Son 17 escaños reservados en la Convención Constitucional que representan a 10 pueblos originarios. En sus cuentas de Twitter -usadas profusamente para dar a conocer sus puntos de vista, logros que obtienen en el borrador del texto constitucional e incluso diferencias entre con otros constituyentes- ninguno de ellos dio sus condolencias por la trágica muerte del trabajador mapuche de 66 años, Segundo Armando Catril Neculqueo.

Lo hizo el gobierno, el oficialismo, la oposición, pero quienes representan a los pueblos originarios no se refirieron a Catril que fue asesinado con una bala en la cabeza, cuando se trasladaba con otros trabajadores mapuche desde Tirúa a Lumaco cuando fueron emboscados por encapuchados.

El Líbero revisó las cuentas de esa red social de los convencionales de escaños reservados y se aprecia que ninguno manifestó su pesar por Catril Neculqueo. Salvo la constituyente Rosa Catrileo que en su cuenta de Twitter retuiteó su participación en un programa de TV donde señaló que lamentaba “profundamente la muerte del lamgen. Es una pérdida para el pueblo mapuche. Solidarizo y le envío mucho newen a su familia, a su comunidad, no me imagino el dolor que puedan estar sintiendo. La muerte y el contexto en que se da es lamentable”.

¿El testo de los Pueblos Originarios? Nada. 

No solo eso. La revisión realizada incluyó ver qué habían expresado en su cuenta de Twitter sobre los 7 mapuches que han muerto este año 2022 en el contexto del conflicto en la Macrozona Sur, de acuerdo con el catastro de víctimas que lleva Mujeres Unidas por la Paz (Muppa). La cifra incluye, además de Segundo Catril Neculqueo, a César Millahual Cayupe, José Luis Paz Curin, Juan Patricio Viluñir Millapi, Manuel Huenupil Antileo, Jorge Huenteo Marimán y Edgardo Huenteo Huenteo.

De ellos algunos eran trabajadores forestales, testigos de otros asesinatos o participantes en alguna “recuperación” de tierras. Nada de sus muertes aparece en la red social de los Pueblos Originarios.

Tuiteos contra las forestales, un días después del asesinato del mapuche Segundo Catril

Muy activa en redes sociales es la convencional Natividad Llanquileo. Tras el asesinato el martes de Catril, que era trabajador mapuche en una forestal… optó por hacer posteos contra las forestales sin nombrar los 30 trabajadores emboscados cuando iban prácticamente llegaban a sus labores.

Llanquileo escribió: “Las empresas de la industria forestal acaparan territorios de más de 3 millones de hectáreas centro sur de plantaciones monocultivo. Acorralan comunidades. Secan las aguas. Expanden fumicidas Celulosas contaminantes. Oligopolio del poder político y redes corrupción: CMPC y Arauco” . ¿Sobre los trabajadores baleados? Ni una palabra.

También retuiteó una publicación de El Ciudadano donde se lee: “Los dardos que apuntan a las grandes compañías forestales como principal problema en los conflictos del sur”.

Pero donde los escaños reservados sí se desplegaron con sendas declaraciones fue por la muerte del integrante de la Coordinadora Arauco Malleco, Pablo Marchant, ocurrida en 2021.

El día en que se unieron los pueblos originarios para condenar la muerte de un integrante de la CAM

En julio de 2021 un enfrentamiento en un predio de la forestal Mininco terminó con un integrante de la Coordinadora Arauco Malleco muerto. Un rumor se esparció rápido: se suponía que había caído el hijo de Héctor Llaitul, líder de la CAM.

Los hechos ocurrieron, explicado por el mismo Llaitul, tras «una acción de sabotaje a la forestal Mininco a una faena custodiada por Carabineros». En la ocasión un grupo de encapuchados pertenecientes a una de las Organizaciones de Recuperación Territorial (ORT) de la CAM atacó a trabajadores de la forestal. Incluso uno fue baleado por la espalda. En medio del atentado quemaron maquinaria del lugar lo que generó que acudiera Carabineros a la zona. Y fue tras ese enfrentamiento que murió un integrante de la CAM, Pablo Marchant y no el hijo de Llaitul como inicialmente se decía.

Este hecho sí generó una reacción de todos los convencionales de los escaños reservados. Algunos incluso, le enviaron mensajes a la «familia» de Llaitul al hacerse eco de una información falsa.

Fue el caso del constituyente indígena Wilfredo Bacian. «Como Pueblo Quechua repudiamos el asesinato del weichafe de Carahue. Nuestra solidaridad con el Pueblo Mapuche, y nuestras condolencias a la familia Llaitul».

Ya aclarado que el fallecido era Marchant, los 17 convencionales de los pueblos originarios no solo firmaron una declaración condenando la muerte del miembro de la CAM -que fue despedido con una guardia de hombres que portaban armas de grueso calibre, como escopetas y fusiles M-16– sino que apuntaron a las forestales.

El constituyente Adolfo Millabur, por ejemplo, desplegó un hilo en su cuenta de Twitter, donde planteó: «Condenamos el asesinato del joven mapuche Pablo Marchant por fuerzas de Carabineros de Chile, compartimos el dolor y consternación del país, y enviamos nuestras sinceras condolencias a su familia, su comunidad y al Pueblo Nación Mapuche».

Al día siguiente, el mismo Millabur posteó: «Detrás de esta violencia policial y el actuar negligente del Ministerio Público está el modelo de desarrollo desplegado por las empresas forestales. Esta no es la primera pérdida a raíz de su presencia».

La convencional Llanquileo subió imágenes del cortejo fúnebre de Marchant.

Condenaron la muerte de dos mapuches muertos durante Estado de Excepción el año pasado

Durante el Estado de Excepción en la Macrozona Sur en 2o21, en noviembre se produjo un enfrentamiento entre encapuchados y carabineros en el sector de San Miguel de Huentelolén, en Cañete. Para apoyar la labor policial llegaron al lugar efectivos de la Armada. El hecho terminó con dos mapuches fallecidos.

La situación generó nuevamente la reacción de los escaños reservados. La constituyente, así como otros integrantes de pueblos originarios responsabilizaron al entonces Presidente Piñera, a la «represión» de las Fuerzas Armadas y condenaron la «militarización» del sur.

La declaración conjunta se viralizó por el resto de los escaños. «Como escaño pueblo aymara solidarizo con la situación del hermano pueblo mapuche, ante el asesinato de los jóvenes mapuche en manos de las Fuerzas Armadas», tuiteó en la ocasión el convencional Luis Jiménez.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta