Señor Director,

La situación del sistema de salud es crítica, pero podría ser catastrófica, si el Gobierno no hace nada. Una historia similar a la de la película “No mires arriba”, pero estamos en la versión chilensis, con cuatro Gobiernos y varios parlamentos responsables de no avanzar en esta materia, ya desde 2010 con la eliminación de las facultades de la Superintendencia con la tabla de factores, hasta la modificaciones del Plan Garantizado de Salud a un Plan de Salud Universal del gobierno de Piñera.

Igual que en la película, la clase política es incapaz de dar soluciones. En nuestro caso, el Congreso tiene durmiendo tres proyectos que pueden resolver el problema de las isapres y de Fonasa, dado que el anterior parlamento de izquierda, no quería avanzar porque no era lo que satisfacía a la coalición.

La llamada “centroderecha”, tampoco fue y ha sido capaz de avanzar en una solución real. Para desgracia de Chile, para ambos sectores, sí había -y hay tiempo- para debatir temas constitucionales que hoy son la última prioridad de los chilenos, según CEP.

La catástrofe será gigantesca si es que no se hace nada, y lo digo pensando en los 3,2 millones de compatriotas que son beneficiarios de isapres, que en mayor medida están en tratamientos crónicos o con alguna preexistencia, y los más de 14 millones de millones que están en Fonasa luchando por una atención digna, esperando años para ser atendidos.

Parece ser más cómodo “No mirar arriba”, así como en la película, como si nada pasara, cuando no es una opción, porque las necesidades sociales de Chile deben ser nuestra prioridad, pese a que para algunos, al parecer, hay temas más importantes.

Agustín Romero Leiva

Diputado de la República, Partido Republicano

Deja un comentario

Cancelar la respuesta