Durante esta mañana, la Corte de Apelaciones de San Miguel decidió revocar la medida cautelar de prisión preventiva contra el excarabinero acusado de disparar una bomba lacrimógena contra Fabiola Campillai. Debido a lo anterior, Patricio Maturana deberá cumplir arresto domiciliario total y arraigo nacional.

El exuniformado es imputado como el responsable del disparo de una bomba lacrimógena en el rostro de la trabajadora en el contexto del estallido social, causando trauma ocular y la pérdida del olfato y el gusto.

Cabe señalar que la prisión preventiva contra Maturana había sido declarada por el Juzgado de Garantía de San Bernardo, a causa de nuevos antecedentes dentro de la investigación, como el hallazgo de los resultados de un informe de Carabineros, el 26 de julio, donde se señala que el imputado omitió entregar la cámara GoPro que portaba el día en que dejó ciega a Campillai.

Según la defensa del exuniformado, no existen antecedentes suficientes que acrediten un cambio en la medida cautelar, además del hecho de que el propio Maturana ha colaborado con la investigación sin quebrantar el arresto domiciliario al que era sometido hasta hoy, criterio que fue compartido por el tribunal de alzada.

“Consideramos que se mantenga la medida cautelar impuesta anteriormente, pues es sinónimo que efectivamente se ha dado irrestricto cumplimiento , considerando además que la imputación que hace el Ministerio Público y los querellantes están ampliamente controvertidos”, precisó Felipe Solís, abogado de Maturana.