La Comisión de Sistemas de Justicia está dando que hablar. No solo porque ya empezaron las votaciones en particular y emitieron su informe para ser votado en el pleno, sino porque hace un par de semanas estuvo en la palestra por poner en tela de juicio al Poder Judicial.

En cualquier caso, si el entramado se pudiera dividir en tres, por un lado están los convencionales, y en el otro, las indicaciones que se presentaron en el artículo 2 sobre Principio de Unidad Jurisdiccional el lunes 07 de febrero, propuesta que finalmente se rechazo.

Y al centro de esto, el bullying en redes sociales que afectó directamente al Colectivo Socialista al interior de la Comisión de Sistemas de Justicia, integrado por Tomás Laibe (militante del Partido Socialista) y Andrés Cruz (Independiente en cupo del Partido Socialista). Desde la izquierda más dura se les «acusó» de que el escrito que presentaron era muy similar al de Ruth Hurtado (Partido Republicano) y Carol Bown (UDI). Pincha aquí para ver los textos.

El convencional Manuel Woldarsky,  ex Lista del Pueblo e integrante de la comisión, fue quien abrió los fuegos en Twitter.

Luego se sumaron otros convencionales de izquierda radical, como Alvin Saldaña (Movimientos Sociales) e Isabel Godoy  (pueblo colla)

Mientras Saldaña se refirió a «síndrome de Estocolmo», Godoy se preocupó de subir la votación  redes sociales y llamó a «poner atención». «¿El PS votando junto a la derecha? ¿Esto es lo que se viene de aquí en adelante?»

 


Uno que conoce de negociaciones en política, es el convencional del Colectivo del Apruebo, Fuad Chahín (DC), quien manifiesta: “Lo importante es votar de acuerdo a la conciencia de cada uno, a las convicciones, y no viendo como vota el resto. Cuando uno ve posibilidades de concordar cosas con personas que incluso pueden pensar distinto para lograr mayoría no hay que tenerle temor a eso”.

Y en relación a lo que vivió el Colectivo Socialista, agrega: “Uno tiene resistir el bullying que a veces se da en las redes sociales, a veces de manera más directa, porque cuando uno está en un cargo de tanta responsabilidad, como es ser convencional, se debe actuar sin hacer caso”.

El convencional Andrés Cruz, uno de los criticados por sectores de la izquierda, señala: «Uno tiene que asumir las consecuencias de ser responsable y no dejarse arrastrar por las posiciones intransigentes y fanáticas que sin considerar al contenido de una propuesta la rechaza simplemente porque es promovido por quien considera un adversario. Eso es de una intolerancia inaceptable, más aún cuando proviene de quienes hacen gárgaras con la palabra democracia, pero se reúnen en pequeños grupos acordando votaciones para luego, sin estar dispuestos a dialogar con nadie, emiten un voto predeterminado”.

Y complementa: “No decidimos mirando las redes sociales o con Twitter en la mano. No lo hacemos con resentimiento, con rabia, por no haber obtenido algún resultado en algún juicio específico o por animadversión”.

Ante la pregunta sobre si hubo un pacto o un trabajo en conjunto con la derecha, el convencional representante del distrito 20 asevera: “Fue azar. Sin perjuicio a que tienen aspectos similares, hay diferencias sustanciales”.

Desde la otra vereda, Ruth Hurtado, se refirió en redes sociales sobre esta situación luego de un posteo de Alvin Saldaña en la red social, produciéndose un intercambio de opiniones.

Asimismo, concuerda con Cruz en que fue un hecho fortuito el que hubieran tenido posturas similares, pero añade: “Nos parece muy lamentable que haya una especie de bullying cibernético y de funa contra los convencionales que pertenecen al Colectivo Socialista. Nosotros estamos acá para construir grandes acuerdos, para lograr reflejar una Constitución que contemple distintas tendencias y sensibilidades que están expresadas fuera de la Convención”.

La sensatez tiene costos entre los fanáticos, ególatras e intolerantes”, subraya el convencional Andrés Cruz.

Pero Hurtado no se queda ahí, y reflexiona acerca que se dé justo cuando coinciden con la derecha: “Dejan de manifiesto que no buscan redactar una Constitución que refleje a todos los chilenos, sino que a un sector radical de izquierda, a ese sector que no piensa en el bien común, sino que poner en cada comisión sus ideologías, pero les da lo mismo llegar a acuerdos”.

Por su parte, la convencional de Renovación Nacional y también integrante de Sistemas de Justicia, Patricia Labra, dice: “Me parece bien que exista la valentía de votar según lo que a cada uno le parezca más razonable, independiente de qué otro grupo apoye esa moción, porque el voto ideológico le hace muy mal a la Convención, nos aleja cada vez más de los acuerdos y polariza al país”.

Y hace un punto y recuerda: “Una situación que lamento mucho, es que en varias ocasiones durante las sesiones de la comisión, convencionales -como Andrés Cruz del Colectivo Socialista, por ejemplo- han tenido que llegar al punto de pedir respeto en el momento de sus intervenciones, ya que algunos se ríen, interrumpen y emiten comentarios peyorativos cuando se expone una visión distinta”.

Ante esto, distintas voces dentro de la Comisión y la Convención, explican que existiría una animadversión en particular contra el convencional, ya que antes de arribar al órgano ejercía como fiscal. Desde ese lugar le tocó perseguir a la cúpula de la CAM e invocó la Ley Antiterrorista. Además, y aquí viene el motivo mayor, en esa causa estaba el hermano de la convencional Natividad Llanquileo (Pueblos Originarios), Ramón Llanquileo, por quien la fiscalía pidió más de 60 años de prisión.

Consultado por la reciente situación que le tocó vivir, Cruz es enfático en decir que no le gusta la victimización ni pasar como mártir, pues indica que está acostumbrado. “La sensatez tiene costos entre los fanáticos, ególatras e intolerantes”.

Quien se tuvo que referir en un punto prensa al día siguiente sin estar relacionado con la votación, fue el convencional del Colectivo Socialista, César Valenzuela, en donde se le consultó por ésta y otras votaciones en donde se ha coincidido con la derecha, y si efectivamente existe una aprehensión por acercarse a la derecha y construir grandes acuerdos.

El ex dirigente estudiantil respondió: “No sé si soy el más indicado para hablar de eso, porque en la comisión de Derechos Fundamentales operamos de forma muy distinta, pero sin perjuicio de eso yo quiero decir que no vamos a abalar vetos a nadie. El diálogo se tiene que establecer con todas las fuerzas políticas que están representadas en la Convención Constitucional”.

Cuánto afectará el bullying en redes sociales y los ataques al interior de la Convención es algo que se verá el este martes cuando le corresponda votar al pleno lo que ha aprobado la Comisión de Sistemas de Justicia.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta