Publicado el 18 de diciembre, 2019

Constitucionalista Gastón Gómez y proceso constituyente: «Esto no puede ser una chacota»

Autor:

Magdalena Olea

El académico, quien fue parte de la comisión técnica encargada de elaborar el texto de reforma constitucional, explica que en este proceso hay que actuar con responsabilidad. «Chile tiene una larga historia de seriedad en elecciones y plebiscitos, no podemos tirarlo a la basura porque queremos ir rápido»; afirma. También se refiere a las interrogantes en materia de pueblos originarios y de género, y dice que «hay un enorme trabajo que hacer».

Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El lunes la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados inició la discusión del proyecto de reforma constitucional, que emanó de la mesa técnica instalada para implementar el acuerdo del 15 de noviembre por una nueva Constitución. Los diputados de la instancia aprobaron cambios a la propuesta presentada por la mesa técnica y lograron destrabar algunos de los nudos -sumando normas complementarias sobre escaños reservados para pueblos originarios, paridad de género e independientes- tras una intensa negociación, que se retoma hoy miércoles en la sala de la Cámara de Diputados.

El texto contiene la llave maestra para hacer posible el plebiscito del 26 de abril de 2020 en donde los chilenos podrán aprobar o rechazar que se redacte una nueva carta fundamental. El gobierno ha expresado su preocupación por la aprobación de los «escaños reservados», ya que argumentan que podría poner en riesgo el acuerdo constituyente, ya que si no se actúa con rapidez, el Servel no logrará organizar a tiempo el plebiscito prometido. 

Sobre este tema se refirió en el programa La Mirada Líbero en Agricultura el académico y constitucionalista Gastón Gómez, quien integró la comisión técnica para iniciar el proceso constituyente y que terminó con la redacción del proyecto de reforma.

-¿Qué le parecieron los cambios aprobados el lunes por la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados?

-El acuerdo de la mesa técnica fue un acuerdo equilibrado entre una asamblea constituyente y una reforma constitucional, se mantenían puntos de los dos, y con lo cual teníamos convención constitucional o convención mixta razonablemente prudentes. Se le agregaron dos cosas nuevas por el acuerdo del lunes, que fue corregir el artículo 6 nuestro, que era la cuestión de cómo se van a adoptar las decisiones al interior de la convención. Y luego, sustituir al famoso artículo 189 por el 188, dicho de manera simple, el artículo 189 establecía que el número de representantes a escoger por cada una de los distritos electorales iba a depender de un censo, en cambio el 188 es el actual sistema que más bien descansa en alguna distribución más bien poético institucional de los cupos, con algún equilibrio. Nosotros, los 14, pensamos que era más justo ir al sistema de fondo, nadie nos dijo que los presidentes de partido habían acordado que fuera el artículo 188, y eso se ratificó.

-¿Por qué durante el trabajo de la mesa técnica, que usted integró, no fueron capaces de llegar a acuerdos sobre estas materias, como escaños reservados para pueblos originarios, paridad de género e independientes?

-El lunes también se ratificó la cuestión de cómo se van a adoptar los acuerdos dentro de la convención. Nosotros habíamos sido bastante explícitos en que debiera ser aprobado por los dos tercios, y que además el reglamento de votaciones y las restantes cuestiones de procedimiento también se arreglaran por dos tercios. Y dejamos abierto para la discusión política de los partidos, presidentes y ciudadanía en general la llamada cuestiones de participación, pueblos originarios, mujeres o independientes, que entiendo que se avanzó el lunes. A pesar de que se conoce con poca precisión de qué fue lo que realmente abordaron, pareciera una puerta abierta por la unanimidad de los partidos para incorporar estas tres variables.

-Se aprobaron 18 escaños reservados para pueblos originarios en convención constitucional y 21 en la opción mixta, un 50% de mujeres, y listas de independiente. ¿Qué le parece esto?

-50% de mujeres de resultado, no de escaños, no de cuotas de participación en las elecciones. Esa es una cuestión enteramente nueva en nuestra historia constitucional, y tiene muchos detractores, no es simple. Hay algunas personas que sostienen con buenos argumentos que hay ahí una violación del principio de igualdad del voto, cada persona un voto, y la asignación posterior pareciera pasar por alto este aspecto.

En pueblos originarios hay un enorme trabajo que hacer (…) Imagino que si Chile tiene un sistema serio de registros electorales, aquí habrá un registro electoral para pueblos originarios, y deberán inscribirse y deberemos hacer un procedimiento serio».

-¿Por qué, luego del acuerdo alcanzado el 15 de noviembre por la mayoría de los partidos políticos, y luego del trabajo de la mesa técnica que tenía a representantes de las mismas colectividades, aún se siguen discutiendo estos temas?

-Porque esto fue lo que primero plantearon en la comisión técnica algunos sectores políticos, y tengo la impresión que esto ha estado presente siempre en el debate. Ha estado presente cuál es una convención que resiste los tests ácidos de participación. Hay mucho temor, se decía en esa oportunidad, que los partidos políticos monopolizaran la representación de esta convención, entonces, siempre estuvo presente de qué manera se podría corregir, ampliar y mejorar esa situación. Y eso fue lo que se hizo. Ahora, va a ser difícil, porque, por ejemplo, en pueblos originarios hay un enorme trabajo que hacer. Imagino que, si Chile tiene un sistema serio de registros electorales, aquí habrá un registro electoral para pueblos originarios, y deberán inscribirse y deberemos hacer un procedimiento serio, esto no puede ser una chacota. Y tendremos que definir cómo se va a entender una persona que va a ser pueblo originario, a cuál corresponde y que características debe tener, porque quien vote en un registro no va a votar en el otro, supongo… Todas esas cosas hay que resolverlas, y no es menor, porque qué sucede si se inscribe mucha o poca gente en un registro de esa naturaleza, no lo sabemos.

-¿Pero cree que estamos a tiempo para organizar el plebiscito el 26 de abril?

-Lo que pasa es que para el plebiscito no tienes que tener estos aspectos resueltos, tienes que tener lo que se ha promulgado, la reforma constitucional , y tienen que dictarse los decretos de convocatoria de plebiscito.

-¿Y si en la Cámara de Diputados, o después en el Senado esto se entrampa?

-Sí, eso podría suceder, y en ese caso el plebiscito va a tener que postergarse un mes digamos, y a así sucesivamente…

Chile tiene una larga historia de seriedad en elecciones y plebiscitos, no podemos tirarlo a la basura porque queremos ir rápido,

-¿Y eso sería no cumplir con lo que se prometió?

-Sí, eso me imagino que los parlamentarios lo saben, y actuarán con responsabilidad. Y con responsabilidad quiero decir que tiene que cumplirse bien, no es sacar adelante una reforma por sacarla. Chile tiene una larga historia de seriedad en elecciones y plebiscitos, no podemos tirarlo a la basura porque queremos ir rápido, ese no es el modelo de 12 de la noche todos cansados y «saquemos la cosa para adelante», que parece que es el modelo que se ha impuesto… parece que ha estado todo orientado por ahí, y no es el modelo que hay que aplicar en ese caso.

-¿Hay un riesgo de que este acuerdo se termine cayendo?

-Creo que no. Se va a llegar a los acuerdos responsables que van a ser de esto un plebiscito sensato. No sé si en el contexto de un país sensato, pero el plebiscito va a ser sensato.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete