Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 09 de mayo, 2019

Álvaro Bellolio: “En los últimos meses del año pasado tuvimos más solicitudes de residencia definitiva que en todo el 2017”

Autor:

Emily Avendaño

El jefe del Departamento de Extranjería y Migración participó en La Diáspora, el podcast de El Líbero orientado a la comunidad venezolana en Chile. Allí explicó las recientes medidas tomadas por el Ministerio de Interior que afectan a esta población: aceptar sus documentos de identidad vencidos, y la solicitud de permanencia definitiva de forma on line. “Aceptar los pasaportes vencidos es un ejemplo de cómo Chile se preocupa de la comunidad venezolana”, dice.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A partir del 1° de mayo la solicitud de permanencia definitiva por parte de los extranjeros en Chile se realiza de forma on line. Esta medida se una a una resolución conjunta de la Cancillería y del Ministerio de Interior que permitirá a los venezolanos realizar trámites migratorios con pasaportes que tengan hasta dos años vencidos.

Álvaro Bellolio, jefe del Departamento de Extranjería y Migración, explica las recientes decisiones adoptadas por el Ministerio de Interior. “La comunidad venezolana ha mostrado mucho interés en regularizar su situación”, afirmó en La Diáspora, el podcast de la comunidad venezolana en Chile, de El Líbero.

-El 18 de abril el Gobierno, a través de los ministerios de Interior y de Relaciones Exteriores, emitió la Resolución Exenta N°2.087, que establece que Chile aceptará pasaportes y cédulas vencidas de venezolanos. En la práctica, ¿esto qué implica?

-Está en la lógica de la discusión del Grupo de Lima, en cuanto a cómo se podía facilitar la inserción de los migrantes venezolanos fuera de su país. La comunidad venezolana ha mostrado mucho interés en regularizar su situación, pero la principal dificultad que tienen es su documentación. Al aceptar estos pasaportes, con hasta dos años vencidos, pueden hacer cualquier trámite migratorio, con documentos emitidos desde 2013. Los pocos venezolanos que no han logrado regularizarse es porque su pasaporte está vencido y obtener la prórroga -o uno nuevo- es bastante complejo y, muchas veces, el consulado o la gestión del gobierno actual de Maduro no han dado abasto para poder satisfacer estas condiciones. Aceptar los pasaportes vencidos es un claro ejemplo de cómo Chile se preocupa para que la comunidad venezolana puede regularizar su situación y desarrollar su proyecto de vida en Chile.

-¿Cómo esto se compatibiliza con las medidas que ha tomado el gobierno para “ordenar la casa”, pensando en que podría ser un incentivo para que los ciudadanos de ese país sigan viniendo como turistas?

-Esto también está pensado para la gente que está pidiendo su Visa de Responsabilidad Democrática (VRD). Sabemos que el acceso a la documentación es complejo. El ‘ordenar la casa’ lo que busca es que todo extranjero esté en Chile con su documentación al día. La inclusión laboral social de un migrante que entra a Chile ya con visa y RUT es mucho más rápida y eficiente. El proyecto de ley es muy claro y ha tenido apoyo transversal en la Cámara de Diputados: una persona que venga como turista a Chile no va a poder cambiar su condición migratoria; por lo tanto, el aceptar pasaportes vencidos para venezolanos sí ofrece la posibilidad de que postules a la VRD en Venezuela, y pueden postular a visas consulares, sea la visa de oportunidades, que va a tener una nueva convocatoria más adelante, la visa profesional o la sujeta a contrato. Hoy, por la legislación actual, todavía existe la posibilidad de cambiar la condición migratoria, pero hemos hecho algunos estudios exploratorios: el ciudadano venezolano que viene con VRD a los dos meses tiene su contrato de arriendo firmado y contrato de trabajo firmado; tiene RUT, visa, bancarización, su inserción es mucho más rápida que el que viene como turista, que logra lo mismo, pero en 11, 12 meses. Ordenar la casa es justamente eso: que todo extranjero con ánimo de residencia, llegue a Chile desde el día uno con RUT y con visa, para disminuir la posibilidad de que se abuse de sus derechos, y para que pueda desarrollar su proyecto de vida lo más rápido posible.

El ciudadano venezolano que viene con VRD a los dos meses tiene su contrato de arriendo firmado y contrato de trabajo firmado; tiene RUT, visa, bancarización, su inserción es mucho más rápida que el que viene como turista”.

-La mitad de las personas a quienes no se les permitió el ingreso a Chile el año pasado eran venezolanos. ¿El gobierno va a endurecer los controles fronterizos?

-Eso ha estado siempre claro en la ley, el artículo 44 dice que un extranjero que tenga ánimo de turismo tiene que acreditar su condición de turista. Nosotros llamamos a sincerar la posición. Vimos muchas veces que la izquierda celebraba esta lógica que hubo con la comunidad haitiana que llegaban como turista y al final se quedaban irregulares, en las calles, desamparados. Muchos de ellos llorando por la oportunidad de regresar a su país, y por eso implementamos el Plan Humanitario de Regreso Ordenado. Si alguien legítimamente quiere venir a Chile a desempeñar su proyecto de vida no hay ningún problema, pero que postule al proceso específico y que vega con visa. Queremos terminar con esta lógica de los falsos turistas o las personas que mienten en frontera.

-¿Cuál es el objetivo de la política de fiscalización de extranjeros?

-Justamente busca visibilizar la realidad de los migrantes. De los casi 1,3 millones de extranjeros que viven en Chile, sobre el 60% tiene entre 20 y 39 años. Por lo tanto, los temas principales de política pública tienen que ver con fiscalización en materia de vivienda y, segundo, el tema laboral para disminuir las probabilidades de que se abuse de los migrantes, cosa que sabemos que ocurre y nos parece nefasto y lamentable. Es importante dar una señal y fiscalizar para que el extranjero que esté trabajando tenga su contrato, tenga su visa y así garantizamos el respeto a sus derechos. Vamos a ser muy directos, tanto con el empleador como con trabajador migrante para que regularicen su situación, para que se pongan al día en sus condiciones y para que todos podamos competir y nos podamos desarrollar en las mismas condiciones.

Nosotros no queremos que la gente trabaje sin permiso, pero también queremos evitar que el empleador desvincule a una persona porque tenga una visa en trámite”.

-¿Los funcionarios que se encargan de la fiscalización están al tanto de que puede haber alguien en un trámite migratorio, y por la lentitud del proceso sucede que a la persona se le vence el RUT?

-Cuando se fiscaliza, nos envían el parte y nosotros lo analizamos. Si hay alguien que está con su visa en trámite o en proceso lo vamos a ver. Con la solicitud de permanencia definitiva digital, inmediatamente, al terminar, se genera un documento que dice que la solicitud fue enviada. Estamos tratando de eliminar esa incertidumbre que generaba el correo físico. Nosotros no queremos que la gente trabaje sin permiso, pero también queremos evitar que el empleador desvincule a una persona porque tenga una visa en trámite. En Chile hay una lógica ‘rutcéntrica’ absurda. Uno piensa que el rut se necesita para todo y no es así. Estamos trabajando con la Subsecretaría del Trabajo para hacer apuntes para empleadores en temas de contratación. Nos vamos a encargar de que este limbo sea el mínimo posible.

“Cerca del 70% de todas las solicitudes de permanencia definitiva venían incompletas”

-Esto nos lleva a la solicitud on line de la permanencia definitiva. Cuando se anunció la medida hubo mucha inquietud por parte de quienes ya habían enviado los documentos por correo tradicional, sobre si debían volver a enviar los papeles.

-No. Nosotros enviamos una circular unos días antes. Si me enviaste el correo, después de la fecha en que empezó a funcionar on line, cuando nos llegue lo vamos a devolver y esa persona, con esos papeles, puede ir a un Chile Atiende o él escanearlo y subirlo digitalmente. Lo hicimos digital por dos razones: el tiempo que pasa desde que la solicitud está en correo hasta que llega el sobre, se abre y se ingresa, era muy largo y generaba una incertidumbre importante. Ahora, se sube toda la información y genera un certificado automáticamente, es más fácil hacerle el seguimiento, hay menos errores en digitación, es gratis. El segundo punto es porque cerca del 70% de todas las solicitudes de permanencia definitiva venían incompletas. Por lo tanto, esperar todos estos meses a que vean tu solicitud y te digan que está incompleto, que pidas más antecedentes, que vuelvas a enviar otro correo, pasaba mucho tiempo. Ya no se puede mandar una solicitud incompleta, y eso para nosotros es fundamental.

La idea es que en menos de un año, los tiempos se reduzcan al menos en un 40%”.

-¿Saldrán primero las solicitudes pendientes enviadas por correo tradicional, antes de abordar las on line, o será un proceso paralelo?

-Estamos terminando los últimos días de 2018 y empezando ya en 2019. Lo que pasa es que en septiembre, octubre y noviembre del año pasado tuvimos más solicitudes de residencia definitiva que todo el 2017.  

-A los venezolanos les ha hecho ruido que ahora se les exijan los antecedentes penales apostillados, por la dificultad para obtenerlos.

-La razón por la que pedimos los antecedentes penales es porque solo se pedían a Perú, República Dominicana, Cuba y Colombia, y no tenía mucho sentido. Por qué unos países sí y otros no. Ahora el sistema es igual para todos. En general, el certificado de antecedentes penales, generado por la página del Ministerio de Interior de Venezuela, es un documento que para nosotros es válido. Tiene las medidas de seguridad suficientes. Ahora bien, nosotros por ley estamos obligados a aceptar lo que el gobierno o el consulado respectivo certifique o valide. Ellos nos tienen que decir qué consideran documento válido, si apostillado o no, si legalizado o no.

Lo hicimos digital por dos razones: el tiempo que pasa desde que la solicitud está en correo hasta que llega el sobre, se abre y se ingresa era muy largo y generaba una incertidumbre importante… El segundo punto es porque cerca del 70% de todas las solicitudes de permanencia definitiva venían incompletas”.

-¿Quien hizo la solicitud por correo tradicional, debe tomar la previsión de ir sacando este documento?

-No. Si la mandaron con las condiciones anteriores las respetamos. No puedes cambiar las condiciones en forma retroactiva, por lo tanto si lo mandaron a tiempo no hay problema. La idea es hacer el proceso lo más simple posible. No lo más complejo.  

-¿Al final esto recortará los tiempos de espera para unos y otros?

-Del correo tradicional, en general los plazos son bastante largos. Creemos que, con la aprobación de la ley, va a haber una menor presión en la solicitud de visa y mayor presión en permanencia definitiva, por lo tanto sí vamos a redestinar recursos humanos, y otros, y va a salir mucho más rápido. Estamos trabajando en el certificado de permanencia definitiva para que sea digital también, y eso disminuye los tiempos. Nos vamos a enfocar ahora en ir reduciendo los tiempos del procesamiento, pero la idea es que en menos de un año, los tiempos se reduzcan al menos en un 40%.

-El número de venezolanos en Chile sigue creciendo…

-Lo importante es ver la evolución año a año. Siempre hay mucha gente que dice que hay más o menos. Sacar el número concreto y exacto es difícil, de hecho desde antes de hacer este ejercicio estadístico no se había sacado un número en cinco años, y la administración anterior fue muy indolente en este tema. Nunca quisieron visibilizar la realidad de la cantidad de migrantes que había, sabiendo, por ejemplo, que 2016 y 2017 entraron y se quedaron 165.000 ciudadanos haitianos. 100.000 no hizo ningún trámite adicional y quedó irregular, y de los 65.000 que quedaban, la mitad presentó un contrato falso, no hicieron absolutamente nada. Hay que ir compatibilizando distintos registros para entender las estimaciones.Desde el Ministerio de Interior queremos definir un proceso que sea lo más ordenado, que dé mayor certeza al migrante. Esta incertidumbre del correo es terrible, lo tengo súper claro y para nosotros ordenar la casa es que el migrante tenga su RUT, su visa y con eso pueda desarrollar su capacidad en el país.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: