Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 09 de agosto, 2019

Con la ayuda de sus amigos: las pymes «controladas por el PC» que fueron al rescate de Camila Vallejo

Autor:

Bastián Garcés

Un día antes de que el gobierno anunciara la suma urgencia del proyecto de flexibilización laboral, la diputada recibió el apoyo del presidente de la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado (Conupia), Roberto Rojas para su iniciativa de «las 40 horas». Respaldo que proviene de un dirigente que, al igual que ella, milita en el Partido Comunista -tendencia que ha liderado la Conupia-  y que se produce en momentos en que ex autoridades de la Nueva Mayoría cuestionan el impacto que tendrá su propuesta en el empleo.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Una baja por sí sola de las horas trabajadas va tener un impacto en los salarios. Eso va a ser así y uno de los problemas que tenemos en Chile son los bajos salarios«, con estas palabras el ex subsecretario de Hacienda de Michelle Bachelet, Alejandro Micco, cuestionó este martes el proyecto de la diputada comunista Camila Vallejo que pretende disminuir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales.

Críticas que se sumaron a las que realizó el ex ministro de Hacienda de la Nueva Mayoría, Rodrigo Valdés, a la idea de la legisladora, quien aseveró que «la propuesta de baja de horas de trabajo de 45 a 40 sin cambios salariales, equivale a un aumento del 11% del costo laboral«.

Estos cuestionamientos provenientes justamente desde autoridades de la ex NM, lo que complicó la postura de Vallejo quien se ha desplegado por semanas con su iniciativa. Aún más, el que apunten al tema de los salarios, que repercute con mayor fuerza en las pymes, dejó en entredicho el respaldo transversal que había afirmado poseer la ex presidenta de la Fech.

Incluso, los reproches provinieron desde los mismos gremios de Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). De hecho, el representante de la Confederación de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Chile (Conapyme), Juan Araya, aseguró que si se aprueba la iniciativa de diputada PC sin ningún tipo de flexibilidad laboral «las pymes sufrirán una disminución de los trabajadores contratados, no podrán contratar a nuevos trabajadores o, en numerosos casos, tendrán que cerrar«.

Fue este el contexto en el que la legisladora del Partido Comunista recibió el respaldo de la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado (Conupia). El miércoles, Vallejo se reunió en el Congreso con sus representantes, liderados por su presidente, Roberto Rojas, quien entregó su apoyo al proyecto y aseguró: «El diagnóstico apocalíptico que hacen desde el gobierno, tiene más que ver con una cuestión de carácter ideológico«.

Declaraciones que el dirigente gremial realizó luego de que la legisladora les prometiera que haría indicaciones para incluir gradualidad en la implementación de la reducción de la jornada de trabajo, en caso de que se apruebe su proyecto. Sobre esas negociaciones, Vallejo señaló «Queremos una gradualidad para las micro y pequeña empresa, y hemos trabajado en conjunto una propuesta de indicación para introducir esto al proyecto de 40 horas«.

Sin embargo, este «rescate» provino por parte de una organización que es encabezada por un militante del mismo partido que Vallejo. Al igual que otras ex autoridades de la entidad.

Roberto Rojas fue secretario de la V Región del PC y fue protagonista de una crisis que vivió la tienda entre 2014 y 2016. En ese período de tiempo, el actual presidente de Conupia fue vinculado a un caso de fraude en la Seremi de Salud de Valparaíso, ya que era el representante legal de la empresa APG, sindicada como la responsable del ilícito que, incluso, motivó una querella por parte del Consejo de Defensa del Estado.

Fue en ese período, que Rojas recibió el respaldo del actual concejal PC de Valparaíso, Iván Vuskovic, quien afirmó que APG era «una empresa familiar que hace muchos años que presta servicios no solo en la Seremi de Salud y en los servicios de salud, sino que en varios otros lugares. La empresa APG no es la caja pagadora del Partido Comunista«.

No era un apoyo cualquiera: Vuskovic también fue presidente de Conupia. De hecho, en junio 2009 el actual concejal criticó las iniciativas que el primer gobierno de Michelle Bachelet estaba llevando acabo para el sector y afirmó que «las medidas gubernamentales de apoyo a las pymes son insuficientes«. Y, en noviembre de ese año, el militante PC -ya como ex presidente del gremio-, se reunió junto a José Luis Ramírez, entonces secretario del organismo, con el candidato comunista a diputado Lautaro Carmona.

Aunque este no es el único vínculo que tiene el organismo de Pymes con la tienda de la hoz y el martillo.

La agrupación gremial ha participado constantemente en actividades realizadas por el Partido Comunista. Una de ellas fue en 2007 para el segundo aniversario del fallecimiento de la líder del PC Gladys Marín, en esa ocasión la agrupación adhirió a una convocatoria para marchar por el fin del sistema binominal.

Dos años después, en noviembre de 2010, el ex presidente de Conupia, Pedro Davis, junto al entonces secretario general José Luis Ramírez y Vuskovic, que era el director de Relaciones Internacionales, firmaron una carta solicitando que el gobierno de Sebastián Piñera cortara relaciones con Marruecos, a raíz del conflicto que mantiene dicha nación con la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática. El texto también fue suscrito por el presidente y el secretario general del PC, los diputados Guillermo Teiller y Lautaro Carmona.

Además de este tipo de respaldos, Conupia en 2012 le entregó su apoyo a Iván Vuskovic cuando el Partido Comunista lo proclamo candidato a la candidatura a alcalde de Valparaíso. Un año después, el organismo participó como invitado del foro «Derechos sindicales, negociación colectiva y reformas estructurales en el mundo del trabajo«, que se llevó a cabo en la Fiesta de los Abrazos del PC.

Incluso, en 2018 la agrupación gremial estuvo presente en la celebración del 106° aniversario de la colectividad, que se llevó a cabo en Valparaíso. Ese mismo año, la asociación se reunió con la bancada comunista en el Congreso para presionar al gobierno en la tramitación de la Ley de Pago Oportuno. En dicha ocasión, el actual mandamás del gremio Roberto Rojas criticó al Presidente Sebastián Piñera y aseveró: «El problema es que lo que dice el Presidente Piñera es muy vago, ambiguo, no pone fechas ni plazos y lo deja al arbitrio del comportamiento de la economía y naturalmente nunca es favorable para los pequeños empresarios, los trabajadores ni para los sectores más marginados de la discusión».

La respuesta de La Moneda

En medio de este contexto, el gobierno realizó su propia puesta en escena y ayer anunció que pondrá suma urgencia al proyecto de flexibilización laboral. En los patios de La Moneda, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, afirmó: «Aquí no esta en juego la rebaja de jornada, lo que sí está en discusión y con lo cual nosotros estamos comprometidos, es que esa rebaja de jornada se haga bien, de manera responsable y en favor del empleo y no para destruir empleo».

Y en una estrategia similar a la llevada a cabo por la diputada, el gobierno  contó con el espaldarazo del presidente de Conapyme, Marco Carter, quien señaló: «El ministro invitó a sentarse a la diputada Vallejo a conversar, dialogando las cosas van avanzando. Es preocupante para las Pymes este cambio porque son muchas las pequeñas y medianas empresas que existen en el país, el cambio de 45 a 41 horas y la flexibilidad es positivo, pero entiendo que es un golpe fuerte que les va a dar a las Mipymes, eso es lo que va a haber que conversar más con la autoridad».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: