Publicado el 21 junio, 2021

Alcalde Alessandri y el futuro de la derecha: “Soy partidario quizás de tener menos parlamentarios, pero más preparados”

Autor:

Francisca Escalona

A pocos días de entregar el municipio, el edil de Santiago hace un balance de sus cuatro años de gestión, los avances en obras públicas, las polémicas en materia de educación y orden público. “Lógicamente ganaron ellos (los encapuchados), porque después vino el estallido, la violencia permanente y se cortó el diálogo”, reflexiona sobre las manifestaciones que tuvieron a la comuna como epicentro.

Autor:

Francisca Escalona

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Exactamente en una semana ocurrirá el cambio de mando en la Alcaldía de Santiago. El 28 de junio, el edil Felipe Alessandri le entregará el cargo a la candidata electa del Partico Comunista, Irací Hassler.

Ha pasado más de un mes de los comicios que sellaron el resultado; y Alessandri ha tenido tiempo de reflexionar sobre las razones de la derrota: que se haya postergado la elección, “el odio” surgido contra el gobierno tras la decisión de llevar al Tribunal Constitucional el tercer retiro del 10%, las declaraciones de la Presidenta de la Asociación de AFP “diciendo que había que trabajar hasta los 110 años”, que el IFE Universal no se haya aprobado sino hasta después de los comicios y, sobre todo, que se haya juntado una elección netamente política, como fue decidir los integrantes de la Convención Constitucional, con la votación por los alcaldes.

¿La votación de Alessandri bajó? No. ¿Fue mala? Todo lo contrario: aumentó… pero la gente de más edad se quedó en la casa y lógicamente eso afectó”, afirma. 

En conversación con El Líbero el aún alcalde hace un balance de sus cuatro años en el sillón municipal. “Quiero que me recuerden como un alcalde que trabajaba. Me encantaba la pega de alcalde y no me quejaba. Estaba hasta las 8:00, 9:00 o 10:00 de la noche, así 4 años y medio. Instauré el 70/30: 70% de mi tiempo en la calle y lo cumplí”, señala Alessandri.

La instalación de dos Centros de Salud Familiar, mejoras en infraestructura de los 44 liceos municipales, los nuevos edificios de Santiago Social y Santiago Seguridad, una botica popular, la adquisición del inmueble de las Hermanitas de los Pobres, tres jardines infantiles, entre otros avances en obras públicas son parte de los logros que destaca de su gestión.

Y, en general, sobre el rol de la centroderecha apunta: “Soy un convencido de que la derecha no tiene que atrincherarse en las tres comunas del rechazo, en el 20%, sino que todo lo contrario: abrirse hacia el centro, porque Chile y la política se ha corrido a la izquierda, si nosotros nos quedamos atrincherados en un segmento no vamos a superar el 20%”. 

-Los liceos y el orden público fueron temas bastante criticados y polémicos durante su gestión, ¿qué haría distinto en estos aspectos?

-Los chilenos somos de memoria corta porque cuando yo asumí la educación estaba extremadamente politizada, la dirección de educación, los colegios, el alumnado. Frente a eso la prensa había normalizado ataques con bombas molotov, rociaron con bencina a profesores, le pegaron a la exdirectora de educación, incendios en el Miguel Luis Amunategui, tomas constantes, esa era la cotidianidad. El Congreso Nacional, que no es mayoritariamente de derecha, aprobó una ley que se llama Aula Segura para estos casos extremos en que no teníamos una herramienta jurídica para poder actuar. La tuvimos y yo creo que se terminó con la violencia extrema que estábamos viendo. Entonces, ¿qué haría distinto? Yo siempre expuse el diálogo primero, fui varias veces al Liceo de Aplicación, estuve en el Internado Barros Arana, en el Nacional y no era fácil, iba, daba la cara y ¿qué me pedían? Mejoras en infraestructuras, ‘alcalde queremos baños nuevos’, ahí están los baños nuevos, ‘alcalde queremos ser un colegio plurigenérico’, ya ingresaron mujeres, ‘alcalde queremos una remodelación completa’, claro, tarda un poco más, pero ya el proyecto lo estamos sacando y fuimos avanzando. 

Claramente hay frases que yo no repetiría, por ejemplo en un momento de álgido hable de ‘manzanas podridas’. Pero si tu me preguntas si volvería a solicitar al intendente el desalojo, claro que volvería a hacerlo porque yo creo en el Estado de derecho, no puede un puñado de alumnos evitar que la mayoría del colegio asista a clases normales, no puede quedar impune un alumnos que roció con bencina a un profesor y lo amenaza con prenderle fuego.

Otra cosa que hice fue el rompe-paga. Cuando había un grupito que convocaba a una toma y esa toma terminaba en destrozos, hacía un inventario y demandé a los responsables de los apoderados de la toma. 

-¿Y en materia de orden público? Porque también la comuna de Santiago fue epicentro de manifestaciones…

-En materia de orden público el alcalde no tiene atribuciones. Nosotros sufrimos todas las manifestaciones violentas, lamentablemente como vimos durante el estallido social, y en forma previa las manifestaciones, terminaban todas en violencia y destrucción. Frente a eso, el Ministerio de Interior y Seguridad Pública es el encargado, las policías. Como municipalidad ¿qué nos tocaba? La parte más ingrata; tener que asistir psicológicamente a los vecinos que estaban desesperados con las bombas molotov en forma permanente, con el saqueo durante el estallido social, con la destrucción de los locales, ir a conversar con los músicos del Crowne Plaza, los vecinos de San Borja, de Lastarria, de Forestales, de toda la denominada zona cero. 

Teníamos que apagar las barricadas y después devolver la ciudad a los vecinos, reponer el semáforo. Estuvimos tres meses con semáforos humanos, con los cobradores, con ‘si usted no baila no pasa’, esa es la realidad que teníamos octubre, noviembre y diciembre con manifestaciones todos los viernes. 

Hablando de los parlamentarios de mi sector, que perfectamente digo: ¿qué diferencia tiene este caballero o esta señora con un socialista? Y me cuesta encontrar las diferencias”.

El denominado estallido social comenzó en los liceos que son parte de la comuna. ¿Cuál es la reflexión que hace al respecto?

-Uno sentía este malestar en los liceos, en las tomas permanentes, pero cuando yo me sentaba a conversar con ellos, en mi calidad de alcalde, los temas que me hacían ver eran temas de infraestructura que se habían arrastrado durante décadas. Me decían que los establecimientos no tenían la infraestructura requerida, que faltaban profesores, que querían que fuera mixto o temas de política nacional. A lo que yo respondía ‘puedo hacerles el contacto para que tengan una reunión con el Ministro de Educación o alguna autoridad de gobierno’, pero en lo que respectaba a mí, eran más temas de infraestructura. El malestar claramente se veía, pero eran temas acotados a la comunidad escolar, entonces es falso cuando se dice que el estallido empezó en los liceos, no. Puede ser que ellos hayan sido partícipes del estallido y de lo que ocurrió en octubre de 2019, pero cuando las reuniones se enfocan en temas municipales, eran temas principalmente de infraestructura o temas de gestión en algunos de los establecimientos. 

-Con todas estas movilizaciones que se fueron dando en 2019 y que terminaron en el estallido, ¿le terminaron por ganar los encapuchados?

-Sin duda que los encapuchados, claro. Tuvimos que suspender las clases antes y quién pierde: el resto. En el Instituto Nacional hay casi cuatro mil alumnos. Al suspender las clases los 3.900 que no estaban en las manifestaciones violentas son los que pierden. Claramente el alumno donde más aprende es en el aula y al suspender las clases está perdiendo el alumnado. En ese sentido, lógicamente la ganaron ellos, porque después vino el estallido, la violencia permanente y se cortó el diálogo. Perdió la inmensa mayoría de la comunidad escolar que sí quería ir a clases normales y quería manifestarse en forma pacífica, que es la inmensa mayoría.

La pérdida de Santiago

-¿Cuál es el balance que hace de estos cuatro años en la Alcaldía de Santiago? 

-El balance sin duda es positivo. Fui alcalde en un período muy complejo. Cuando asumo se encarga una auditoría que develó un déficit de $28 mil millones de pesos, sin contar el Municipal que llegó a tener $7 mil millones de deuda. A los pocos días de haber asumido, tuve orden de arraigo y a la semana, orden de detención por no pago de cotizaciones previsionales de una fiesta en la que yo no participe y como concejal fiscalice con fuerza. Fue muy complejo sobre todo en la Dirección de Educación. En vez de quedarme llorando o quejándome, puse manos a la obra, acudí a la entonces ministra de Educación, Adriana Delpiano, le expuse la situación y ella se portó muy bien. Después seguí con Gerardo Valera, Marcela Cubillos y, por su puesto, con Raúl Figueroa. Todos nos colaboraron, fuimos ordenando, fuimos regularizando, le metimos gestión, no solo a la DEM que estaba súper politizada, se habían contratado más de mil personas, eso decía la auditoría. 

-¿Cuál cree que fueron los mayores aportes a la alcaldía?

-Estamos dejando a la nueva alcaldesa proyectos de infraestructura en los 44 colegios, los postulamos, los ganamos. Una nueva escuela Bicentenario, el Instituto Nacional transformado en un liceo mixto, el patio de honor se está remodelando completamente y les hicimos baños con un muy buen estándar. Así en los otros 43 colegios: en el Internado Barros Arana, Liceo de Aplicación, a la Escuela México, la Haití, que se está remodelando completa, y además, el Nacional, que es el que más concita la atención, estamos dejándole al Gobierno Regional un proyecto de $3 mil millones para la remodelación completa, para que quede mejor que cualquier colegio privado.

Aumenté el patrimonio en bienes inmuebles del municipio… Alcanzamos a inaugurar una farmacia popular, una lavandería y ya está como proyectos tener un edificio Consistorial II. En términos de gestión, dificulto que haya otra administración haya inaugurado o dejado listo dos Cesfam, el nuevo edificio Santiago Social, el nuevo edificio Santiago Seguridad, una botica popular, la adquisición del edificio de las Hermanitas de los Pobres (que se logró con apoyo del BID y la Subdere), tres jardines infantiles. Todo esto en cuatro años y medio, a pesar del déficit. 

Soy partidario, quizás, de tener menos parlamentarios, pero más preparados. Gente que entienda los temas económicos que se nos viene porque la próxima legislatura va a ser compleja”.

-Respecto a lo que ocurrió con la elección. ¿Cuál cree que fueron las razones que provocaron que perdiera la alcaldía?

-En materia de gestión todo lo que hicimos en ciclovías, en hacer una ciudad más humana, en darle más espacio al peatón, en cambios de luminaria en toda la comuna con tecnología led y sin ningún escándalo de corrupción como en otros municipios ligado a las luminarias, en Santiago todo súper transparente. 

Fue decisivo el alargue de un mes de la elección, que se politiza y hubo una inquina, un odio al gobierno porque lleva el tercer retiro al Tribunal Constitucional. También el haber juntado estas dos elecciones: una elección que es netamente política, como los constituyentes, con la elección de alcaldes. Una semana antes todos los matinales hablaban de esta negativa, de la presidenta del TC, del ministro Iván Aróstica, de la presidenta de las AFP que salía diciendo que había que trabajar hasta los 110 años, eso captó la agenda pública del ciudadano de a pie. Claramente eso generó una rabia, un odio. En el país, y sobre todo en Santiago, se ven muchas familias muy necesitadas y cuando veíamos a un gobierno que se empecinaba en no aceptar el tercer 10%; y que no daba, a esas alturas porque ahora sí, una alternativa como el IFE Universal que se está entregando ahora: dos semanas después de la elección. Ese es un error político gigantesco. 

-¿No cree que hay otros factores?

-Otra cosa es que Santiago es de las comunas con más alta abstención a nivel nacional, la participación bordea el 34%, fue muy baja. Si ves mis votos, subí 11 mil votos con respecto a la elección de hace cuatro años y duplico a todos los constituyentes de mi sector sumados; duplico a los dos candidatos a gobernadores de mi sector, que serían el Rojo Edwards y Cata Parot, duplico a todos los concejales juntos que eran más de 40. ¿La votación de Alessandri bajó? No. ¿Fue mala? Todo lo contrario, aumentó, pero faltó que la gente de edad media, los que más votaron fue el público joven de RUT sobre 15 millones, pero la gente de más edad, se quedó en la casa y lógicamente eso afectó. 

-Si se hubiese separado la elección, ¿Chile Vamos no hubiese perdido tantos municipios? 

-No me cabe duda. De partida, si la elección se hubiese separado, se hubiesen mantenido muchos municipios en poder de Chile Vamos. El último mes, yo tengo una encuesta, fue muy perjudicial por el manejo que tuvo el gobierno sobre el tercer retiro. Mucho de esta señora, que me la sacaban todo el rato en la feria, que decía que había que trabajar hasta los 110 años, una frase poco afortunada y después la alta abstención. Logré que gente que votó constituyente de izquierda, gobernador de izquierda, concejal de izquierda, porque si no, no se explica que ocho concejales sean de izquierda y yo solo tenga apenas tres mil votos de diferencia con Hassler. 

-¿Le afectó no ser tan crítico del gobierno?

-Mucha gente me ha dicho que si yo hubiese ido al matinal a sentarme, como colegas míos, a criticar duramente al gobierno por haber ido al TC a dos semanas de una elección. O por haber postergado la elección, que nos dejaron sin poder hacer campaña, ese fenómeno rarísimo que me tuve que ir dos semanas a mi casa donde no era candidato ni era alcalde. Claramente influyó mucho mi lealtad con el gobierno porque yo en esto soy caballero, es mi esencia y en vez de despotricar a través de los medios yo prefería hablar con las más altas autoridades y explicarles mi parecer que estaba todo el día en la calle.

-¿Cuál es su relación con el gobierno ahora?

-Mi relación siempre ha sido buena, aunque no siempre compartimos temas. Yo fui a pedir que no corrieran la elección, que no las juntaran. Tengo buena relación tanto con los ministros de Estado, subsecretarios, jefes de asesores, Presidente de la República.

“La derecha no tiene que atrincherarse en las tres comunas del rechazo”

-La derecha resultó bastante golpeada. ¿Por qué cree que se dio este fenómeno?

La votación no nos acompañó y es un poco por lo mismo: haber juntando la elección, una que es extremadamente politizada, sumado a errores no forzados, con un veto del TC, afectó haberse demorado tanto en dar el IFE Universal. Había desazón en la gente, cansancio, problemas psicológicos. Llevamos un año y medio con una incertidumbre brutal porque no sabemos cuándo va a terminar el covid. Por un lado, hemos hecho buena gestión en las vacunas, en tener ventiladores para todos, pero hay incertidumbre, el tema de la crisis económica es brutal. Uno que está en el Chile profundo y recorre los barrios, hay muchas familias que estaban con hambre, pasándolo muy mal, por eso yo destaco que haya salido finalmente un IFE Universal, aprobado por amplias mayorías, que hayamos llegado a estos acuerdos de los mínimos comunes, porque al final el que estaba pagando los platos rotos era el ciudadano de a pie que se ha visto muy complicado. 

-¿A dónde debe apuntar la derecha ahora? 

-Soy un convencido de que la derecha no tiene que atrincherarse en las tres comunas del rechazo, en el 20%, sino que todo lo contrario: abrirse hacia el centro, porque Chile y la política se ha corrido a la izquierda, si nosotros nos quedamos atrincherados en un segmento no vamos a superar el 20%. Para dar gobernabilidad tenemos que abrirnos. Destaco que recibí votos de algunos funcionarios del gobierno de la Concertación que me dijeron ‘fuiste un alcalde gestor, republicano, en terreno, 24/7, despolitizó la gestión y eso se agradece’. Ser capaces de cruzar al frente, llegar a acuerdos, buscar entendimientos, acercarnos más al centro sin perder nuestras convicciones, sin perder nuestros principios, pero no nos podemos quedar arrinconados con las típicas ideas de libertad y desarrollo de los últimos 20 años. Si nos quedamos ahí no vamos a ser gobierno en noviembre porque la ciudadanía quiere algo distinto. Prefiero acercarme más a una especie de socialdemocracia europea que a una extrema derecha que está condenada al fracaso. 

Prefiero acercarme más a una especie de socialdemocracia europea que a una extrema derecha que está condenada al fracaso”.

-¿Y cuál debería ser la estrategia para la parlamentaria?

-Tenemos que ir Evópoli, RN y la UDI. Tenemos que buscar una alianza potente y llevar muy buenos candidatos. No es ningún misterio que el parlamento, a la luz de la opinión pública, está sumamente desprestigiado. Lo que buscaría yo es llevar a los y las mejores candidatos/as al parlamento: gente preparada, con una real vocación de servicio público. Renovación es un partido muy grande, la UDI tiene una inmensa cantidad de diputados, pero cuando no nos ponemos de acuerdo en ideas base, cada uno dispara para su lado. Soy partidario quizás de tener menos parlamentarios, pero más preparados, gente que entienda los temas económicos. La próxima legislatura va a ser compleja, vamos a tener la convención constituyente sesionando, va a haber cierta rivalidad ahí, para eso necesitamos las y los mejores que estén dispuestos en este período tan álgido de la República a aportar su granito de arena desde el parlamento, con convicciones claras. A veces qué me pasa a mí, y estoy hablando de los parlamentarios de mi sector, que perfectamente digo: ¿qué diferencia tiene este caballero o esta señora con un socialista? Y me cuesta encontrar las diferencias, o he visto cierta conveniencia en sus votaciones porque tienen elecciones en cuatro meses más. Frente a eso, yo creo que no por crecer y ser el partido más grande, sino que buscar a la mejor gente, a la más preparada.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO