Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 02 de octubre, 2019

Cómo la DC logra lo imposible: no queda mal ni con Dios ni con el diablo

Autor:

Javiera Barrueto

La línea de cómo se desarrollaría la jornada quedó establecida cerca de las 14:00 horas cuando la «cuestión previa» se rechazó con un empate de 76 votos. Por desechar el libelo se manifestaron tres independientes más el DC Jorge Sabag. Y en la tarde, al analizar el fondo de la acusación, se le unió su par Matías Walker. Pero, en paralelo, la directiva de la Democracia Cristiana llamó a su bancada a aprobar el texto legal en línea con sus ex socios de coalición, quienes apostaban porque la votación fuera la «prueba de fuego» con miras a los desafíos electorales del próximo año.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Creo que votaría favorablemente de la acusación constitucional». Esas fueron las palabras del presidente de la Democracia, Fuad Chahin, en “La mirada Líbero en Agricultura”, pocos minutos antes de que comenzara el debate de la acusación constitucional en contra de la ministra de Educación, Marcela Cubillos.

La frase del líder del partido se mantuvo en línea con lo que, durante los últimos días, intentaron plasmar: ser una colectividad que apuesta por la unidad de la oposición, a un año  de las elecciones de alcalde y gobernadores regionales. Así, le “respondieron” a las advertencias que emitió el diputado del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quien señaló el domingo que la acusación contra la secretaria de Estado “será una primera prueba de fuego para ver si, al fin, la oposición se pone de acuerdo”.

En esta misma línea la DC “cumplió” con la centroizquierda pasado el mediodía. Solo el diputado de la bancada Jorge Sabag aprobó la cuestión previa invocada por Cubillos, además de los independientes René Alinco, Pepe Auth y Pedro Velásquez. En tanto, los 12 diputados del partido liderado por Chahin optaron por plegarse a sus pares de la oposición, generándose un empate de 76 votos que permitió que el libelo continuara con su rumbo.

Pero los gestos del partido con sus ex socios de la Nueva Mayoría se intensificaron el lunes. El jefe de bancada DC, Gabriel Ascencio, le solicitó a los diputados de su sector que respaldaran el libelo impulsado por el Partido Socialista. “Hago un llamado a todos los diputados DC a votar a favor de la acusación constitucional en contra de la ministra de Educación”, señaló.

Incluso, el diputado Mario Venegas, integrante DC de la comisión de Educación, fue el encargado defender la acusación en la sala cuando se pasó al fondo del tema. Durante dos horas 6 minutos, flanqueado por Ascencio y en algunos momentos por Gabriel Silber, expuso los argumentos que desarrolló en 74 páginas. “Hoy se juegan dos opciones: o asumimos nuestra responsabilidad, resguardando no solo el respeto a la legalidad del país, sino que a favor del mejoramiento de la educación pública. Enfrentamos a una ministra que, para perjudicar a la educación pública no ha trepidado en saltarse la Constitución y las leyes de la República”.

Y añadió: “En la vereda opuesta estarán aquellos que, a sabiendas que hay mérito en esta acusación, prefieren otorgar un respaldo al gobierno. Esto es razonable entre quienes pertenecen a los partidos de la coalición gobernante; no sería entendible que aquellos que se declaran de oposición, se presten para una maniobra de este tipo”.

Pero ese camino no bastó para convencer a toda la bancada DC. Dos votos de su sector fueron cruciales para que, pasadas las 20 horas, se rechazara la acusación constitucional con 77 votos, 73 a favor y 2 abstenciones.  A la postura inicial de rechazar el libelo acusatorio por el que se inclinó Sabag se sumó su par Matías Walker, además de los independientes Velásquez, Auth y Karim Bianchi. Mientras que Alinco y el ex socialista Patricio Rosas se abstuvieron.

Así, la lectura que realizan en la colectividad es que el Partido Comunista y el resto de la oposición no podrá “cobrarles” por los votos de Walker y Sabag, puesto que a nivel de partido se hicieron los esfuerzos para que el libelo llegara hasta el Senado. En la Democracia Cristiana explican que el haber respaldado la reforma tributaria y la previsional en la Cámara les generó suficientes diferencias al interior del sector, por lo que ya es momento de plegarse con los partidos de la ex Nueva Mayoría, especialmente cuando se acerca la cuenta regresiva para las elecciones de alcaldes y gobernadores regionales.

Si bien en la colectividad explican que su postura pro acusación quedó en evidencia entre sus pares, los votos del partido fueron determinantes para que el libelo no pasara al Senado. De esta manera, en el Ejecutivo están conscientes del gesto que tuvo la colectividad liderada por Chahin y que mantiene su rol de bisagra entre el oficialismo y la oposición.

Matías Walker: símbolo del camino DC

Cuando faltaban pocos minutos para que se votara la cuestión previa, todavía no se despejaban las dudas de la postura del diputado DC, Matías Walker. Hasta la mañana de ayer había optado por mantener en suspenso su decisión que, finalmente, se develó pasadas las 14 horas.

En un comienzo, el parlamentario optó por el camino marcado por la directiva de su colectividad y rechazó la cuestión previa, así, se dio paso para que se analizara la acusación constitucional en la sala, que se votó pasadas las 20 horas. Pero en esa última decisión su postura cambió: el diputado rechazó el libelo junto a Sabag (DC) y los independientes Pedro Velásquez, Karim Bianchi y Pepe Auth.

Un escenario similar enfrentó el ex senador -y hermano del diputado- Patricio Walker durante la votación de la acusación constitucional contra el ex ministro Harald Beyer, el 17 de abril de 2013. Por esos días el ex representante de Aysén mantuvo una posición hermética que, finalmente, develó durante su intervención de 16 minutos en el Senado. “Guiado solo por mi conciencia y mis convicciones jurídicas, voto en contra de los tres capítulos de la acusación”, dijo el entonces senador Walker .

Hace seis años se transformó en el único senador de oposición que rechazó el libelo que terminó destituyendo al ex ministro de Educación. Postura que, incluso, fue agradecida por el mismo Beyer y por gobierno.

No solo el ex senador fue recordado por muchos ayer, sino que que también otro hermano del diputado: el ministro de Agricultura, Antonio Walker. Más de alguien comentó ayer que era una compleja disyuntiva acusar constitucionalmente a la «compañera de gabinete» de su hermano mayor.

Si bien el diputado ayer no intervino en el debate, pidió en la sala que quienes no alcanzaran a exponer pudieran dejar sus argumentos en la corporación, cosa que fue aceptada. Pero no conforme con eso, a los pocos minutos de la votación, Walker publicó sus razones a su cuenta de Twitter.


En el texto, el diputado señala que no comparte como se ha desempeñado la ministra, pero agrega: «Los propios acusadores han develado la debilidad jurídica del libelo, haciendo énfasis en que la justificación debe ser  más bien política. Lamentablemente ello contradice los argumentos que, como centroizquierda, hemos entregado en todas las acusaciones constitucionales que pretendían destituir a ministros de nuestros gobiernos».

Uno de los análisis que están sobre la mesa en la Democracia Cristiana -al analizar el voto de Matías Walker- se relaciona con su objetivo senatorial con miras a las elecciones de 2021. El parlamentario arribó por primera vez al escaño que representa de la IV Región en 2010. El mismo cupo que, durante los tres periodos anteriores, estuvo encabezado por su hermano Patricio, quien ese año ganó el escaño por la Región de Aysén en el Senado.

Desde entonces, Matías Walker ya lleva tres periodos representando a Coquimbo. Incluso, en 2013 el diputado arrastró -con sus 38.593 votos- al comunista Daniel Núñez, quien solo obtuvo 13.393 sufragios.

Si bien el escaño en el Senado está ocupado por el también DC Jorge Pizarro -además, por el cambio de sistema ahora se eligen tres representantes para esa circunscripción-, Walker tendría buenas opciones de lograr un cupo puesto que el senador ya habría manifestado su intención de no ir a la reelección. Incluso, desde el partido comentan que Pizarro quedó en una “incómoda posición política” tras sus acusaciones de nexos con SQM y con el caso de los tragamonedas.

Así, según explican en la DC, su voto ayer habría estado también medido por sus aspiraciones de 2021 y por su posicionamiento en la centroizquierda. Según comentan en la colectividad, el diputado se habría inclinado por distinguirse de su par en Coquimbo, Daniel Núñez (PC) y no “mimetizarse” con la oposición en la votación.

Incluso, dentro del análisis que se baraja en el partido es que Walker habría tomado hasta el final “la temperatura del agua” en el Congreso para optar por una postura «de hombre de Estado”. Si bien rechazó la cuestión previa como un gesto al sector para que avanzara la votación de fondo en la Cámara, finalmente, se inclinó para que el libelo no avanzara hacia el Senado.

Pero otras voces en la DC son más lapidarias con el futuro de Walker. Dar su voto a favor de Cubillos podría implicar limitar las aspiraciones senatoriales del diputado, señalan. Porque, a pesar de la compleja situación de Pizarro, el senador tiene años de experiencia y “no le han dejado mella” las acusaciones que pesan en su contra. Por lo tanto, no descartan que si optara por ir a la reelección, Walker perdería su posibilidad. “Apoyar a la ministra Cubillos implica dejarle Coquimbo a Pizarro”, señala un dirigente de la colectividad.

De esta forma, el diputado es el símbolo de la dicotomía que enfrenta la Democracia Cristiana: optar por seguir “una postura de Estado” y no votar por acusar constitucionalmente a la ministra -adoptando una postura más de centro y de camino propio- o derechamente plegarse a la izquierda en una acusación, que sus mismos expertos constitucionalistas, como Patricio Zapata y Jorge Correa Sutil, desacreditaron.

En esa disyuntiva es que se ha visto a Walker durante las últimas semanas. Por ejemplo, desde que las diputadas del PC, Camila Vallejo y Karol Cariola, plantearon el proyecto que busca reducir la jornada laboral a 40 horas semanales, el legislador DC se plegó a la idea. De hecho, se les ha visto en más de una ocasión defender juntos la iniciativa.

Según explican en la colectividad de Alameda 1460, respaldar las “40 horas” genera “ganancias políticas” al haberse convertido en un proyecto que cuenta con una alta aprobación popular. El camino del diputado, en un comienzo, habría generado “molestias” en la mesa porque, explican, se adelantó a la postura oficial de la colectividad.

Walker, tal como la DC, ha optado por mantener «un camino propio» que lo diferencia del resto de la oposición. Algo clave para las negociaciones que se vienen para los próximos desafíos electorales.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: