Publicado el 01 de diciembre, 2019

Constitución de Todos, el grupo de abogados que busca aportar en el debate por una nueva Carta Magna

Autor:

Bastián Garcés

Más de 500 juristas se organizaron para realizar charlas, convocar y participar en cabildos, y formar a la ciudadanía en materia constitucional. Juan Francisco Mackenna y Macarena Letelier, coordinadores de la iniciativa, explican que el objetivo principal es «proveer información a una población que la está demandado y que no está representada o no tiene fuentes fidedignas a las cuales acudir porque todos están muy polarizados».

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Un día después del brote de violencia del 18 de octubre empecé a conversar con amigos abogados sobre que había que prepararse para la discusión constitucional que se venía, la que rápidamente llegó», recuerda el abogado socio de Carey, Juan Francisco Mackenna, sobre cómo nació la iniciativa Constitución de Todos, grupo que reúne a más de 500 juristas que trabajan para difundir información sobre el proceso constituyente.

La idea que comenzó a gestarse en el círculo de amigos de Mackenna como una cita para realizar un repaso rápido de las principales características de la Constitución cambió de objetivo tras el 15 de noviembre, cuando la oposición y el oficialismo lograron el acuerdo para iniciar un proceso constituyente.

El abogado reconoce que tras el histórico documento el encuentro generó mucha expectación en el mundo legal, a tal punto que a la reunión en la que los expertos en derecho constitucional Rodrigo Correa, Constanza Hube y Víctor Manuel Avilés explicaron los alcances del acuerdo asistieron 220 juristas.

«Después de esa primera charla explota el interés», asegura Mackenna quien cuenta que luego de esa jornada comenzó a trabajar con Macarena Letelier, abogada de 38 años que decidió dejar lo que estaba haciendo y dedicarse por entero a este esfuerzo, para coordinar y organizar al grupo de abogados bajo el nombre de Constitución de Todos.

Una de las primeras acciones del grupo fue publicar una carta en la que 471 abogados afirman que «el quórum de dos tercios para la aprobación de las normas a incluirse en la nueva Constitución, sea aplicable tanto a cada norma en particular como al conjunto de las mismas de manera que resulte en un texto armónico».

Sobre este tema, Letelier explica a El Líbero que «hicimos un llamado a todas las personas que quisieran participar de la vereda apolítica, proporcionando información que fuera objetiva y clara». Este último punto, es para ella el eje central del trabajo del grupo de abogados. «Nuestro objetivo principal es proveer información a una población que la está demandado y que no está representada o no tiene fuentes fidedignas a las cuáles acudir porque todos están muy polarizados».

Letelier y Mackenna asumieron un rol coordinador con el resto de los juristas, y explican que Constitución de Todos se ha organizado a través de cinco grupos que trabajan en diferentes áreas y actualmente más de 500 juristas se han sumado a la iniciativa. Los «charlistas», que se han encargado de realizar reuniones informativas sobre el proceso constituyente a sus mismos colegas, que en general son expertos constitucionalistas; los «cabilderos», que han tomado el rol de organizar y participar en los cabildos ciudadanos que se han desarrollado a lo largo del país para recoger ideas y entregar sus puntos de vista. Sobre este grupo, Letelier explica que hace un par de días se organizó un cabildo sobre el aspecto ecológico de la Constitución.

Otros abogados han adoptado un rol «formador», sobre este grupo los coordinadores comentan que instruyen a distintos grupos de la sociedad civil como estudiantes, iglesias, sindicatos o juntas de vecinos en materia constitucional. Además otros dos equipos se han encargado de elaborar contenido referente al proceso para generar una nueva Carta Magna y otro ha asumido un rol comunicacional, con el cual buscan acercarse a la gente a través de los medios y las redes sociales.

Respecto a esta metodología, Macarena Letelier señala que «hay que transmitir las ideas de forma fácil y sencilla, objetivas y claras, para que cualquier persona las pueda entender. Es un error de los políticos en general que se han quedado en lo técnico y es poco práctico y aterrizado. La Constitución la vamos a votar todos y creemos profundamente en una persona, un voto; aquí la Constitución tiene que ser un acuerdo con la mayoría de la población y para esto la gente tiene que saber lo que quiere y lo que pide, no quedarse en consignas».

En la misma línea, Juan Francisco Mackenna apunta a que en estos momentos se debería «estar trabajando como país, de forma mancomunada toda la clase política, las personas, organizaciones sociales en establecer un nuevo pacto social pero bien pensado, sin eslogans o frases para la galería, con generosidad, porque de lo contrario no vamos a llegar acuerdo».

La próxima reunión que tiene planificada Constitución de Todos se llevará a cabo el próximo martes 3 de diciembre en la que los profesores Ana María García y Enrique Navarro, de la Universidad de Chile, y Germán Concha de la Universidad Católica, abordarán la historia de las normas que se encuentran en el actual texto legal.

«Que el quórum sea dos tercios es para que la gente se concentre en ponerse de acuerdo»

-Se ha generado controversia por el quórum de los dos tercios y la forma de dirimir los disensos, ¿cuál es la importancia de esta cifra?

-Juan Francisco Mackenna: Una Constitución política tiene que ser una norma que tenga un amplio respaldo en la ciudadanía, no puede estar sometida a una mayoría circunstancial del 50 + 1 o la mayoría absoluta porque, si lo haces así, en la siguiente elección va a cambiar el interés y circunstancialmente va a cambiar la gente que está en el poder y van a querer cambiar e imponer su mayoría, lo que sería una historia sin fin. Las Constituciones son normas que las sociedades y las naciones se dan para establecer principios generales de convivencia, en las cuales se garanticen derechos de las personas, los principios generales de cómo se va a gobernar, quién va a gobernar, son lineamientos generales que se van regulando en normas que tienen menor rango. Por ejemplo, en el tema de las pensiones, el que Chile tenga o no mejores pensiones depende de las políticas públicas que el gobierno de turno implemente a través de una ley, entonces ¿qué es lo que tiene que decir la Constitución? Que todas las personas tengan derecho a una pensión, pero cómo se define qué es una pensión digna va a variar a lo largo del tiempo, si Chile es un país rico, una pensión digna puede ser mucha plata, pero si es un país pobre esa cifra será menor. El ideal es lo mejor que las circunstancias te permitan de acuerdo al momento histórico que está viviendo el país, por eso el país requiere un amplio acuerdo. Que el quórum sea de dos tercios es para que la gente se concentre en ponerse de acuerdo, sentarse a la mesa y dialogar, unos van a tener que ceder en unos puntos y otros van a tener que hacerlo en otros puntos, pero si no nos ponemos de acuerdo, la convivencia se va a ver continuamente afectada.

-Hay sectores que apuntan que si no hay consenso en un tema, éste se defina por una ley simple. Ustedes plantean que el «índice» de la Constitución debe ser acordado a través de un quórum de dos tercios, ¿por qué proponen esta idea?

-Macarena Letelier: En el acuerdo que se suscribió dice claramente que el quórum de los dos tercios también se aplica a las normas que establezca la Convención Constituyente, nosotros creemos que la Convención se tiene que poner de acuerdo en los temas mínimos que debe contemplar una Constitución, no puede ser que tengamos una Constitución que no regule nuestro sistema de gobierno, hay ciertas cosas que tienen que estar en el texto y deben ser acordadas por una amplia mayoría. Una Carta Fundamental son las reglas del juego y no se puede transformar en un programa de gobierno ni en un programa político, las Constituciones deberían durar largos años y que por lo tanto amparen distintos programas de gobierno, bajo las mismas reglas y en las que puedas implementar una visión u otra según lo que decida la ciudadanía en cada elección. Es por eso que planteamos que hay que ponerse de acuerdo en cuáles son las materias mínimas que deben estar y luego ver las propuestas para cada tema, se voten y luego se vote la Constitución como un todo, finalmente la Constitución es un contrato social y como contrato tiene que tener un engranaje que funcione.

-¿Cuáles son las materias mínimas que deben estar contenidas en el texto?

-Mackenna: Cuáles son las bases de nuestra institucionalidad, un capítulo sobre los derechos y garantías protegidas por la Constitución; la existencia de organismos importantes para darle viabilidad al gobierno, como el Banco Central, la Contraloría; cómo se integran los tribunales ordinarios de justicia, la Corte Suprema; la función de las Fuerzas Armadas en la defensa de la Constitución; la institucionalidad y la democracia, qué tipo de régimen queremos.

-Letelier: En una Constitución es muy importante definir las bases de la institucionalidad, los derechos de los ciudadanos y cómo se controla el poder del Estado en relación a los particulares y a los mismos poderes que existen dentro del Estado. Hay que establecer equilibrios que nos den garantías a todos.

-¿Cuál es la importancia del diálogo en las actuales condiciones del país?

-Mackenna: El diálogo es absolutamente central y esencial en esta discusión, imagínate dos barricadas, tirándose piedras e intentando ponerse de acuerdo, eso es absolutamente imposible. Tenemos que terminar con la violencia, no conduce a nada. Está claro que la gente que está en las calles cometiendo actos de violencia, no les interesa el diálogo, es gente que en su gran mayoría está cometiendo delitos, afectando el resto de la vida de las personas. La gente en Chile en su gran mayoría es gente que quiere vivir en paz, gente que con la gran marcha del 25 de octubre produjo un llamado de atención y un remezón de que hay que cambiar cosas y construir una sociedad más igualitaria y mejor. Eso nace de escucharnos con tranquilidad, paz, generosidad y altura de miras, no nace de tirarnos piedras unos a otros.

-Letelier: Hoy día el tema de los vociferantes, el que grita más fuerte y el que amenaza nos ha hecho un gran daño. La mayoría de los chilenos queremos vivir en paz, hay un montón de chilenos que tiene miedo de decir lo que piensa, por pensar distinto o querer preguntar, hay un montón de gente que por miedo se ha quedado sin voz y eso es muy grave. Si queremos construir un Chile nuevo tenemos que, de partida, conocernos, acercarnos y mirarnos a los ojos, sin hacer peleas de consignas y tirarse piedras de un lado a otro, no solo las piedras físicas sino que también en redes sociales. Si queremos un nuevo Chile y un nuevo pacto social todos tenemos que ser escuchados, no solo el que grita más fuerte, el que tiene tribuna o la posibilidad de escribir en un diario, sino que también la gente común. Nuestra misión es llegar a esa gente y no desde un punto de vista paternalista sino que para escuchar cuáles son sus necesidades y cómo se puede plasmar en un texto legal.

Si queremos construir un Chile nuevo tenemos que de partida conocernos, acercarnos y mirarnos a los ojos, sin hacer peleas de consignas y tirarse piedras de un lado a otro; no solo físicas sino que también en redes sociales», señala Macarena Letelier.

-En su declaración ustedes señalan que al acuerdo de los dos tercios tiene que ser aplicado para cada norma en particular y también con el texto en su conjunto, para que sea armónico, ¿por qué plantean esta idea?

-Mackenna: Si tienes un texto en el que tres personas tienen que ponerse de acuerdo, dos se ponen de acuerdo en la cláusula uno y otras dos distintas se ponen en el cláusula 2 y otros dos en la tercera, siempre habrá alguien que esté en desacuerdo en alguno de los temas, es por eso que al final del texto se tiene que someter a un acuerdo de dos tercios y si eso no se alcanza se tendrán que hacer modificaciones que permitan lograr ese acuerdo, por eso tiene que ser muy armónico todo y lograr un consenso amplio.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: