Críticas de Series es presentado por:
Publicado el 30 de septiembre, 2015

Narcos: Una mirada cruda al Vito Corleone latinoamericano

Es una serie que te captura, con una estética muy bien lograda, en que vemos esa parte corrupta y violenta de la América Latina profunda, pero sin la condescendencia de la clásica película norteamericana.

Se podría decir que todo comenzó, en realidad, el 7 de febrero de 1985, en la ciudad de Guadalajara, en México.  Ese día, un grupo de policías corruptos de la Dirección de Seguridad Federal se acercaron al agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena, poco después que éste saliera del consulado de su país, lo secuestraron y entregaron a los narcos de la banda de Rafael Caro Quintero, quienes lo torturaron hasta darle muerte de una manera escalofriante.

Caro Quintero era el principal capo de la droga de ese entonces, pero pocos meses después fue capturado en Costa Rica en el marco de la denominada operación leyenda, montada por la DEA para apresar a los asesinos de Camarena.  Varias fueron las consecuencias de este episodio sangriento de la lucha contra el narcotráfico que, por cierto, aún no se cierra –el ex agente de la DEA y ex encargado de la propia operación leyenda, Héctor Berrellez declaró hace un par de años que la CIA estuvo implicada en el asesinato- y cuya onda expansiva fue clave en la formación del imperio de Pablo Escobar.  ¿Por qué?

La caída de Caro Quintero golpeó duramente al cartel de Guadalajara y provocó una reorganización del narcotráfico mexicano, a partir de ahí surgieron cuatro grandes carteles de la droga: Tijuana, El Golfo, Sinaloa y Juárez.  Este último era controlado por Amado Carrillo, el famoso “señor de los cielos” –conocido entre nosotros por intentar refugiarse clandestinamente en Chile- que llevó la logística del narcotráfico a otro nivel.  Escobar llevaba la droga a Miami y México en lanchas, pequeñas avionetas y barcos menores, sus cargamentos eran de 300 kilos como máximo.  Carrillo puso un boeing 757, con pilotos israelíes y en cada viaje el avión llevaba 50 toneladas de droga desde Colombia a México y volvía con los millones de dólares respectivos para el pago del colombiano.

Así, cuatro años después del asesinato de Camarena, Caro Quintero está en la cárcel, el cartel de Juárez es el más poderoso de México y Pablo Escobar es el capo del narcotráfico más famoso del mundo.  Aquí empieza Narcos, la serie de Netflix.

Se trata de una gran producción, por tres razones: es una serie negra, que presenta el narcotráfico y especialmente a Escobar en toda su crueldad, aquí no está el tono, ni el ambiente, que permite al Escobar “entrañable” de algunos pasajes de El patrón del mal.  Segundo, no es una caricatura gringa de América Latina y los latinoamericanos; al contrario, logra un equilibrio virtuoso entre la técnica propia de las grandes producciones norteamericanas con actores latinos que construyen personajes creíbles y muy nuestros. Por último, como todas las grandes series, te atrapa sin importar que la historia sea conocida y el espectador anticipe, porque son hechos públicos, lo que va a ocurrir.

A pesar que algunas actuaciones son sobresalientes –el chileno/americano Pedro Pascal está extraordinario en el rol del agente de la DEA Javier Peña-, es imposible ignorar la merma que provoca el acento portugués de Wagner Moura en su rol de Escobar. Es indudablemente un gran actor, pero no es paisa y eso se siente.

Con el paso de los años Pablo Escobar se ha ido convirtiendo en el Vito Corleone latinoamericano y esta serie tiene elementos que justifican esa comparación.  Su determinación en los momentos de crisis, el sentido del poder con el que maneja su organización, la relación con el Estado colombiano y, en un giro que tiene este sentido, el Escobar de Narcos es un personaje de grandes frases, como “las mentiras son necesarias cuando la verdad es difícil de creer”.

Narcos es una serie que te captura, con una estética muy bien lograda, en que vemos esa parte corrupta y violenta de la América Latina profunda, pero sin la condescendencia de la clásica película norteamericana. Esta primera temporada tiene 10 capítulos y se despacha en un fin de semana, dejando gusto a poco.  ¿Qué más se puede pedir?

 

Por Gonzalo Cordero, abogado.

 

Narcos

Temporadas: 1
Capítulos: 10
Creadores: Carlo Bernard, Chris Brancato, Doug Miro, Paul Eckstein
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 9,1
Trailer:

También te puede interesar: