Si se les pusiera nota a los gobernadores regionales electos, en función de la ejecución del presupuesto público, casi todos sacarían un rojo.

La diferencia, con distinción máxima, la tiene Rodrigo Díaz, gobernador del Biobío. Un poco más abajo, en segundo lugar, está Jorge Flies, de Magallanes.

Los restantes 14 gobernadores están al debe en gestión. Algunos, muy al debe.

La peor ejecución de los gobernadores en medio del plebiscito

Y es que entre enero y julio de este año el promedio nacional de ejecución de los presupuestos regionales es de apenas 30,7%, según el último informe de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere).

Es la peor cifra, por lejos, desde 2010, y muy por debajo del promedio histórico de 50%, a la misma fecha.

Gasto regional enero-julio 2010-2022. Fuente: Subdere

Ni en años con terremotos, pandemias o estallido hubo una  subejecución regional tan baja.

Los tres mejores gobernadores en capacidad de gestión son Biobío, con un gasto del 60,7%, y Magallanes con 49,7%. Más lejos les sigue Los Lagos, con 36,3%.

Los peores gobernadores en capacidad de ejecutar los fondos públicos son Krist Naranjo, de Coquimbo, con apenas 15,6%; Jorge Díaz, de Arica; y José Miguel Carvajal, de Tarapacá, ambos con 16,9%.

Los millonarios fondos que mejoran la calidad de vida de millones de personas

Por otra parte, el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) es administrado por los gobernadores regionales, y se usan para financiar diversas obras públicas muy importantes para la comunidad, especialmente para los más vulnerables.

El ámbito de materias incluye la salud, educación, seguridad, infraestructura, viviendas, urbanismo, energía, entre muchas otras.

Para este año, el FNDR tiene un presupuesto nacional de casi $1,3 billones (US$1.500 millones). De ese monto, solo se ha gastado $397 mil millones (30,6%).

Los 13 gobernadores del Apruebo que pidieron descentralización, competencias y recursos

Dos días antes del plebiscito del 4 de septiembre, 13 gobernadores firmaron una carta por el Apruebo, destacando el “estado descentralizado” que ofrecía la nueva Constitución.

Gobernadores que firmaron una carta por el Apruebo

“Como gobernadores de Chile, creemos firmemente en la descentralización del país, otorgando nuevas competencias y recursos desde el gobierno nacional a los gobiernos regionales para alcanzar mayores niveles de autonomía”, señala la carta.

Los únicos que no firmaron fueron los gobernadores de Tarapacá, Biobío y Araucanía.

Sin embargo, casi todos tienen pésima ejecucion de los recursos asignados este año.

Claudio Orrego, gobernador metropolitano, con amplia experiencia política como ministro, intendente y alcalde, solo ha ejecutado el 34,7% de los recursos. A su vez, Rodrigo Mundaca, gobernador de Valparaíso, tiene un magro 31,7%.

Por ello llama la atención, según conocedores del tema, que “pidan más recursos y autonomía cuando no son capaces siquiera de gastar los recursos asignados, generando un enorme perjuicio a la ciudadanía, al empleo y a la economía en sus regiones”.

Otra fuente advierte que la ejecución de los fondos FNDR es “clave para validar el proceso de descentralización, y mostrar que las regiones tienen las capacidades”.

Además, agregan que debido a este retraso será imposible ejecutar todo el presupuesto en el resto del año, ya que las obras toman mucho tiempo entre las licitaciones, el comienzo y concreción de las obras. Algunos aventuran que podrían llegar entre un 60% y 70%, en promedio nacional.

El caso de La Araucanía tiene la complejidad de que es una region afectada por la violencia, por lo que se hace difícil que hayan empresas interesadas en ejecutar obras.

Por ello, algunos analistas destacan la labor del gobernador Luciano Rivas, quien está en el séptimo lugar entre las 16 regiones, con un 33,6%.

El responsable político en el gobierno de la baja ejecución: Miguel Crispi

Si bien los gobernadores son los responsables directos de gastar el presupuesto, ex autoridades consultadas sindican a dos actores más: el subsecretario de Desarrollo Regional y la directora de Presupuesto (Dipres).

Miguel Crispi, ex subdere

Ello, porque tienen que hacer seguimiento de las regiones, del gasto, destrabar proyectos, entregar permisos, agilizar resoluciones y “catetear” en forma permanente.

Los dardos apuntan a Miguel Crispi, quien lideró la Subdere entre marzo y el 8 de septiembre, cuando fue reemplazado por el comunista Nicolás Cataldo. El militante del Frente Ampio fue trasladado al Segundo Piso de La Moneda.

Fue precisamente en su gestión cuando se estancó la inversión y el gasto regional.

“La subejecución es el mejor indicador de una mala gestión en la Subdere. Crispi se dedicó a designar los equipos de gobierno, como hombre de confianza del Presidente, y descuidó su tarea central, que es ejecutar el presupuesto”, opinan profesionales que han trabajado en la subsecretaría.

Gobernador de Biobío: «Hemos tenido la capacidad de convocar a una gran multiplicidad de actores locales»

En conversación con El Líbero, el gobernador de Biobío, Rodrigo Díaz, explica que la buena ejecución presupuestaria del 60% “refleja la cantidad y diversidad de necesidades de inversión pública que tiene la región, y que se han tomado como desafíos y compromisos serios de la gestión del Gobierno Regional del Biobío, y que se han llevado a cabo”.

En segundo lugar, plantea que «hemos tenido la capacidad de convocar y comprometer a una gran multiplicidad de actores locales para idear e implementar soluciones».

Rodrigo Díaz, gobernador de Biobío

Para ello incorporaron no sólo a municipalidades y servicios, sino a entidades de la sociedad civil, como universidades, fundaciones y corporaciones, varias de las cuales no habían trabajado previamente con el Gobierno Regional.

Además, Díaz valora el trabajo colaborativo que ha construido con los consejeros regionales y que han sido «capaces de constituir y motivar nuestras capacidades institucionales internas para poder hacernos cargo de la gestión, que implica ejecutar un presupuesto de más de $100 mil millones».

Gobernador Díaz: Más inversion es más calidad de vida, empleos y dinamismo económico

Sobre la importancia de ejecutar el presupuesto, Díaz sostiene: “Ejecutar el presupuesto eficientemente nos permite cumplir con nuestro plan de gobierno y con la Estrategia Regional de Desarrollo, lo que se traduce en que somos capaces de entregar soluciones efectivas para las personas, mejorando la calidad de vida para los habitantes, atendiendo a las distintas problemáticas sociales y económicas, generando empleo de calidad, mayor productividad y dinamismo a la economía regional”.

Díaz puntualiza que “tener una excelente ejecución presupuestaria nos permite demostrar que somos capaces y responsables en el uso de los recursos públicos». Lo que respalda su solicitud de aumentar los recursos de $93 mil millones a $106 mil millones.

Sobre la subejecución de la gran mayoría de las regiones, el gobernador de Biobío afirma que la inflación está afectando severamente una parte relevante de la inversión pública, ya que genera que los presupuestos aprobados rápidamente queden obsoletos, dado el aumento de los costos.

“Esto ha impuesto desafíos a los gobiernos regionales, que ha costado asumir en plenitud, principalmente por limitaciones administrativas y por el proceso de aprendizaje de algunos equipos en el primer año de los gobernadores regionales”, señala la autoridad de Biobío. 

A su juicio, otro de los factores estarían relacionados con los cambios de autoridades del nivel central y regional, además de nuevas exigencias que se han impuesto a los gobiernos regionales por parte de la Contraloría General de la República. 

Quién es Krist Naranjo, la gobernadora ecologista con la peor ejecución de gasto del país

La Gobernación de Coquimbo tiene un presupuesto este año de $73 mil millones. De ese monto apenas ha ejecutado $11 mil millones. Es decir, el 15,6%, el más bajo de todo el país.

Krist Naranjo, gobernadora de Coquimbo

La gobernadora es Krist Naranjo, quien ganó como independiente apoyada por el Partido Ecologista Verde, con el 62% de los votos.

Estudió arquitectura en la Universidad del Bío-Bío, para luego especializarse en permacultura, una disciplina poco conocida en el país y que, según ha explicado, fue importada desde Australia a Chile hace unos 15 años. Se basa en el diseño de estrategias de asentamientos humanos sustentables.

De hecho, desde 2008, ejercía como directora de una consultora llamada «Permacultura del Sur» -un emprendimiento que ella impulsó-, junto con desempeñarse como profesora de la materia.

«Mi vida hace ya 20 años está enfocada al medio ambiente y diseño en permacultura, áreas de desarrollo que he elegido para contribuir en Chile», dice en la cuenta de Facebook que utilizó para dar a conocer su candidatura.

«Mi propuesta tiene mucho que ver con la planificación sustentable de nuestra región, creo que hoy en día vivimos momentos muy difíciles de nivel mundial», dijo cuando asumió el año pasado.

En materia de empleo, su propuesta es “desarrollar una verdadera industria a través de un plan maestro de reciclaje regional y una política de reciclaje”.

Miguel Flores, el subdere con mejor ejecución presupuestaria

En marzo de 2010 asumió Miguel Flores como subsecretario de Desarrollo Regional en el gobierno de Sebastián Piñera.

Miguel Flores, subdere con la mejor gestión presupuestaria

Pocos días antes, el país fue sacudido por el terremoto y maremoto del 27F, dejando una estela de destrucción entre Santiago y Biobío.

A Flores, en su estratégico cargo, le correspondió impulsar buena parte de la reconstrucción, por lo que tuvo un presupuesto histórico, que fue aumentado varias veces.

Pese a ello, logró ese año, al 31 de julio, una ejecución del 57,8%, la más alta registrada hasta hoy.

Durante su gestión de cuatro años, promedió a esa fecha 55%, también la más alta desde entonces.

Flores explica a este diario que ello fue posible gracias que estructuró dos equipos de profesionales «dedicados exclusivamente a seguir la ejecución de los gobiernos regionales. Uno desde la División de Desarrollo Regional, y otro desde mi gabiente».

«La finalidad era apoyar a los intendentes y sus equipos, y generar una coordinación interministerial para destrabar proyectos de inversión rezagados. Todo se resuelve con una buena gestión”, puntualiza Flores.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta