Una participación histórica tuvo la delegación chilena en los Juegos Paralímpicos de Tokio que concluyen hoy. Dos medallas de oro, tres de plata y una de bronce sellan el exitoso periplo, con el atleta Alberto Abarza, trayéndose tres preseas y convertido en el primer nadador chileno que obtiene un oro en los Juegos Paralímpicos.

La otra medalla de oro la logró la atleta Francisca Mardones, en el lanzamiento de bala, quebrando además dos veces el récord mundial. Así, Mardones se convirtió en la primera chilena en ganar la medalla de oro en este evento. Además, la atleta Mariana Zúñiga obtuvo medalla de plata en el tiro con arco, y el bronce de la canoísta Katherinne Wollermann.

En el medallero de estos Paralímpicos, Chile figura entre los cinco primeros países latinoamericanos con más palmarés. A diferencia de los Juegos Olímpicos, donde por tercera vez consecutiva el Team Chile volvió con las manos vacías, pese a las destacadas actuaciones de deportistas como Guillermo Mito Pereira en el golf, y Yasmani Acosta en la lucha grecorromana. De esa cita se lograron tres diplomas olímpicos para tres deportistas nacionales. La última vez que un deportista olímpico chileno se subió al podio fue en los Juegos de Beijing el año 2008, cuando Fernando González se colgó la medalla de plata en el tenis individual.

Es por esto que surge la pregunta: ¿Por qué a Chile le va tan bien en los Juegos Paralímpicos y no tan bien en los Olímpicos?

Desde el Comité Paralímpico presentan -fuera de micrófono- una teoría: la diferencia de trayectoria entre los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos. Los primeros Juegos Paralímpicos se desarrollaron en 1960, mientras que los Olímpicos en el año 1896. “Estamos hablando de una organización olímpica que tiene más de 100 años”, afirman las autoridades de la delegación y frente a esto, comentan que “cuando hay más tiempo y más desarrollo, las potencias mundiales nos llevan una delantera enorme”.

Marco Kokaly, académico de la Escuela de Kinesiología de la Universidad de los Andes y parte de la delegación chilena en Tokyo, asevera que “en el Paralímpico la brecha es mas corta. Al ser este un deporte a nivel mundial más joven, aún hay países que se encuentran en desarrollo de mejoras, por lo que se explica que los deportistas paralímpicos chilenos se estén posicionando cada vez mejor».

En términos institucionales otra ventaja es la Teletón, una organización consolidada que ha sido parte del desarrollo de los deportistas paralímpicos. De los 19 deportistas que fueron a competir, 10 se formaron en el organismo benéfico.

Sin ir más lejos, Alberto Abarza, el atleta más exitoso de la delegación le dio el crédito a la Teletón tras haber ganado el oro en los 200 metros de espalda. El atleta de 36 años, que sufre el Síndrome de Charcot-Marie-Tooth, se vio tremendamente emocionado y al recibir su medalla inmediatamente quiso agradecer a todos los que aportaron un grano de arena para que él pudiera conseguir ese logro, en especial a la Teletón.

El ahora campeón paralímpico dijo: «Estoy viviendo un sueño que partió cuando tenía dos años, cuando ingresé a la piscina de la Teletón. Estoy muy feliz. También muchas gracias al Comité Paralímpico por lo que hacen. Que se hayan transmitido los juegos es un tremendo avance para la inclusión».

Para Ximena Casarejos, vicepresidenta del directorio Teletón, el resultado de estos juegos ha sido un orgullo: «Con este desempeño, es como que hubiera llegado un aire fresco a la Teletón».

«Hemos sido formadores importantes de nuestros pacientes en el ámbito deportivo. Para nosotros es clave el desempeño, el desarrollo, la rehabilitación y obviamente la inclusión, porque efectivamente eso te permite participar de una manera muy abierta, sin barreras, sin cansancio, sin ninguna dificultad», asevera Casarejos.

La Teletón funciona como un semillero de deportistas paralímpicos, donde a través de talleres buscan que los pacientes se inicien en la búsqueda de ciertas actividades. Ahí, los profesores son los encargados de motivar principalmente con foco en la rehabilitación. Sin embargo, una vez que sus habilidades e interés son mayores, son otros los organismos e instituciones, como el Comité Paralímpico, los que trabajan con ellos y los que los preparan para las competencias como la de Tokyo 2021.

Constanza Morales, profesora de la unidad de ejercicio y deporte adaptado de Teletón, explica que su rol es mas formativo. «Lamentablemente dentro de la red, ya sea de las municipalidades u otras instituciones, no existe esta posibilidad de que los chicos busquen un deporte, no se les muestra esta cultura del deporte paralímpico». Por lo tanto, afirma, que «el único espacio que los deportistas paralímpicos tienen para poder trabajar es Teletón, porque nosotros tenemos la piscina, tenemos los talleres. Como esto no está afuera, lo buscan dentro de la Teletón».

Desde la institución dicen estar muy agradecidos del reconocimiento de Abarza en los Juegos Paralímpicos. «Efectivamente la Teletón ha sido la casa de Alberto durante muchos años, hemos mantenido el vínculo permanentemente», afirma Casarejos.

Más claves del éxito chileno en los Paralímpicos

El presidente del Comité Paralímpico, Ricardo Elizalde, menciona como un factor de éxito la planificación del Comité en cuanto a los recursos que les entrega el Ministerio del Deporte. El comité Paralímpico tiene un presupuesto anual de 1.500 millones de pesos y “como no se realizaron muchas actividades por pandemia, esto nos permitió llegar mejor preparados a Japón”, afirma.

La estrategia, cuenta Elizalde, fue haber priorizando algunos deportes estratégicos, como el atletismo, la natación y el tenis de mesa, donde hay tres o cuatro deportistas que son figuras y están entre los mejores del mundo.

“Al tener estos deportes priorizados, les podemos meter más plata, con el fin de que pueden viajar más, puedan tener mejores condiciones de entrenamiento y algunas ventajas mayores en comparación a otros deportes”, explica.

Sin embargo, aclara que esto no implica dejar «botadas» las otras disciplinas. “El directorio se ha preocupado de tratar de buscar una ecuación justa para asignar recursos, que tiene resultados como el que estamos viendo hoy”, precisa Elizalde.

Otro factor que influyó positivamente, fue el convenio con dos ciudades en Japón, a las que los deportistas chilenos llegaron 15 o 20 días antes de la competencia.

Para Elizalde, eso jugó bastante a favor: “Con esto, nuestros atletas pudieron acostumbrarse al lugar, mataron la ansiedad del viaje, la diferencia horaria y tuvieron más tiempo para adaptarse a la cultura y a la temperatura del país”. Concluye diciendo que fue esa planificación la que les permitió destacar en la competencia.

Juan Carlos Garrido, deportista paralímpico que compitió en el levantamiento de potencia adaptado, califica como «históricos» los resultados. «Como deporte paralímpico estamos muy contentos de poder estar a este nivel. Hoy en día no solamente vamos a participar, sino que vamos a competir”.

En cuanto a la cobertura que se le dio a esta competencia, el atleta se mostró satisfecho, pues cree que con esa exposición la ciudadanía está creyendo en el trabajo de los deportistas paralímpicos. “Es muy importante para nosotros sentir el apoyo de mucha gente”, enfatiza.

¿Qué pasa con los Juegos Olímpicos?

La ministra del Deporte, Cecilia Pérez, entregó a El Líbero un balance de los Juegos Olímpicos y de los Paralímpicos. En el caso del primero, aclaró que “en el primer gobierno del Presidente Piñera, programamos la participación de nuestro país, desde un cambio de planificación para empezar a tener buenos desempeños en el Alto Rendimiento, formando el Plan Olímpico”, explica.

Posterior a eso, la ministra detalla que “la idea era tener la mayor cantidad de deportes y deportistas clasificados a Juegos Olímpicos y Paralímpicos, metas que se cumplieron”. Por eso, subraya que esto es un proceso: “Uno entiende las expectativas en un país como el nuestro de relacionarlo siempre a cosecha de medallas, pero estos procesos requieren tiempo y nosotros estamos convencidos de que Chile debiese tener presencia olímpica permanente y no excepcional en el medallero a partir de Los Ángeles 2028”.

En tanto, respecto a los Juegos Paralímpicos, la ministra afirma: “Es extraordinario, estoy extremadamente feliz por la actuación histórica de nuestro Team Parachile en Tokio. Estoy orgullosa de esta generación dorada del deporte paralímpico”.

Para la jefa de la cartera, este resultado es algo que va más allá de las medallas y de los grandes resultados obtenidos: “Es verlos cumplir sus sueños y competir de igual a igual con los mejores del mundo gracias a un proceso largo donde nuestros deportistas se entregaron por completo”.

Las condiciones se fueron creando para que estos éxitos de los atletas llegaran con “la creación del Plan Paralímpico y un proceso de captación de deportistas llamado Talentos para Chile, todo esto apalancado a un incremento importante de recursos”, resalta Pérez.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta