Sebastián Piñera y Alejandro Guillier están moviendo sus fichas para asegurarse el respaldo de los votantes más afines ideológicamente que no votaron por ellos en la primera vuelta, y para ello sumaron a la campaña presidencial a figuras como el senador Manuel José Ossandon o el diputado José Antonio Kast, en el caso del primero, y al abogado Fernando Atria o la diputada Camila Vallejo, en el caso del segundo.

Ossandón aclaró que no apoya a Piñera “por lo lindo” sino que “por Chile”, y que acordaron dejar atrás el pasado para mirar el futuro.

“Se acabó la primaria, la primera vuelta, aquí hay dos mundos y yo no los concentro ni en Guillier, que es una gran persona, ni en el señor Piñera; yo los concentro en los equipos y en la forma de mirar a Chile», dijo el senador y ex alcalde.

El refuerzo de ambas figuras políticas dice relación con el temido “voto cruzado”, que consiste en electores que votaron por un candidato al parlamento de una coalición, pero en cambio sufragaron por un candidato presidencial de otra.

Por ejemplo, en Puente Alto, histórico bastión electoral de Ossandón, Sebastián Piñera tuvo 18 mil votos menos respecto de la votación de los candidatos a diputados de Chile Vamos, y 10 mil votos menos que los que recibió el senador en las primarias de junio pasado.

Cómo les fue a los principales candidatos con el voto cruzado

Álvaro Bellolio, director ejecutivo de la fundación Nuevas Contingencias Sociales, realizó un levantamiento con los datos proporcionados por el Servicio Electoral (Servel), en que comparó la votación de los candidatos Piñera, Guillier, Beatriz Sánchez y Carolina Goic con la obtenida por los candidatos de sus respectivas coaliciones políticas. (Ver infografía al final del artículo)

Las conclusiones del estudio son que Goic obtuvo al menos cinco puntos menos en ocho regiones del país, “lo que claramente puede significar una crítica al apoyo territorial de sus diputados”, señala Bellolio.

La senadora y ex presidenta de la DC recibió muchos menos votos que los diputados de su coalición en las regiones de Aysén (-21,3 puntos), Maule (-11,6) y Coquimbo (-9,25).

En cambio, Sebastián Piñera tuvo la mayor brecha electoral en la Región de Tarapacá (-6,23%), pero superó a sus candidatos en Atacama (11,26 puntos), Coquimbo (8,6 puntos) y Aysén (6,07).

Respecto de Guillier, los datos del Servel muestran que no obtiene resultados positivos, ya que en seis regiones tuvo marcadas diferencias con los candidatos a diputados de la coalición Fuerza de la Mayoría.

Es así como en Tarapacá y Atacama obtuvo -9,36 y -9,62 puntos, respectivamente, al igual que en Los Ríos, donde quedó -6,13 debajo de los votos obtenidos por sus candidatos a la Cámara de Diputados.

Sin embargo, el caso de Beatriz Sánchez, del Frente Amplio, es diferente, ya que obtuvo más votos que sus candidatos. Por ejemplo, en O’Higgins sacó casi 11 puntos más, y en Antofagasta y Coquimbo 9 puntos.

En cambio, en  la región de Arica y Parinacota obtuvo 15,2 puntos menos que sus candidatos, lo que dejó al descubierto que no todos los candidatos del Partido Liberal -muy fuerte en la zona y que lidera Vlado Mirosevic– tuvieron su respaldo, explica Bellolio.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta