En el marco del primer mes del nuevo gobierno y del avance del proceso de reemplazo constitucional en Chile, El Líbero conversó con Daniel Lansberg-Rodríguez, consultor, experto en riesgo y director para Latinoamérica de la consultora Greenmantle y profesor en Kellogg School of Management, sobre la situación actual del país. Se abordaron principalmente tres temas: los riesgos políticos del proceso constitucional en Chile, el proyecto de plurinacionalidad y su pronóstico para el país.

Riesgo político

Según el consultor, uno de los principales riesgos políticos de este proceso constitucional será un aumento en los costos y tiempos en los procesos de inversión. En su opinión, los principales cambios en la eventual nueva Constitución serán más a nivel de branding y derechos, pero no tanto a nivel estructural. Comparó el caso chileno con las constituciones de Colombia del 91, de Brasil del 88, y de Costa Rica del 89: todos ellos casos en los que no se modificó mucho la estructura de gobierno, pero sí se le dieron nuevos derechos a sectores de la población que reclamaban por más derechos.

“Son constituciones que prometen mucho, cosas que el Estado en realidad no puede dar”, dijo. Explicó que lo que genera esto son procesos de judicialización en el que las cortes deciden qué promesas de la Constitución se materializan y cuáles no, ya que el Estado no tiene todos los recursos y no puede cumplir todas las promesas. “¿Cuál es un derecho de papel y cuál es un derecho de verdad? -se preguntó-. Para eso necesitas que una corte intervenga en cualquier momento que alguien quiera hacer algo”. Y agregó: “Para inversionistas el riesgo más probable es que vas a tener algo más como Colombia o Brasil. Si quieres armar un proyecto en Chile vas a necesitar 17 abogados cada uno que se especialice en una cosa”.

On/Off: Conversaciones Líbero: Entrevista a Daniel Lansberg-Rodríguez

Según el experto, estos no son riesgos existenciales, porque, en el caso de las inversiones, son costos que se pueden trasladar a los precios. También, opinión: “No son riesgos existenciales. No es algo por que vas a decir Chile país non grato para nuestras inversiones”.

Proyecto de plurinacionalidad

El consultor también se refirió al proyecto de plurinacionalidad tan discutido en el proceso constitucional actual. “Si la Constitución en su versión actual llegara a pasar, es posible que termine siendo como Ecuador, que es plurinacionalista más a nivel de branding que a nivel de la realidad”. Además, destacó como una fortaleza del gobierno de Boric que toma conceptos y los utiliza para la marca política.

Para él habrá una Constitución que hable mucho de plurinacionalismo como la de Bolivia, pero que implemente menos. “Creo que dado los posibles riesgos, no está entre las peores”, y comentó que el branding hoy en día es un aspecto de las constituciones modernas. “Eso es algo que al gobierno le va a interesar mucho. Si eso termina siendo el punto primario del interés del gobierno, entonces creo que el efecto sobre el sector privado, sobre la inversión, sobre el PIB, podría ser un poquito menos grave”, agregó. 

El pronóstico general de Lansberg para Chile es que es probable que el país tenga una Constitución que complique un poco el marco de trabajar, invertir, vivir, y un poder judicial más potente. No obstante, no ve posible un cambio drástico tipo Venezuela, Ecuador, Bolivia. “No tienes estos partidos monolíticos que puedan dominar y reestructurar el gobierno. Eso ya no se está viendo”, dijo. Se reconoció más optimista que la mayoría de los chilenos que conoce. “Los chilenos saben lo que tienen, saben lo excepcional que es su país, saben lo que pueden perder, y tienen la experiencia de ser un oasis de estabilidad en un escenario bastante bárbaro algunas veces”, concluyó. 

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Daniel Lansberg, tiene un claro conocimiento de Chile y ve más allá de nuestra confusión y aprehensión .

Deja un comentario
Cancelar la respuesta