Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 05 de diciembre, 2014

Cristóbal Bellolio sobre instrumentalización de movimientos ciudadanos: «Hace rato que perdí la virginidad»

Autor:

Uziel Gomez

Quien enfrentó a la alcaldesa Errázuriz en las primarias opina sobre la polémica carta de renuncia del ex jefe de campaña y gabinete, Juan Eduardo Donoso.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cristóbal Bellolio, académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, y quien quedó segundo tras Josefina Errázuriz en las primarias de 2012 para elegir el candidato a alcalde que enfrentaría a Cristián Labbé en Providencia, conversa con “El Líbero” sobre la polémica carta de renuncia que envió a los concejales de la comuna Juan Eduardo Donoso, ex jefe de campaña y ex jefe de gabinete de la edil, donde la acusó de soberbia, de abandonar el proyecto original e instrumentalizar el movimiento ciudadano, entre otras críticas a su gestión y liderazgo.

Bellolio sacó 35,7% en las primarias municipales como candidato de Red Liberal, apenas 4% -141 votos- por debajo de Errázuriz,  la apoyó fervientemente durante su campaña y, tras la victoria se fue a estudiar un doctorado en filosofía política en Londres, donde reside actualmente.

-¿Qué opina, en términos generales, sobre lo que plantea Donoso en su carta?

-Conocí a Juan Eduardo en la primaria de Providencia y sólo tengo palabras de respeto y aprecio para él. Lo considero una persona noble y sensata. Me llamó mucho la atención el tono de su carta y de una posterior entrevista que dio en The Clinic. Él y la Josefa eran muy unidos, soy testigo de eso. Me invadió la pena cuando supe lo que estaba ocurriendo. Yo no me meto mucho. Llevo afuera de Chile un buen tiempo y no tengo arte ni parte en el devenir de la Municipalidad. Pero esto fue un balde de agua fría. Me imagino que la ruptura debió haber sido muy profunda para llevar a Juan Eduardo a ventilar su frustración públicamente. En condiciones normales yo prefiero que la ropa sucia se lave en casa. Pero habría que estar en los zapatos de Donoso. Quizás ya no hay casa común donde lavarla.

– ¿Cree que la alcaldesa abandonó el proyecto colectivo, como afirma la carta?

-Por el tenor de la crítica de Juan Eduardo me parece que es imprudente sacar conclusiones políticas. Su desilusión tiene que ver con el factor humano. Ellos se conocen mucho más que yo a ella. Acá hay una cuestión que tiene que ver con afectos y las lealtades supuestamente traicionadas, que son valores delicados y difíciles de sostener en el poder.

-También critica la instrumentalización del movimiento ciudadano, y que Errázuriz una vez en el poder «cambió de máscara» y ha tenido una actitud soberbia. ¿Cuál es tu opinión?

-No sabría decirlo. La alcaldesa decidió no incluir personas de Red Liberal en la administración municipal, así es que no tengo informantes adentro. Como no soy Girardi no hago pataletas al respecto. Sin embargo siempre he confiado en su buen criterio. Me cuesta imaginar a la Josefa en esa faceta endiosada y dictatorial que Juan Eduardo denuncia. Siempre la he visto como una figura casi maternal, abierta, empática y atenta a los demás. Ella es una fanática de la participación ciudadana, por lo que me hace ruido el contraste. La verdad no tengo los antecedentes suficientes para poder decir si cambió de la manera que Donoso describe. Esta situación me pone entre la espada y la pared, emocionalmente hablando, porque a ambos les tengo enorme cariño. Finalmente, sobre la supuesta instrumentalización de los movimientos ciudadanos, hace rato que perdí la virginidad al respecto: los movimientos sociales buscan influir en el poder y cuando pueden ejercerlo directamente lo hacen. Que no estén acostumbrados a esa dinámica es otro cuento.

– Donoso plantea que varios directivos del equipo original que llegó con la alcaldesa han renunciado. ¿A qué lo atribuye?

frase BellolioEntiendo que varios partidos y movimientos políticos han competido por asumir el control del municipio. Quizás habría que preguntarles a los amigos de Revolución Democrática la razón del alejamiento de esas personas. Con Juan Andrés Richards nunca tuve una relación. Harry Abrahams en cambio siempre fue muy gentil y amable con nosotros. Tengo la mejor impresión de su dedicación a la causa. Pero el liderazgo consiste en tomar decisiones difíciles y quizás la alcaldesa evaluó que los soldados en tiempos de guerra (la campaña) no eran igualmente efectivos en tiempos de paz (la gestión). Creo que hay que dar espacio a sus descargos antes de crucificarla en este sentido.

-Más allá de las críticas de la carta, ¿cómo evalúa la gestión de la alcaldesa?

-Creo que sumando y restando ha sido una gestión positiva que ha inyectado energía en algunas áreas que estaban olvidadas. Me reconforta ver lo que están haciendo en materia de movilidad urbana. Me parece bien que se avance en un nuevo plan regulador que incorpora la opinión de los vecinos. Aplaudo que se generen políticas contra la discriminación y a favor de la diversidad.

– ¿Qué opina de la polémica con el horario de cierre de las botillerías?

-No creo que sea ninguna novedad sostener que estoy en contra. Nuestra posición en la primaria fue bastante clara: queríamos aprovechar el potencial de Providencia como polo de desarrollo cultural, turístico y recreacional. Pero la gente optó por el proyecto de la Josefa, que nunca se vendió como progresista al respecto. Por el contrario, en más de algún debate dijo que consideraba que había que regular más estrictamente el expendio de bebidas alcohólicas en algunos barrios. Ella no le mintió a nadie ni pasó gato por liebre. Lo que pasa a veces no sabemos escuchar. Los liberales en este punto éramos nosotros. Y perdimos en buena lid. A mí me parece que una medida draconiana como la impuesta es errónea en varias dimensiones: mata la vida nocturna en una comuna que se alimenta de ella, perjudica empresarios honestos a los cuales se les cambian las reglas del juego repentinamente, ignora los códigos culturales de una sociedad que busca esparcimiento relativamente tarde porque sale tarde del trabajo, en lugar de terminar con la fiesta la traslada desde locales seguros y contenidos a la calle o a los barrios residenciales, además de posicionar a la autoridad en un indeseable rol paternalista que nos ordena cuando y como debemos divertirnos. Entiendo que se realizaron cabildos abiertos y que la comunidad participó en el diseño de la medida. Eso es loable, pero al parecer no fue suficiente. La muestra no era muy representativa. En ese sentido es preferible hacer lo que hizo Carola Tohá en Santiago, que perdió las propuestas que ella impulsaba pero los resultados ganaron en legitimidad. Felicito en todo caso que la alcaldesa haya re-evaluado la medida y accedido a negociarla civilizadamente con los locatarios. Esa no es una señal de debilidad, sino de apertura y prudencia política. Prefiero un gobernante que reconoce sus errores a uno que insiste en que tiene siempre la razón. Ojalá que el proceso de re-evaluación llegue a buen término por el bien de la comuna.

– ¿Cree que la alcaldesa debería ser candidata nuevamente o apoyaría otro liderazgo?

-Yo me sigo sintiendo parte del proyecto ciudadano amplio que llevó a Josefa Errázuriz al sillón edilicio de Providencia. Fuimos nosotros los que pusimos en movimiento ese proceso. Juan Eduardo no lo dice en su entrevista, pero yo fui personalmente a entrevistarme con Josefa Errázuriz en Ciudad Viva para contarle esta locura de desafiar a Labbé y empezar a tejer las confianzas que posibilitaron esa inédita primaria. Ella fue la última en sumarse al carro porque estaba reacia. Pero desde que la conocí tuve pocas dudas de que tenía dedos para el piano. Más que los míos, incluso. Fue una justa ganadora y fue la mejor candidata que pudimos haber tenido en 2012. Mi perfil no era el adecuado: muy adolescente para una comuna demasiado señorial. No sé quiénes serán los candidatos en 2016 pero hasta no conocerlos mi primera opción sigue siendo Josefa Errázuriz, especialmente si el contrincante es UDI o un RN del ala trasnochada. Creo que no podemos retroceder políticamente en Providencia. Ojo que el hecho que Josefa sea incumbente no la exime necesariamente de ir a primarias. En una de esas la mejor manera de designar al próximo candidato es volver a legitimarlo como lo hicimos hace dos años y medio. En ese escenario los liberales tenemos todo el derecho de levantar una opción propia, si la tenemos y es buena claro. Y si Josefa vuelve a imponerse, estaremos fielmente con ella.

Carta de renuncia de Juan Eduardo Donoso

Carta de Juan Eduardo Donoso, ex jefe de gabinete de Providencia

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: