Hay un dicho popular que dice “hazte la fama y échate a dormir”, en relación a quien logra hacerse de una reputación y ésta prevalece.

Parece ser que ese es uno de los grandes karmas que arrastra la Macrozona Sur de nuestro país, y en especial La Araucanía, que producto del conflicto y la ocurrencia de hechos de violencia en la zona, hace que algunas situaciones que se dan por sentadas para los habitantes de otras regiones del país, no lo sean por allá.

Y es que esta “mala reputación” se ha convertido en un problema, cuyas consecuencias afloran en distintos aspectos del desarrollo regional, especialmente en cuanto al desarrollo de inversiones.

Todo negocio tiene su riesgo y el que un emprendedor o empresario pueda contar con ciertas seguridades en su inversión es clave.

En este rol entran las empresas aseguradoras, que a través de distintas pólizas ofrecen coberturas y certezas a quienes se atreven a crear o hacer crecer sus negocios. Pero en La Araucanía esto se ha vuelto especialmente difícil en el último tiempo. Diversos actores advierten de un evidente éxodo de aseguradoras disponibles a contratar hoy en La Araucanía.

Fuga de las aseguradoras

Andreas Köbrich, secretario ejecutivo de la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco (SOFO), explica a El Líbero lo complicado de la situación actual para acceder a seguros en La Araucanía.

“La situación pasó de difícil, estamos en un estado donde simplemente hay muchas compañías que se han retirado de la región, y ya no están cubriendo algunos riesgos. Claramente no se trata solo de una tarifa distinta, sino que no hay cobertura de riesgo. En ese sentido es mucho más factible ser agricultor, transportista, forestal y otros rubros en otras regiones que acá”, manifiesta con preocupación el representante de la asociación gremial.

La apreciación es compartida por Patricio Santibáñez, presidente de la Multigremial de La Araucanía, quien tiene una visión clara, respecto a que el factor de carencia de seguros disponibles, ha contribuido a complejizar altamente el desarrollo de negocios en la región, al exponer al empresario a asumir de manera solitaria riesgos adicionales al del propio negocio en desmedro de otras zonas del país.

“En general el empresario relativamente más grande, más consolidado, ocupa sistemas de leasing que vienen con seguros, y ahí generalmente no hay tanta complicación. El problema es para los empresarios que operan en las zonas más conflictivas y probablemente con maquinaria. Ahí obviamente sí hay problemas para tomar seguros, en los rubros forestal, agrícola y construcción, entre otros, todas áreas donde trabajar sin seguros es sumamente complejo”, señala Santibáñez.

Sin embargo, se hace evidente una situación aún más grave: la fuga de empresas aseguradoras y la inexistencia de acceso a contratar seguros.

De acuerdo con el secretario ejecutivo de la SOFO, no existe un dato certero de cuántas compañías ya han abandonado la región, pero asegura que la situación ha sido constantemente expuesta por los asociados de su agrupación gremial.

“Normalmente, las compañías manejan el riesgo a través de tarifas, tasas y deducibles distintos, y este es el primer costo que tiene el propietario mismo. Años antes teníamos diferentes deducibles y tasas en diferentes comunas, pero hoy llegamos al punto donde simplemente no hay contratación de pólizas«, plantea.

«Ya el tener condiciones diferenciadas con el resto del país suena injusto, toda vez que en volúmenes grandes hay un cierto concepto de solidaridad. El negocio es compartir riesgo, donde el mayor riesgo lo asume el propietario o quien hace la inversión, y lo que hace la compañía es compartir el riesgo a través de una póliza, pero en estos momentos cuando simplemente no ofrecen o retiran las pólizas que se mantenían vigentes, te dejan solo”, sostiene Köbrich, quien agrega que “si La Araucanía se queda sola, a su propia suerte, la inversión se empieza a alejar”.

SOFO: “Nos hemos quedado prácticamente sin seguros de maquinaria”

El que exista un panorama complejo para acceder a seguros es un factor de dificultad importante, pero la no existencia de oferta es un escenario aún peor. Así lo explica el secretario ejecutivo de SOFO, quien detalla el estado en que hoy se debe navegar a este respecto en La Araucanía.

“Nos hemos quedado prácticamente sin seguros de maquinaria. Algo hay en algunos leasings todavía, pero en una manera mucho más restrictiva. En el caso de seguros de sementera -es decir de riesgo en cultivos- ,hay una empresa que se ha mantenido, pero antes eran tres. En seguros para infraestructura, tanto productiva como de casa habitación, abiertamente las compañías no están asegurando, donde a veces son casas nuevas, que están a corta distancia de buenos accesos, de bomberos y otros servicios que antes formaban parte de las condiciones para acceder a seguros”, explica Köbrich.

Así también lo relata un agricultor que pidió mantener la reserva de su identidad. “Antenoche me entraron a robar a una bodega que tengo en el campo al lado de la carretera. Es la cuarta vez. Ni siquiera llamé a Carabineros o la PDI, para no perder el tiempo.  Y ahora, como guinda de la torta, me acaba de llamar mi corredora de seguros para avisarme que no me renovaron el seguro de la casa del campo. Es nueva y está a 4 km de los bomberos, en un sector donde no ha habido atentados. Solo por el hecho de estar en la Región de La Araucanía”, señala.

Al respecto, Andreas Köbrich apunta que “cuando uno tiene un siniestro grande uno puede comprender que no te renueven una póliza, pero aquí no se han renovado pólizas que llevan años contratadas. Eso duele también, porque el empresario ha pagado por mucho tiempo por esa casa y no ha tenido ningún siniestro, donde de repente simplemente le dicen no te renuevo la póliza, ni siquiera con nuevas condiciones, sino que sencillamente no te renuevan la póliza”.

Santibáñez: “Si no solucionas la siniestralidad, no hay sistema de seguros que aguante”

Patricio Santibáñez, presidente de la Multigremial de La Araucanía, es claro en señalar que esta problemática es absolutamente comprensible, toda vez que existe una situación de siniestralidad que no ha logrado ser resuelta en la zona.

“Uno entiende que una compañía donde su negocio es que los siniestros sean menos que los aportes de los asegurados, le haga el quite donde haya una alta probabilidad de siniestros. No va a haber compañía dispuesta si la siniestralidad se mantiene alta. Aquí el tema pasa por ir solucionando el problema”, manifiesta. 

El representante de los gremios productivos en La Araucanía reconoce que, si bien se ha experimentado una baja en la siniestralidad en el último tiempo, aún el Estado no ha sido capaz de entregar soluciones efectivas, ya que ha habido anuncios, pero no se han logrado concreciones.

“El seguro es una discusión secundaria. Es cierto, todos quisiéramos estar asegurados, pero en la medida que las pérdidas son generalizadas, no hay quién esté dispuesto a poner esa plata. Mi mensaje es que si no solucionas la siniestralidad, no hay sistema de seguros que aguante”, señala Santibáñez.

Por su parte, Andreas Köbrich es claro en señalar que para lograr una solución a esta temática no se trata de poner la presión solamente hacia el lado de las aseguradoras o de los potenciales asegurados, sino que se debe abordar de una perspectiva de trabajo mancomunado entre los actores.

“Tenemos que estar juntos. No se le puede pedir a alguien que venga sólo a hacer pérdida, pero tampoco que venga a hacer sólo ganancia. La región tiene mucha actividad y no se ha encontrado la llave para una solución del tema en La Araucanía. Con las autoridades muchas veces se ha conversado, e incluso en el Plan Impulso que llevó adelante el gobierno pasado se consideraba, pero no se logró nada concreto al respecto”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta