Críticas de Series es presentado por:
Publicado el 30 de septiembre, 2015

Daredevil: Un superhéroe de carne y hueso

Se cansa, sangra, siente miedo, sufre y pasa semanas enteras inhabilitado cuando le rompen los huesos, pero logra imponerse con altura de miras frente a la delincuencia beligerante que circunscribe a su barrio.

Probablemente nunca hubiera reparado en Daredevil si no fuera porque tengo tres hijos fanáticos de todo lo que huele a Marvel. Así fue como un domingo en la tarde, convencida de que estaba haciendo “el acto maternal” del fin de semana, nos conectamos a Netflix vía Play Station para ver esta serie que en todo momento imaginé para niños… Craso error.  Después del primer capítulo, no hubo libro ni teleserie que superara mis ganas de ver los doce capítulos siguientes de la primera temporada -y por el momento única-, convirtiéndome, quizás, en la mujer adulta más nerd de los fanáticos de Netflix.

La historia gira en torno a Matt Murdock, un abogado ciego, bastante común y corriente en apariencia, que en las noches intenta resolver aquellas situaciones de injusticia que no pudo resolver durante el día. Vestido de negro y haciendo uso permanente de sus sentidos aumentados -producto del accidente con químicos que de muy pequeño le quitó la vista-, este superhéroe de carne y hueso, que se cansa, sangra, siente miedo, sufre y pasa semanas enteras inhabilitado cuando le rompen los huesos, logra imponerse con altura de miras frente a la delincuencia beligerante que circunscribe a su barrio.

La historia y la violencia son muy de la década de los ochenta, quizás de lo más destacable de la serie. Y las escenas de acción son sencillamente espectaculares; siempre en lugares cerrados; siempre en la oscuridad y con un uso de la cámara pocas veces visto en películas de acción.

Daredevil forma parte del universo Marvel. Eso está marcado a fuego. El barrio en el que se desarrolla la trama, Hell’s Kitchen, también sufre el ataque de los Chitauri, como en Avengers. La choreza de esta suerte de “continuidad” es que en Daredevil se pueden ver las consecuencias que trajo ese ataque a las zonas más pobres de la ciudad y comprobar, con algo de placer en mi caso, que ni el irónico de Iron Man ni el pesote de Thor pudieron dar una solución concreta a las problemáticas que dejaron sus combates. Daredevil sí. En definitiva, los Avengers salvaron New York, y potencialmente al mundo, pero este superhéroe ciego e insignificante, fue mucho más allá y comenzó a actuar en favor de los desprotegidos y desamparados, intentando poner límite a la delincuencia.

El bonus track que eleva esta propuesta al olimpo es el interesante trabajo de sonido, algo importantísimo teniendo en cuenta que el protagonista es ciego, que incluye una banda con piezas que van desde partituras clásicas, como el preludio de la Suite Nº 1 para violoncello de Johann Sebastian Bach, hasta canciones modernas de pop and rock como «Only for You» de los Heartless Basterds, “Brown Sugar” de los Rolling Stones o “Many Rivers to Cross” de Jimmy Cliff. Todas y cada una completamente integradas con la trama, con una dirección de cámara soberbia, acompañada de una edición admirable y balanceada, con coreografías de pelea impactantes, demoledoras y repletas de una realidad pocas veces vista en este tipo de series.

Sería genial una segunda temporada. Y una tercera, una cuarta y una quinta. Aunque confieso que más que el avance de la trama o el exterminio del malo (el antagonista es genial), preferiría ver muchos cortos de peleas, combos y patadas. Esta no es de esas series en que al terminar un capítulo uno se quede desesperado por ver otra. Definitivamente no es la historia.

 

Por Lorena Medel, periodista

 

Daredevil

Temporadas: 1
Capítulos: 13
Creador: Drew Goddard
Dónde verla: Netflix
Calificación en IMDb: 8,9
Trailer:

También te puede interesar: