La cancha está rayada y la pelota ahora está en el lado de la política. Será responsabilidad de sus representantes hacer un buen partido para enfrentar con éxito un nuevo proceso constitucional. Así como en Qatar se viven momentos clave de las semifinales, Chile enfrenta una nueva -¿y última?- oportunidad de escribir una Carta Magna de consenso. Tras el triunfo del Rechazo, vivimos un “segundo momento del noviembrismo”, como dice José Joaquín Brunner, de ahí la importante tarea que recae ahora en el Congreso que “deberá aprender de los errores y encauzar una reforma constitucional que tenga como base el cumplimiento efectivo de las reglas”, advierte la exconvencional Constanza Hube. De fallar ahora… ni a la FIFA se podrá ir a reclamar.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta