Publicado el 9 febrero, 2021

Diputado Calisto por agenda de seguridad: “Sectores del FA y la izquierda no democrática permanentemente se han negado a discutir estos proyectos”

Autor:

Daniela Bas

El diputado Miguel Ángel Calisto (DC) presidió la comisión de Seguridad en la Cámara durante el 2020. Ante el caso de Panguipulli, plantea: “Los temas de seguridad son de Estado, no son del Gobierno de turno ni para sacar partido”. Señala que “hay que sacarlos de las lógicas de izquierda y derecha”. Apela que debe existir mayor agilidad para tramitar la modernización de la gestión policial. Sobre los dichos de la presidenta de RD justificando el “quemar todo”, subraya: “No es una declaración al azar, es una mirada política e ideológica lo que plantea la diputada Pérez y es una mirada neomarxista”.

Autor:

Daniela Bas

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La polémica generada tras la muerte de un hombre en Panguipulli por disparos de carabineros, trajo al debate los distintos proyectos que han sido ingresados al Congreso en la agenda de seguridad. El diputado DC Miguel Ángel Calisto denunció a través de su cuenta de Twitter que hay más de 15 proyectos detenidos en el Senado y otro que moderniza la gestión policial en último trámite.

En conversación con El Líbero, quien fue presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, durante el 2020, señala que “la gran mayoría de los proyectos han sido aprobados en la Cámara Baja, pero después quedan durmiendo en el Senado”. Subraya que la aprobación de estos ha sido sin el apoyo de algunos sectores: “El Frente Amplio y la izquierda no democrática permanentemente se han negado a discutir estos proyectos y no permiten agilizarlos”, dice.

El diputado toma distancia de los políticos que han criticado la labor de Carabineros señalando que es lo más “fácil, populista y cortoplacista” y asegura que “la responsabilidad es de todos los Gobiernos desde el retorno a la democracia, en donde no hemos sido capaces de hacer un acuerdo nacional para poner todas las herramientas necesarias en la modernización de las policías”.

Asegura que “hacer o provocar un proceso de modernización de las policías demora aproximadamente 10 años”, pero, a su juicio, es el primero que debe ser aprobado. Dicho proyecto que moderniza la gestión institucional y fortalece la probidad y la transparencia en las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, se encuentra en comisión mixta desde el 19 de enero, luego de que la Sala del Senado rechazara, en forma unánime, los cambios realizados por la Cámara de Diputados a la iniciativa, la cual fue ingresada el 2018 al Congreso por el Presidente Sebastián Piñera.

En su twitter señaló que hay 15 proyectos detenidos en el Senado y otro que moderniza la gestión policial en la Cámara. ¿Por qué se ha visto entrampada la agenda de seguridad en el parlamento?

-En primer lugar, quiero reiterar que durante estos últimos tres años de labor parlamentaria y particularmente en la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, hemos agilizado la tramitación parlamentaria en proyectos que ha presentado el Ejecutivo y también algunos que son de iniciativa parlamentaria. Muchos de ellos buscan abordar los problemas de seguridad ciudadana en el país, algunos relacionados con el crimen organizado, el narcotráfico, otros relacionados directamente con la modernización de las policías. De esa gran cantidad de proyectos, que son cerca de 15 iniciativas que están en tramitación, solamente una hoy día es ley, que es el proyecto de fuegos artificiales.

Hay que sacarlo del debate político y entender que los temas de seguridad son Estado, no son del Gobierno de turno ni para sacar partido”.

-¿Qué proyectos son los que están detenidos?

-El que viene es el proyecto que moderniza la gestión policial que aborda justamente temas que hoy día están en discusión en la opinión pública. Lo presentó el Ejecutivo y nosotros lo hemos ido complementando en la tramitación. De hecho, en la Cámara de Diputados yo presenté dos indicaciones desde la DC, uno que tiene que ver con el uso proporcional de la fuerza que fue aceptado, así como también el respeto irrestricto de los Derechos Humanos. Por otro lado, el proyecto también contempla el control desde la Contraloría directamente a las policías, control en línea sin tener que pedir autorización, de manera de garantizar absoluta transparencia en los procedimientos. Así también se garantiza uno de los elementos más importantes desde el retorno a la democracia como es de manera explícita y a través de la ley que las policías van a tener dependencia del poder civil. Hasta el minuto a mi juicio, las policías siguen teniendo demasiada autonomía en sus protocolos y funcionamientos.

Esto es necesario para quienes queremos validar las policías, porque sin seguridad, no se garantiza un buen trato comunitario y se pone en riesgo el Estado de Derecho”.

Eso trae consigo en el futuro dos proyectos que están pendientes de ser presentados por parte del Gobierno, que tienen que ver con el creación Ministerio de Seguridad Pública para poder separar los temas de seguridad de la política y tener un ministro encargado para aplicar inteligencia, tecnología en los procedimientos, cámaras corporales, garantizar que en hechos como el reciente de Panguipulli tengamos antecedentes para poder determinar qué fue lo que ocurrió y el Ministerio Público tenga todos los elementos para poder investigar y los Tribunales hacer justicia. Eso es necesario para quienes queremos validar las policías, porque sin seguridad, no se garantiza un buen trato comunitario y se pone en riesgo el Estado de Derecho.

También está pendiente, fuera de los 15 en tramitación, uno que el Gobierno no ha presentado que es el de formación y carrera policial. Pero sí está presentado el proyecto de especialidad policial, el de táctica operativa de policías, donde se busca separar el rol de los Carabineros y dejarla claramente especificada con un rol preventivo y de orden público y por otro lado la PDI con un rol investigativo. Hoy día nosotros tenemos que el mismo Carabinero que enfrenta los procedimientos en Plaza Italia, está haciendo control de identidad en algún parque y el mismo después puede ser destinado al control fronterizo, por lo tanto, tenemos a un Carabinero multifunción cuando en realidad debiésemos apostar hacia la especialización y profesionalización de nuestros policías. Hay que sacarlo del debate político, de las lógicas de las izquierdas y derechas que hemos tenido y avanzar hacia la profesionalización y entender que los temas de seguridad son de Estado, no son del gobierno de turno ni para sacar partido.

La DC ha manifestado la disposición de suspender el receso para poder retomar la agenda de seguridad con toda la agilidad necesaria”.

-El proyecto de modernización pasó a comisión mixta y hay parlamentarios que plantean sesiones especiales por los hechos ocurridos en Panguipulli e incluso una suspensión del receso legislativo. ¿Qué le parece usted?

-Hay una comisión mixta que aborda justamente el tema de la modernización de la gestión policial. Esa comisión tiene que resolver rápidamente ese proyecto para que esté listo para su promulgación. Ya ha tenido harta discusión en la Cámara de Diputados, hemos escuchado a todos los expertos, se ha discutido en el Senado y hoy día la comisión mixta es la que tiene que resolver finalmente qué es lo que va a pasar con este proyecto, que reitero, aborda justamente los temas que hoy día estamos discutiendo. Yo creo que  temas como el de Panguipulli se deben abordar en algún minuto en una sesión especial, pero hablando en serio, va a ser una sesión especial para que escuchemos discursos políticos, eso va a significar, no va a resolver nada. La forma de resolver cosas por parte de los parlamentarios es tramitando los proyectos de ley y la comisión mixta lo que tiene que hacer pronto es sacarlo adelante. Yo no tengo problema en ser convocado, y así se lo planteé a mi jefe de bancada, y la DC ha manifestado la disposición de suspender el receso para poder retomar la agenda de seguridad con toda la agilidad necesaria, pero para legislar, porque de lo contrario pasamos solamente en ser opinólogos y no legisladores.

Hay un sector político que permanentemente ha estado obstaculizando la tramitación de proyectos en materia de seguridad”.

Otra cosa es lo que estamos viendo en la comisión bicameral que es otra instancia en la cual también participo junto a los diputados y senadores de la Comisión de Seguridad, para abordar cuál va a ser la priorización que va a tener el Congreso respecto de los temas que hoy día necesitan mayor agilidad en su tramitación, uno de ellos es el proyecto de modernización de la gestión policial, el otro tiene que ser formación y carrera policial, también la creación del Ministerio de Seguridad, agilizar la tramitación de la ley 20.000 que aborda los temas de drogas y narcotráfico, la modificación del Código Penal respecto del crimen organizado y la ley de inteligencia que está detenida en la Comisión de Defensa. Son proyectos que deben tener tramitación rápida y ágil y quienes se han negado permanentemente a discutir estos proyectos son justamente los partidos de izquierda que hoy día aparecen diciendo de que hay que citar, convocarnos, yo por lo menos estoy de acuerdo, pero para legislar, no opinar.

-A su juicio, ¿cuál es la reforma más urgente en el ámbito de seguridad?

-El primer proyecto que hay que sacar lo antes posible es el proyecto que moderniza la gestión policial que hoy día está en comisión mixta. Es rápido poder sacarlo porque ya ha pasado todos los trámites en ambas cámaras y con un par de sesiones es posible sacarlo. Eso va a generar automáticamente protocolos al interior de las instituciones, va a permitir la fiscalización por parte de Contraloría a las policías, del mismo modo se ponen en resguardo la defensa de los derechos humanos y el uso proporcional de la fuerza, que se debe traducir en protocolos al interior de las policías que efectivamente apelen a cómo va a ser el nuevo trato de nuestras policías con los ciudadanos frente a las manifestaciones. Con eso no estoy diciendo en ningún caso desarmar a las policías, quitarle atribuciones, ni eliminar el control de identidad, sino más bien generar mecanismos disuasivos distintos, revisar los protocolos que van a ser parte de los mecanismos que van a tener que aplicar, junto al Gobierno, una vez promulgada la ley. El proyecto de modernización es el título de la canción, después vienen una serie de proyectos de fondo que tenemos que abordar.

No estoy diciendo en ningún caso desarmar a las policías, ni quitarle atribuciones, ni eliminar el control de identidad, sino más bien generar mecanismos disuasivos distintos, revisar los protocolos”.

-¿De quién es la responsabilidad de que aún no se hagan estas reformas profundas?

-Creo que hay un sector político que permanentemente ha estado obstaculizando la tramitación de proyectos en materia de seguridad y es evidente que tanto sectores del Frente Amplio y la izquierda no democrática, con eso no me refiero a los partidos de la ex Nueva Mayoría, permanentemente se han negado a discutir estos proyectos y no permiten agilizar. Yo como presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana prácticamente logramos tramitar todos los proyectos y fueron despachados al Senado.

Ahora, incluso más responsabilidad, a mi juicio, le compete hoy día al Senado, incluso más que a los diputados del Frente Amplio y el Partido Comunista, políticamente hablando yo creo que el Senado funciona a 1/4 del ritmo que funciona la Cámara de Diputados, porque la gran mayoría de los proyectos están detenidos en el Senado.

-¿Qué pasa específicamente en el Senado que hay 15 proyectos detenidos?

-Habría que preguntarle al presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana, al senador Felipe Kast, porque él me dijo en algún minuto que no tenía la mayoría para poner los proyectos en discusión, en tabla. Entonces, eso justamente ha demostrado que la gran mayoría de los proyectos han sido aprobados en la Cámara Baja aún con el rechazo de algunos sectores, pero hemos tenido la mayoría para tramitar estos proyectos, pero finalmente después quedan durmiendo en el Senado en el sueño de los justos.

-Usted toma distancia de los políticos que critican a Carabineros, ¿por qué?

-Hoy día lo más fácil y lo más populista y cortoplacista es criticar a Carabineros, pero acá existe una responsabilidad y lo digo como diputado nuevo, que lleva un solo periodo en el Parlamento, no solamente de este Gobierno, sino que existe una responsabilidad de todos los gobiernos desde el retorno a la democracia también, en donde no hemos sido capaces de hacer un acuerdo nacional para poner todas las herramientas necesarias en la modernización de las policías. Hoy día, lamentablemente, aún nuestras policías tienen resabios de la época de la dictadura y eso no es culpa de la dictadura, sino de todos los gobiernos desde el retorno a la democracia que no hemos sido capaces de avanzar en una reforma profunda a nuestras policías. Hacer o provocar un proceso de modernización de las policías demora aproximadamente 10 años y nosotros aún no hemos comenzado. Por lo tanto, creo que la culpa no es de la institución, porque es fácil para los políticos buscar la responsabilidad en la institución, la responsabilidad es de los parlamentarios y del Gobierno en ponerse de acuerdo junto a la policías para hacer una gran reforma al sistema policial. Para eso no se requiere que cada vez que aparezca un episodio como el que hemos visto en Panguipulli, que es un hecho doloroso, y que esperamos que nunca más suceda, hablemos del tema y después nos olvidemos.

Por ejemplo, hoy día leía al diputado Boric diciendo que había que derogar la ley de control de identidad. Cómo vamos a derogar esa ley cuando ni siquiera hemos sido capaces de sacar adelante cerca de 15 iniciativas que están presentadas en el Congreso y ellos, los del Frente Amplio y el Partido Comunista, no han dado las garantías para poder agilizar la tramitación de estos proyectos y a lo menos discutirlos. Me parece que es una falta de seriedad absoluta para abordar los temas de seguridad ciudadana que hoy día afectan al país.

Cuando escucho a la presidenta de Revolución Democrática decir que llaman a quemar todo, evidentemente ella representa una mirada ideológica que no es democrática. No es democrático alguien que llama o justifica quemar todo, esa no es la forma en que los demócratas dialogamos”.

-En El Mercurio usted llama a la DC a marcar una diferencia con “los partidos neomarxistas” a raíz de los dichos de Catalina Pérez, presidenta RD, sobre “quemar todo”. ¿Qué le parecieron sus declaraciones?

-La DC tiene domicilio que es el centro político. En los últimos 30 años nosotros logramos generar un consenso compartido de izquierda democrática y desde ahí se generó el acuerdo de la Concertación, la Nueva Mayoría, hoy día lo que se está retomando con la Unidad Constituyente, y creo que esa es la línea democrática de poder validar nuestro rol dentro de la política chilena: siempre avanzando o tratando de avanzar en transformaciones profundas de derechos sociales, pero respetando el Estado de derecho. Hay partidos que claramente no están en la vía democrática, yo cuando escucho a la presidenta de Revolución Democrática decir que llaman a quemar todo evidentemente ella representa una mirada ideológica que no es democrática. No es democrático alguien que llama o justifica quemar todo, esa no es la forma en que los demócratas dialogamos. Por lo tanto, es evidente y siempre lo he señalado, que los partidos como RD o el Frente Amplio son partidos neomarxistas y creo es una opción que ellos toman y que han elegido, pero que nosotros, la DC, tenemos que saber muy bien quiénes son y creo que eso lo ha marcado muy bien Fuad Chahin. Hay ciertos valores generales que nosotros compartimos y que evidentemente no comparte ni el PC, ni el FA, porque son de inspiración marxista y ellos nunca han creído en la democracia. Yo, respetando el pensamiento que ellos tienen, digo que nosotros no nos confundamos porque a veces tendemos a buscar amor donde no lo hay.

Nada justifica quemar las instituciones, quemar edificios públicos, quemar la propiedad privada ni pública”.

-¿Qué pasa con la justificación a la quema de edificios públicos fundamentales en Panguipulli y en Puente Alto?

-Uno puede tener mucha indignación y me parece absolutamente legítimo sentirlo por la injusticia social, la desigualdad económica, la falta de oportunidades de derechos sociales, etc, pero nada justifica quemar las instituciones, quemar edificios públicos, quemar la propiedad privada ni pública. Esas instituciones públicas que fueron quemadas no son lugares donde los más ricos buscan sus soluciones. Quien quema un municipio, un Metro, un hospital, en fin, está quemando los lugares donde los más pobres son los que buscan sus soluciones. Yo en ningún caso justificaría la quema ni el daño a nadie, ni a la propiedad pública ni privada. Eso no es una declaración al azar, eso es una mirada política e ideológica lo que plantea la diputada Pérez y es una mirada neomarxista.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO