una lógica colonial de sometimiento” y que “la autonomía se consigue mediante la lucha territorial” dan fuerza a esta hipótesis.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Ni escaños reservados, ni plurinacionalidad. Avanzamos hacia la liberación nacional mapuche”, este mensaje escrito en cartón y con las siglas de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) fue dejado en un ataque realizado en Cunco en el fundo Nahuelcura, que se atribuye la organización radical y su Órgano de Resistencia Territorial (ORT) Wenteche. 

En este atentado, llevado a cabo el 29 de octubre, participaron al menos 10 encapuchados que portaban armas de fuego (se presume que escopetas) y que dejó 9 máquinas -entre camiones y grúas- completamente incineradas, no sin antes amenazar a los trabajadores que se encontraban en el sitio. 

Este es el último de los hechos violentos que se atribuyó la CAM en un comunicado difundido al final de la tarde del 31 de octubre. En el texto, detalla y se adjudica 16 ataques ejecutados desde febrero de este año, los cuales habrían sido resultado de la acción de sus distintos Órganos de Resistencia Territorial (ORT).

En el documento la organización rechaza el proceso de elaboración de una nueva Constitución. “Consideramos que la actual aspiración plurinacional y la participación ‘indígena’ en el proceso constituyente configuran la expresión contemporánea de una lógica colonial de sometimiento con la cual se intenta poner una camisa de fuerza al weichan y a la autonomía Mapuche, ya que estas se encuentran subyugadas al mismo mecanismo partidario chileno que ha protegido al gran capital de manera histórica”, escriben. Y agregan: “La autonomía se consigue mediante la lucha territorial”.

De este modo, la CAM suma una nueva declaración a los dichos incendiarios de su dirigente Héctor Llaitul, que para legisladores, víctimas y activistas de la zona ya hizo una “declaración de guerra” al Estado de Chile el 27 de septiembre de 2019. Ese día Llaitul conversó con los medios a la salida del juicio de Jorge Eduardo Cayupán Ñiripil, declarado culpable por porte ilegal de arma de fuego y dijo: “Toda condena, todo procesamiento, lo vamos a responder a través de la acción directa”. Además, para justificar la existencia de carabineros heridos en estos hechos apuntó: “Cuando hay militarización a los procesos de lucha por territorio y autonomía, que son absolutamente legítimas, el derecho a la autodefensa está consagrado”. 

Esos dichos no fueron casuales, más bien se trata de una posición que Llaitul ha sostenido a lo largo del tiempo. “Si hay una ofensiva de parte de los militares en contra de las comunidades, va a haber una respuesta de nuestros weichafe, va a haber una respuesta organizada y militar”, declaró el vocero de la CAM en una entrevista para la radio de la Universidad de Chile el 24 de junio de 2020.

Para Jaime Abedrapo, doctor en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales del Instituto Universitario Ortega y Gasset, este comunicado manifiesta de plano “un absoluto desconocimiento a cualquier salida que la institucionalidad les pudiera ofrecer”, esto en aras de buscar la “autonomía”.

En esto coincide Francisco Ljubetic, vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Temuco y ex Fiscal de La Araucanía para quien la “esencia” de la Coordinadora Arauco Malleco y de sus ORT “jamás van a aspirar a sentarse a una negociación o diálogo para consensuar cuáles son sus demandas y en definitiva encontrar posibilidades en el Estado o en el interlocutor que ellos atacan”. Ljubetic sostiene que en otras partes del mundo donde han existido este tipo de organizaciones como Perú, Colombia y Europa “han tenido que pasar muchos sucesos y ha tenido que haber mucha violencia y mucha muerte para que efectivamente los que están en este desencuentro se sienten a conversar”. 

El ex fiscal ejemplifica con que a menos de una semana de la muerte del carabinero Eugenio Nain Caniumil tres nuevos hechos de violencia rural impactaron la macrozona sur con explosiones y atentados incendiarios en Ercilla y Lautaro, en La Araucanía; y en Contulmo en el Biobío. 

“Esto manifiesta una desconfianza absoluta y agudiza el problema político porque aquí, fundamentalmente, estamos hablando de este grupo que representa una mirada del pueblo originario, del pueblo mapuche, que busca llevar su causa más allá de simplemente un nuevo código de inserción o de reconocimiento constitucional, sino que están yendo por una propuesta política con una mirada, más bien, de independencia. Antes se barajaba mucho la alternativa de ciertos niveles de autonomía, pero pareciera que están caminando un poco más allá”, analiza Abedrapo.

Ljubetic: “La tierra está literalmente quedando vacía y esa es una forma de decir que se ha obtenido parte de la finalidad que se busca”

¿Pudiera entonces la CAM convertirse en un movimiento separatista al estilo de la ETA, la extinta organización terrorista​ nacionalista vasca que se proclamaba independentista?

La CAM se formó en la década de los noventa y para 2001 a Llaitul ya se le consideraba como el “estratega operativo” de la organización radicalizada. Para los tempranos 2000 la CAM ya contaba con los órganos de resistencia para el control territorial. En la actualidad tienen presencia geográfica en La Araucanía, el Biobío y Los Ríos, precisamente a través de sus ORT. 

En un comunicado publicado por la Asociación de Contratistas Forestales A.G. (Acoforag) el 29 de octubre se advierte que esta “violencia irracional está presente en 27 de las 107 comunas de la macrozona sur”.

“No sé si serán hoy día un movimiento separatista, pero todos los elementos que hemos ido conociendo durante todo este tiempo llevan a esa conclusión. Desde cuando se dijo que se pretendía todo este sector territorial, desde el Biobío hasta Toltén, desde la VIII hasta la IX Región, una lengua territorial de cordillera a mar, en orden a constituir un territorio para el movimiento indigenista, y lo mismo ocurre en la zona sur de Arauco, es decir desde Cañete hasta el límite con la IX Región, pasando por Tirúa, el lago Lleu Lleu y el lago Lanalhue.

Una organización, agrupación, asociación, como quieran llamarla, que no tiene ningún interés en vivir ni con la población chilena, ni tampoco con sus instituciones o regulaciones normativas se puede llamar independentista o separatista, cualquiera se podría aplicar porque en definitiva así es”, reflexiona  Ljubetic.

El ex fiscal incluso refiere que el número de afectados, ya sea en sus campos, casas, maquinarias, o en persona que han debido dejar sus lugares de origen es altísimo. Menciona que hay sectores que hoy están completamente vacíos de sus pobladores originales como el Bajo Malleco, sectores aledaños al lago Lleu Lleu, Puerto Choque, uno de los costados del Lanalhue. “Se concretaron las amenazas: atacaron, quemaron, violentaron y eso qué significa: significa que está preparándose el terreno para tener territorio vacío disponible para efectivamente lograr las finalidades que pretenden. O sea, ya ni siquiera es que el Estado les otorgue la tierra. La tierra está literalmente quedando vacía y esa es una forma de decir que se ha obtenido parte de la finalidad que se busca”.

En opinión de Abedrapo, las aspiraciones de la CAM dependen de a cuántas personas realmente representa este movimiento y hasta dónde más están dispuestos a llegar. “Ya sabemos que están haciendo uso de la fuerza. Lo están tratando de conseguir a través de acciones sobre territorios, ampliándose a otras regiones, con capacidad operativa por lo que hemos podido ver. Pero, ¿hasta dónde más están dispuestos a seguir y qué va a hacer la seguridad del país, qué va a hacer la política? Aquí el tema es que muchas veces se pone en primera línea la perspectiva de la seguridad pública o la seguridad del Estado, pero estamos frente a un problema político”, subraya el también director de la Escuela de Gobierno de la Universidad San Sebastián.

Euskadi Ta Askatasuna (ETA) fue un un grupo armado que surgió en la época final del régimen del general Francisco Franco y que por más de 40 años persiguió la independencia del País Vasco, una región que se extiende por parte del norte de España y el suroeste de Francia, hasta su disolución en 2018. 

Abedrapo salva las distancias entre las dos organizaciones, aunque admite que hay ciertos aspectos que tienen en común. “Los contextos son muy distintos y las razones históricas también. Lo que uno puedo ver es cierta actitud desde el punto de vista estratégico y en el lenguaje en el que se puede notar alguna similitud. Todos los que buscan autonomía desde el Estado y han llegado al uso de la fuerza finalmente tienen alguna cosa para hacer ciertas analogías: comunicados, forma de expresar, tácticas del uso de la fuerza, etc. Pero las causas y las raíces de los mismos son muy diferentes”, afirma. 

No obstante, Jorge Pinto, Premio Nacional de Historia 2012, difiere. Asegura que su impresión es que los dirigentes de la CAM “no están por un proceso que derive en un movimiento independentista. Creo que ellos están reclamando autonomía, básicamente lo que ellos están reclamando es el reconocimiento que el Estado les debe como pueblo nación y una autonomía relacionada con el control territorial”.

El académico argumenta que ellos creen que pueden estar dentro del Estado, pero no reconocen al Estado actual. “El Estado que hemos tenido en Chile ha sido un Estado que en primer lugar no les ha otorgado reconocimiento, es un Estado que ha cometido muchas injusticias, que ha favorecido al empresariado, agredido al territorio y es contra ese Estado que ellos están luchando. A la violencia del Estado ellos interponen la violencia de las comunidades que resisten. Yo no estaría de acuerdo con ese procedimiento que ellos están usando, pero tienen toda la razón porque están reaccionando frente al Estado actual. El Estado debe corregir aquello, yo en eso coincido con los planteamientos de la CAM, porque el Estado los ha empobrecido, les ha robado los territorios, ha favorecido a ciertos grupos. Con justicia y reconociendo los errores que el Estado ha cometido yo creo que se puede avanzar. El pueblo mapuche es un pueblo dialogante”.

Pinto subraya que en La Araucanía están interviniendo distintos grupos, no solo las organizaciones mapuches. “La policía se ha mostrado muy ineficiente, no ha logrado identificar a los responsables de todos los atentados que se han producido y yo tengo la impresión de que no todos los atentados son productos de acciones de las organizaciones mapuches”. No obstante, dice que hay que tener confianza en lo que ocurra con la elaboración de la nueva Constitución.

“Esperamos que este proceso realmente permita que los desencuentros se transformen en encuentros. Y ojalá los académicos podamos aportar algo en este sentido. Desde la Universidad Católica de Temuco estamos empeñados en ese esfuerzo y ojalá que tengamos éxito”.

Por Daniel Canío y contra las forestales

En el comunicado publicado por la CAM el 31 de octubre se afirma que el proceso constituyente resulta un “contrasentido” para los pueblos indígenas, mientras que “el camino plurinacional desde arriba, tal como hoy se postula, es un obstáculo para la autonomía revolucionaria mapuche, ya que implica reconocer la legitimidad absoluta del Estado chileno en el Wallmapu, condición a la que resistimos”. El texto también dice: “Nos mantendremos en el control territorial y el sabotaje”; “daremos continuidad al weichan (guerra mapuche), asumiendo todos los costos que esto implica, incluso la muerte”. 

En total en los 16 atentados enumerados por la Coordinadora hubo 58 equipos incendiados en distintas comunas de la macrozona sur del país. Se trató de maquinarias, camiones, tractores, excavadoras, conteiners, cosechadoras y buses. Dentro del catastro además se menciona la quema de una retroexcavadora propiedad de Aniceto Norín, presidente del Consejo de Lonkos Autónomo de Wallmapu, a quien tildan de “yanakona” o traidor. 

Lo que tenían en común 8 de los 16 atentados es que en todos ellos dejaron lienzos en los que además de exigir la salida de las forestales del Wallmapu o de hablar del “sabotaje contra el capitalismo”, exigían la libertad de Daniel Canío. 

De las 29 denuncias presentadas ante la Fiscalía por Acoforag debido a atentados a contratistas forestales ocurridos de 2018 a 2020, solo hay uno de alguien cumpliendo condena y se trata precisamente de Daniel Canío Tralcal. La sentencia se logró en enero de 2020, cuando el Tribunal Oral en Lo Penal de Temuco sentenció al comunero mapuche a 16 años y seis meses de prisión, por su participación en la quema de camiones forestales en el Fundo Oyama, ubicado en Lautaro, donde fue detenido por Carabineros en octubre del 2018.

La cruzada de la CAM tiene a las forestales como su némesis. En enero de 2020 circuló un video de Llaitul en el que llama a “levantarse contra las forestales”, a quienes acusa de tener subordinada a la población. “Nosotros podemos pelear contra los gendarmes, podemos pelear contra los pacos, contra los fiscales, pero ellos son los perros de este sistema. Los verdaderos enemigos son los burgueses, son los grupos económicos, a ellos tenemos que afectarles su economía, sus inversiones, los ORT tienen que activarse, tienen que formarse más ORT. Los loncos, los dirigentes, tenemos que hacer un llamamiento, respecto de cómo vamos a desarrollar las luchas de aquí para adelante”, se le escucha decir en la grabación en la que se le ve arengando a un grupo de personas.

“Ellos no son un partido político, tampoco, en rigor, son un movimiento social. Más bien están por una causa a la que es muy difícil verle la parte orgánica porque actúan desde la clandestinidad, por razones lógicas ya que están aparte de la ley. Ahora hay que ver cuántas personas hay detrás para poder vaticinar un poco lo que se nos viene en el futuro. El movimiento no necesariamente tiene que ser masivo para ser efectivo. Probablemente mientras menos sean puedan conseguir ciertos objetivos estratégicos”, plantea Abedrapo.

Otro punto al que se refiere el Director de la Escuela de Gobierno de la Universidad San Sebastián es al financiamiento. “Ellos necesitan líneas de financiamiento y hay que ver con quién se asocian para conseguirlo, desde dónde viene, ¿de fuentes ideológicas, del narcotráfico, de ayuda de países que simpaticen con ellos, de otros movimientos?”

Y continúa: “Si bien ellos no necesitan grandes recursos para dejar inestable la zona, sí van a necesitar un financiamiento mínimo tanto para la adquisición de algún sistema de arma como para explosivos y un tremendo etcétera”. Esto porque, explica Abedrapo, lo que se ha visto en el último tiempo es que se genera más conflicto, hay más capacidad de hacer uso efectivo del territorio y están cada vez más extendidos por la zona sur. “Han ido ganando espacio, no perdiéndolo y lo más probables es que más adelante haya ataques violentos para atemorizar y para mantener en jaque a la institucionalidad del país”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO