Inscríbete gratis para recibir este informe directamente en tu correo electrónico.

Selecciona aquí cuales quieres recibir:

Una durísima derrota fue la que sufrió el gobierno del Presidente Barack Obama en las midterms celebradas ayer en Estados Unidos. El Partido Republicano volvió a recuperar el control del Senado (pasando de 45 a 52 de los 100 senadores) y amplió su poderío en la Cámara de Representantes (pasando de 226 a 238 de los 435 representantes), dejando al Mandatario  demócrata sin el control legislativo en sus dos últimos años de gobierno.

El diario The Huffington Post, publica una columna de la analista estadounidense Alana Moceri en donde desdramatiza la situación y entrega seis claves para entender el resultado. En primer lugar, advierte de los bajos niveles de participación que tuvo la elección. En ese sentido, señala que cuando la votación es baja “favorece a los Republicanos (hombres blancos) y cuando votan los jóvenes, hispanos y negros, favorece a los Demócratas”.

En otra de las claves, sostiene que el gasto de campaña para estas elecciones fue el más alto de la historia (4 mil millones de dólares), pero que fue invertido en animar a los votantes duros de los partidos, y no a los indecisos.

Asimismo, la columnista agrega la tesis de que “Obama no es especialmente popular”. Si bien cuenta con un 42% de apoyo, relata que la mayoría de los candidatos a senadores demócratas renegaron del Presidente durante la campaña y no quisieron recibirlo en sus estados.

Finalmente, Alana Moceri señala que estos resultados no son proyectables para 2016, pues “habrá más participación y los votantes jóvenes, hispanos y negros, que no votan en las midterms, harán las elecciones presidenciales cada vez más difíciles para los Republicanos. Además, es muy probable que veamos el anuncio de Hillary Clinton como candidata más temprano que tarde, algo que va a animar a los Demócratas”.

Por su parte, el diario El Mundo publica una nota en donde analizan la derrota y dan 10 respuestas a las preguntas que surgen con este nuevo escenario. En primer lugar hacen hincapié en que por primera vez en ocho años las dos cámaras estarán en manos de los Republicanos, lo que significa “una debacle para el Presidente”. Asimismo, se señala que “los demócratas se mostraron débiles incluso en estados tradicionalmente fuertes como Virginia o New Hampshire”.

Respecto de las implicancias del resultado, la nota sostiene que el panorama para Obama se ve difícil para los dos últimos años de Gobierno pues ahora “sólo los republicanos pueden llevar leyes al Parlamento y eso supone que el Presidente debe alcanzar acuerdos o enfrentarse a un bloqueo total”.

La misma situación difícil la verá el Presidente cuando tenga que aprobar el presupuesto para sus reformas y cuanto tenga que hacer nombramientos en su gabinete, pues estos tienen que ser visados por el Senado. “La primera prueba de fuego llegará pronto, ya que el Presidente debe reemplazar al fiscal general Eric Holder”, señala el artículo.

 

Foto: Wikimedia / Gobierno de EEUU.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta