Por más que en sus declaraciones el Presidente Boric quiera cerrar el “caso indultos”, los hechos dicen otra cosa. Ayer, en un tono molesto ante la prensa, señaló que era un tema que quería dar por “zanjado” luego de negarse a contestar si, al momento de indultar a “condenados del estallido” estaba al tanto del largo prontuario de uno de ellos, Luis Castillo, quien no solo tiene historial judicial sino que también político. Así lo muestra una investigación de El Líbero donde queda clara su relación con el Partido Comunista y el Frente Amplio. De ahí que la polémica seguirá presente en La Moneda. “Lo que no tiene perdón es la puesta en escena y la falla fue de Boric. Indultar es cubrirse con el manto de la atribución presidencial, decidir y cerrar el capítulo a cal y canto”, dice en El Líbero el analista político Víctor Maldonado.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta