Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 14 de octubre, 2018

El desgaste con que la centroizquierda llega a las elecciones de la FEUC

Autor:

Bastián Garcés

Tras dos años a la cabeza de la Federación de Estudiantes de la UC, Nueva Acción Universitaria vive un escenario complejo: la renuncia de su presidenta a principios de año, un escaso protagonismo mediático y su rol durante la toma de la Casa Central, en mayo, ponen en jaque un tercer período. Además, la aparición de una lista de izquierda que podría producir una fuga de votos y el fortalecimiento del gremialismo, también generan preocupación en el movimiento del que han surgido figuras como Giorgio Jackson y Miguel Crispi.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Desde 2015 ningún movimiento había logrado permanecer más de dos años a cargo de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, ese año el Movimiento Gremial terminó con la hegemonía que ostentó la Nueva Acción Universitaria (NAU) durante 6 períodos consecutivos, tiempo en el que la NAU produjo liderazgos como los de Giorgio Jackson y Miguel Crispi, quienes fundarían Revolución Democrática, piedra angular del Frente Amplio, y llegarían al Congreso como diputados.

Luego del triunfo del gremialismo, en 2015, liderados por Ricardo Sande, la Feuc pasó a manos de la plataforma de izquierda Crecer, encabezados por Daniel Gedda. Lista que no pudo conseguir un segundo período, entregando la federación en 2017 al NAU, quienes lograron revalidar su gestión por un año más. Este es el telón de fondo que tienen los movimientos para la elección que se realizará entre el 23 y 24 de octubre, y que cuya campaña empezó oficialmente este sábado.

Los diferentes movimientos que compiten por acceder a la federación concuerdan que serán unas votaciones difíciles debido a cómo se ha configurado el panorama al interior de la universidad, tras la movilización feminista que ocurrió durante el primer semestre de este año y que incluyó la toma de la Casa Central de la casa de estudios, en mayo pasado.

Este es uno de los puntos débiles que tendría que enfrentar la NAU durante la campaña debido a que esto se le abrirían dos flancos: desde la derecha le recriminan haber tenido un rol pasivo durante las movilizaciones y la ocupación del edificio ubicado en Alemeda 340, lo que se tradujo, según cuentan desde el sector, en no haber rechazado con fuerza esta medida de presión. El otro frente, según cuenta, proviene desde la izquierda de la UC y se remontaría al término de la toma feminista, ya que durante esos días la NAU y la directiva de la FEUC fueron acusados de bajar la manifestación, cuestionamientos que podrían volver a resurgir durante este período.

Por otra parte, a la actual federación, comentan diversos movimientos, los estudiantes le podría reprochar la renuncia de Josefina Canales a la presidencia del organismo, ocurrida a fines de marzo, motivada por una depresión. En su reemplazo asumió Francisco Morales, primer vicepresidente de la FEUC, quien ha sido cuestionado en diferentes ocasiones por no marcar agenda a nivel nacional y tener una escasa participación mediática. Este último punto es algo que incluso militantes de la NAU reconocen como una falencia.

Aunque no solamente problemas externos ha tenido que enfrentar el movimiento, según explican diversas fuentes vinculas a la política universitaria. También tuvo dificultades al momento de conformar su lista para buscar un tercer período a cargo de la FEUC. Esto se debería a que en un momento la dirigencia del movimiento habría propuesto a la estudiante de tercer año de College, Emilia Said, para asumir la candidatura a presidencia, algo que no habría agradado a las bases de la Nueva Acción Universitaria por ser de un perfil más de izquierda y haber tenido una activa participación en las movilizaciones feministas.

Lo anterior, habría motivado que durante la conformación de la lista los “estudiantes de base” hubiesen optado por Belén Larrondo, alumna de tercer año de Arquitectura, actual consejera territorial de su facultad, que anteriormente cursó un año de Ingeniería, y que ha sido descrita por tener un perfil más moderado que Said.

La rearticulación de la izquierda al interior de la UC, es otro punto que explican podrían complicar a la NAU en estas elecciones, ya que luego del abrupto fin de la plataforma Crecer a comienzos del año pasado, en medio de acusaciones de abuso sexual, el sector ha comenzado un proceso de reorganización, que incluyó un breve pacto llamado UC Pública, que se vio beneficiado por las movilizaciones feministas de este año. Bajo el nombre de Surgencia, el Movimiento Socialismo y Libertad (SOL), Izquierda Autónoma (IA), militantes independientes e integrantes de la Secretaría de Género y Sexualidades de la UC, apuestan por volver a cautivar los votos de estudiantes críticos de la gestión de la centroizquierda y que tras el término de la plataforma se quedaron sin una opción para federación.

La apuesta que hace la nueva organización de izquierda para presidir la FEUC es la estudiante de tercer año de Ciencia Política, Zoe Zabala, quien es militante de la IA y que actualmente es consejera territorial de la facultad de Humanidades. Zabala fue elegida en su cargo el año pasado compitiendo por UC Pública y este año participó activamente en la mesa de género de su facultad durante las movilizaciones feministas.

El fortalecimiento del Movimiento Gremial

Este escenario también beneficiaría a la derecha universitaria, que en el UC es representada por el Movimiento Gremial (MG) y Solidaridad.

Según explican desde el interior de la UC, el MG se habría rearticulado tras la derrota que sufrió el año pasado cuando quedó en último lugar de las preferencias. Pese a esto, lograron obtener el cargo unipersonal de Consejero Superior, representante académico de los estudiantes, gracias a la figura de Javiera Rodríguez, de Periodismo, quien ha sido destacada por integrantes de diversos movimientos por darle una renovación, tanto discursiva como estética, a la organización creada por Jaime Guzmán.

Este hecho, sumado a que han pasado tres años desde la última federación gremial, ha generado que los militantes del MG lleguen a estas elecciones con “hambre de triunfo” que, según cuentan desde el interior del movimiento, se habría perdido durante las últimas campañas. José Ignacio Palma, estudiante de Ciencia Política que tuvo un paso por la carrera de Derecho, es la carta fuerte con la que el gremialismo busca recuperar la FEUC. Según comentan miembros de las escena política de la UC, el actual presidente del Movimiento Gremial logra combinar un perfil clásico -debido a que participa en instancias sociales como Trabajo País-, con elementos poco comunes en la imagen del gremialismo, como es provenir de una facultad que tiene una clara tendencia hacia la izquierda. Otro punto que destacan es que es un estudiante que proviene de regiones, específicamente de Talca.

En tanto, la derecha católica, agrupada en Solidaridad, apunta a ratificar los buenos desempeños que ha logrado cosechar durante los últimos años, lo que les ha permitido acceder a segunda vuelta durante dos años consecutivos, quedando a solo 3% de distancia detrás del NAU. Aunque el mayor elemento a favor, según cuentan desde la UC, sería su candidata a presidenta, la estudiante de Derecho Magdalena Lira, quien jugó un activo rol durante las movilizaciones feministas y destacó por la oposición a la toma de la Casa Central, de la cual incluso lideró una contratoma. No obstante, esto también la convierte en un blanco para las críticas de los sectores más de izquierda de la Universidad Católica.

La competencia para presidir la federación la completa Caconóciendos, la que ha sido calificada como una lista parodia, y que es encabezada por el conductor del canal de YouTube del mismo nombre, Hermann Heim. Por otra parte, si bien no buscan llegar a la FEUC, en la elección por el cargo de Consejero Superior participa por primera vez el movimiento Avanzar, que se describe a sí mismo de tendencia liberal, cercano a Andrés Velasco y en el que participan militantes de Evópoli. Su postulante es la estudiante de Derecho Josefina Letelier, quien fue una de las líderes de las movilizaciones feministas de la facultad y fundadora de la Consejería de Violencia y Discriminación Sexual de Derecho.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: