Netflix ha hecho un excelente trabajo de visibilizar producciones extranjeras (es decir, de fuera de EE.UU.), permitiendo a los subscriptores descubrir historias originales de todos los rincones del mundo. La alemana Dark fue la primera en lograr fama internacional, pero la han seguido producciones mexicanas como Quién mató a Sarah o coreanas, como Crash Landing on You. Esta última, que estrenó hace poco en la plataforma, es una incomparable muestra de la perspectiva “desde adentro” del conflicto que hasta hoy divide Corea del Norte con Corea del Sur. La serie cuadruplicó su rating durante su emisión e incluso ha sido objeto de estudio académico y aclamada por desertores norcoreanos. ¿Qué ha hecho a esta serie tan popular?

  1. Una premisa incómoda y original

Crash Landing on You tiene una premisa simple, pero tan original que atrapa por sus 16 capítulos. Yoon Se-ri, una millonaria surcoreana, sufre un accidente de parapente y acaba atrapada en Corea del Norte. Ahí la descubre el capitán Ri Jeong-hyeok, quien decide esconder su existencia para proteger a su escuadrón del castigo en que caerían si descubren que dejaron pasar a una “enemiga”. Desde ahí la serie se enfoca en mostrar las dificultades de Se-ri por volver a Seúl, la vida cotidiana en Corea del Norte, las dinámicas familiares, económicas y políticas de dicho país y, por supuesto, las amistades, amores y rivalidades que se van gestando en el camino. Sin embargo, el final –sin spoilers– no es lo que uno espera de una comedia romántica, y se encarga de pensar en las consecuencias de las acciones de cada personaje. A diferencia de sus símiles occidentales, el realismo, la responsabilidad y la familia pesan muchísimo en cómo se desencadenan los eventos.

  1. Lo peor y lo mejor de ambas naciones

La serie se esfuerza por mantener una mirada honesta de ambas realidades.

Por un lado, los norcoreanos no son todos comunistas fanáticos. Sí, hay propaganda por todas partes, la gente crece obligada a adorar al líder por sobre todas las cosas. No obstante, la mayoría solo intenta sobrevivir en el sistema o rentar de este como pueden. Las personas normales tienen acceso a contrabando del sur, a teleseries surcoreanas y generan fuertes lazos de amistad, pese a la desconfianza que cultiva el gobierno sobre los “vecinos” y los “traidores”. Mientras, quienes están en un rango más alto de la sociedad, usan sus conexiones políticas para permitirse una vida equiparable a países ricos, pero con una estética atrapada en los años 60. Sobre lo anterior, se muestra además cómo grupos mafiosos se aprovechan de la excepcionalidad de aquella dictadura para esconder a criminales a cambio de altas sumas de dinero.

Por el otro lado, Seúl no es un paraíso. La familia de Yoon Se-ri es rica, pero al mismo tiempo corrupta. Utilizan su poder para conseguir sus objetivos personales y políticos. Su padre, quien acaba de salir de la cárcel, levanta la ira de sus medios hermanos contra ella al elegirla su heredera, pese a que es hija de un amorío. La serie además muestra la crisis de salud mental asociada a las presiones que se asientan incluso en las personas más acomodadas de Corea del Sur.

En resumen, la serie se esfuerza en mostrar que, más allá del país donde uno nace, uno decide qué tipo de persona quiere ser. De hecho, los “corruptos” de Corea del Norte tienen mucho más en común con los mafiosos del sur que con sus compatriotas. Además se muestra un arco de redención en el personaje principal satisfactorio, que parte desde una mujer vanidosa y egoísta, muy influenciada por su nicho familiar, a alguien que puede entender las dificultades que viven las personas de Corea del Norte.

  1. Está basada en testimonios, hechos reales y cuidadosamente producida

Quizá lo más interesante de la serie es que tanto el argumento como la imagen de Corea del Norte están basados en hechos reales. En septiembre de 2008, la actriz Jung Yang tuvo que ser rescatada de la frontera marítima entre las dos naciones después de que su barcaza fuera arrastrada hasta ahí.

Kwak Moon-wan, un desertor norcoreano que fue parte del Comando de la Guardia Suprema (que protege a la familia Kim Jong-Un) trabajó como asesor y escritor de la serie. Además, algunos extras también fueron desertores que escaparon al sur. Solo como dato rosa, los protagonistas, Hyun Bin y Son Ye-jin acabaron convirtiéndose en pareja en la vida real.

En suma, pese a que uno podría sentir reticencia a darle una oportunidad a esta serie, por la diferencia cultural que implica, también es una experiencia incomparable que provoca una avalancha de emociones.

En Netflix.

Trailer aquí.