Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 23 de abril, 2021

“Behind the Curve” (2018): La teoría de la tierra plana

Novelista, Analista internacional Sascha Hannig

Tomando el caso de los terraplanistas, este documental muestra cómo se articulan, validan, difunden y popularizan las teorías conspirativas y lo difícil que es razonar con aquellos que las han aceptado como una verdad.

Sascha Hannig Novelista, Analista internacional

Resulta preocupante que, con todos los avances que la humanidad ha alcanzado en las áreas del conocimiento científico y la racionalidad, las teorías conspirativas sean tan populares y tengan séquitos que encuentran en ellas un refugio “lógico” para explicar la realidad. En la era de la posmodernidad, la verdad es lo que nos hace más sentido o nos da más felicidad, sea cual sea el costo. Entonces, ¿cómo es que una persona normal puede llegar a creer en los antivacunas o los terraplanistas? Behind the Curve, un documental disponible en Netflix, muestra cómo se articulan, validan, difunden y popularizan las teorías conspirativas y lo difícil que es razonar con aquellos que las han aceptado como una verdad.

Pareciera fácil ridiculizar a alguien que asegura que la tierra es plana. La idea suena arcaica, anticientífica y, además, es de las teorías conspirativas más difíciles de justificar, pues no se basa en explicar lo desconocido o en otorgar una visión alternativa a una discusión, sino en cambiar una creencia que se ha aceptado por siglos y, en algunas culturas, por milenios. Pese a lo anterior, los terraplanistas han ganado adeptos en los últimos años. Seguidores que no están locos (en el sentido clínico de la palabra) y que se juntan en convenciones que albergan a miles de personas para discutir las distintas corrientes paralelas que intentan demostrar científicamente que la tierra es plana. Este es precisamente el argumento del documental que en español se llama “Tan plana como un encefalograma” publicado en 2018 por Netflix, y que abre una ventana a un mundo que, incluso en Chile, tiene cada vez más adeptos.

Lo interesante del documental es que, en vez de buscar desenmascarar a los terraplanistas buscando expertos que los desacrediten o simplemente mostrando evidencia científica, les da un micrófono y una cámara y les permite contar su versión de la verdad, e invita a la audiencia a evaluar con criterio lo que está viendo. Esto, al punto en que si uno deja el documental a medias, uno puede creer que es una obra de propaganda financiada por estos grupos. Sin embargo, al mostrar la realidad de quienes defienden la teoría y verlos intentar probar sus fundamentos con experimentos que, spoiler alert, no funcionan, que este grupo acaba desnudando su realidad por sí mismos.

El factor social y las cámaras de eco

El primer aspecto que se destaca en este documental es el perfil de los creyentes. Muchos de los seguidores de esta teoría muestran cómo unirse a estos grupos significó entrar en un “espacio seguro” donde no son juzgados o donde pueden crear una identidad y socializar. En suma, la entrega muestra cómo algunas personas socialmente excluidas se acercan a estos movimientos en busca de aceptación, convivencia e incluso una relación amorosa. El medio para llegar a ellos va desde videos en internet hasta convenciones, y quienes se integran a este movimiento, a menudo también creen en otras teorías conspirativas: como la anti-vacunación, los reptilianos o los cuestionamientos a las misiones al espacio. Es decir, habría una predisposición psicológica o social para que estas teorías se vuelvan atractivas.

La ciencia como justificación

Una vez que el individuo se sumerge en este mundo, comienza a deformar la realidad y sus creencias para poder pertenecer a dicho exclusivo grupo de terraplanistas. Esto es algo similar a lo que ocurre con las sectas, pero hay una gran diferencia: la búsqueda de justificar la teoría con el método científico. Y es que la teoría de la tierra plana busca darse sentido por medio de explicaciones científicas. Para ello replican los instrumentos con los que conocimiento científico valida los descubrimientos y la información: modelos matemáticos, papers publicados, libros e incluso el testimonio de “expertos”. Esta es, según el documental, una de las grandes razones de la validación que estos grupos le dan a la tierra plana, y que hacen dudar a las personas que los contradicen.

El documental invita a pensar, a poder identificar las razones que llevan a una persona a creer una teoría que para otros podría sonar descabellada. Es, más que una ventana para burlarse de estos grupos, una invitación al pensamiento crítico, a entender las bases de la posmodernidad en sus ejemplos más radicales y una invitación a reflexionar para no caer en estas deformaciones de la realidad.

En Netflix. Trailer aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO