Publicado el 23 enero, 2021

Distrito 11: Las definiciones de Mariana Aylwin y Pauline Kantor

¿Qué piensan los candidatos a la Convención Constitucional? ¿Qué temas le preocupan y por cuáles se la van a jugar?

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cada semana invitamos a distintos candidatos a exponer sus ideas con miras a la elección de constituyentes en abril próximo. Hoy fue el turno de dos candidatas por el Distrito 11, que agrupa las comunas de Peñalolén, La Reina, Lo Barnechea, Las Condes y Vitacura: Pauline Kantor (Evópoli) y Mariana Aylwin (Independientes por Chile). A continuación, un resumen de lo que conversamos con ellas en el programa La Mirada Líbero en radio Agricultura.

-La Convención Constitucional es algo totalmente nuevo para la mayoría de los chilenos y probablemente nos hemos formado una idea sobre cómo funcionará, cómo será el ambiente, el debate. ¿Cómo visualizan ustedes el trabajo en la convención?

Mariana Aylwin: En todos los conversatorios que he participado y visto, incluso de personas que piensan muy distinto a mí, hay un clima favorable al diálogo. Se ha abierto en Chile la oportunidad de que podamos conversar y ponernos de acuerdo. Tengo la impresión de que son grupos muy minoritarios los que están en la vía más violenta o de imponer para interrumpir el buen funcionamiento de una convención como la constituyente.

Pauline Kantor: Creo que se van a dar diálogos con apertura, conversaciones donde las diferencias nos permitan llegar a acuerdo. Hay ganas de poder encontrar esos mínimos comunes, que nos van a permitir ir construyendo esta casa de todos. Cuando uno tiene en mente que la Constitución es un marco general y no políticas públicas, hay una actitud positiva, y espero que sea efectivamente la que se dé ahí. Para mí los 2/3 deben estar siempre presentes, y creo que se debe votar cada artículo por separado, y a la vez todo el artículo en su conjunto, cada uno de los capítulos. Porque es importante que haya una congruencia y mirada integral de todo lo que se va a plasmar ahí. Creo también en la importancia de tener sesiones privadas. Que no todo sea televisado en directo, porque a veces, para llegar a entendimientos, no lo puedes hacer frente a la cámara. Se necesitan espacios de conversación más íntimos que permiten ir encontrando el punto de acuerdo. Creo que será más difícil, porque sé que no todos tienen esa misma mirada, pero es una convicción que tenemos desde Evópoli.

La Convención tiene que tener instancias de participación ciudadana, pero esa participación tiene que ser bien regulada”, señala Mariana Aylwin.

-¿Hay algún punto sobre el funcionamiento de la Convención que les provoque alguna aprensión?

Mariana Aylwin: La Convención tiene que tener instancias de participación ciudadana, pero esa participación tiene que ser bien regulada. No puede ser con asambleas, que entregan mandatos obligatorios, que piensan algunos que debiera ser. También me parece que el espacio de las discusiones tiene que estar bien resguardado. El estado de derecho, el orden público tendrá que respetarse para que los convencionales puedan discutir de manera libre e informada y no en un clima de presión. Creo que eso será importante de definir al principio. La participación me parece indispensable, pero esa participación debe ser regulada y ver experiencias de otras elaboraciones de constitución exitosas. Aquí hay cosas importantes que se pueden recoger, como son los diálogos ciudadanos que hizo hace algunos años la Presidenta Bachelet, pero también hay otros diálogos que ha impulsado la Universidad de Chile y la Universidad Católica que se llama Tenemos que hablar de Chile y están entregando información valiosa de la ciudadanía. Y hay momentos que va a ser importante que haya esta relación cercana entre los ciudadanos y la Convención.

-Una de las críticas que sonaron más fuerte hacia el país y la clase política a partir del 18 de octubre fue la de la desigualdad e injusticia social. Se habló mucho también de los abusos. ¿De qué manera creen ustedes que esta demanda debiese quedar plasmada en la nueva Constitución? 

Pauline Kantor: Hay principios que creo que son básicos y necesarios, y uno es la igual ciudadanía. Hoy existen desigualdades que como sociedad no podemos tolerar y estoy convencida que deben existir condiciones mínimas de subsistencia, de bienestar, que no debería faltarle a ningún chileno o chilena, porque sin ella no podemos desplegar proyectos de vida en forma libre. La Constitución debe promover la equidad de los barrios, que es donde hacemos nuestra vida. No puede ser que solo Vitacura tenga un Parque Bicentenario, sino que debería ser estándar para todas las comunas. Debería haber mínimos de lo que puede entregar el Estado desde lo público para que todas las personas puedan generar su proyecto de vida. La Constitución debe poder generar una redistribución de recursos y de poder a las regiones, que quede plasmada una descentralización real, equidad territorial. Y eso después se puede traducir en leyes. Hoy todo viene dado por el nivel central que distribuye al resto. Equidad territorial e igual ciudadanía son fundamentales en la mirada de un país más igualitario en términos de su desarrollo y la posibilidad de incluir todos los proyectos de vida que conviven en el país. Es una mirada muy distinta a la que hoy existe en la Constitución actual.

Mariana Aylwin: La demanda por garantizar derechos sociales universales es legítima, pero depende de cómo queda establecido en la Constitución que pueda servir para que el Estado priorice sobre esos temas. Los derechos sociales y económicos deben tener una consagración constitucional como fines prioritarios del Estado, pero no como derechos garantizados judicialmente. Porque de esa manera se favorece a los que litigan con más posibilidades, por ejemplo, porque tienen más recursos, y también los tribunales no son los que tienen las capacidad de planificar e implementar políticas sociales, ese es el rol del legislador y del poder Ejecutivo. Creo que ese será un tema que se va a discutir. No solo porque estén establecidos derechos sociales igualitarios para todos, esa igualdad se va a cumplir, y en ese sentido, comparto lo que dice Pauline de que uno de los temas es que las políticas públicas tienen que ser más descentralizadas. Pero hay otro tema que es anterior, y es el que más me importa. Creo que si no hay institucionalidad legitimada, con una buena repartición del poder y con una democracia que funcione, todas estas declaraciones tienen pocas posibilidades de convertirse en políticas públicas que lleguen a la gente. Quiero poner el ejemplo de lo que ha pasado en los últimos diez años. Se ha debilitado el diálogo democrático y la legitimidad de las instituciones y ¿qué ha pasado?, que el país ha dejado de avanzar,  y no se han podido resolver problemas porque la institucionalidad no ha favorecido que se resuelvan esos problemas, por ejemplo,  las pensiones. Desde el 2005 hay propuestas para abordar las pensiones, pero como hay diferencias no se ha podido zanjar y eso porque la institucionalidad democrática no ha respondido y ser ágil en resolver es la diferencia. El Parlamento no ha podido hacerlo, los partidos políticos están muy atomizados. Por eso creo que la democracia y de cómo funcionan las instituciones es fundamental y ahí tiene que haber un mejor contrapeso de los poderes, y también creo que el rol del Estado es fundamental, sobre todo donde está ausente. Hoy el Estado está ausente en muchos barrios, descentralizar el poder también significa que el Estado esté presente en otorgar servicio de calidad, bienes públicos de calidad en sectores marginales. El Estado también debe ser bien definido, no como Estado omnipotente, pero sí como un Estado que está presente especialmente donde hay más problemas. Los temas de narcotráfico, de seguridad, de delincuencia, tienen mucho que ver con la ausencia de Estado.

Creo en la importancia de tener sesiones privadas. Que no todo sea televisado en directo, porque a veces, para llegar a entendimientos, no lo puedes hacer frente a la cámara”, subraya Pauline Kantor.

-¿Qué hay que mantener y qué hay que cambiar de la Constitución?

Pauline Kantor: Hay que atenuar el excesivo presidencialismo, que hoy está claro que llegó a un callejón sin salida y que no convive con este sistema proporocional que tenemos. Tenemos que transitar hacia un régimen con nuevo equilibrio entre Presidente, el Congreso, las autoridades locales y el Poder Judicial, que nos permite incorporar una mirada a largo plazo de un Estado que va más allá del piso político. Creo que es importante incorporar el derecho a una buena administración, que pueda existir vínculo cercano y oportuno de los servicios del Estado con las personas. Por ejemplo, un mandato directo para que la ley pueda exigir la meritocracia y la profesionalizacion de la funcion publica, limitar por ejemplo asesores políticos, el derecho a ser oído, a recibir una respuesta oportuna. De las cosas que mantendría es la propiedad privada, que es fundamental, creo que los  países se construyen entre la colaboración entre lo público y lo privado, es importante que exista esa sinergia, deben existir en igualdad de condiciones, cada una haciendo funciones distintas ambas son necesarias.

Mariana Aylwin: Yo estoy de acuerdo que uno de los principales temas que hay que abordar es una nueva distribución del poder. Y eso son muchas cosas: mejor equilibrio o contrapeso entre el Poder Judicial, Ejecutivo y el Legislativo, y ahí habrá que discutir el tipo de organización porque al final cómo se traduce este mejor contrapeso, cuáles serán los roles del Poder Ejecutivo, cómo se relacionará con el Legislativo, el sistema electoral, que pienso que tiene que estar en la Constitución, porque al final los sistemas electorales, cuando los cambian los incumbentes, los cambian muy ajustados a sus propios intereses, entonces un sistema electoral que abogue bien con el sistema político que se defina, que debiera ser un presidencialismo más atenuado. Creo que la descentralización es también un tema que los incumbentes no han logrado hacer bien y se crean regiones porque hay un grupo de presión, en vez de mirar el país en su conjunto. Después, creo que la inclusión de los pueblos indígenas no puede faltar, no puede ser que llevemos tantos años sin que haya sido posible ni siquiera el reconocimiento de los pueblos indígenas constitucionalmente, es un tema muy importante y esa inclusión también debe ser política. Debe haber instancias de mayor participación de la ciudadanía, hay que estudiar cuáles. Entre las cosas que hay que mantener está la iniciativa de gastos del Poder Ejecutivo porque los gobiernos son elegidos con un programa y deben tener recursos para implementarlo. Y, por otra parte, creo que nosotros también tenemos tremendo problema con la competencia de mercados y pondría en rango constitucional al Tribunal de la Libre Competencia. Mantendría autonomía del Banco Central, han sido factores importantes para que haya política económica que permita el crecimiento.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO