Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 25 de agosto, 2015

Valente e impacto por crisis china: «Es posible que el último trimestre de este año o el primero del próximo, tengamos crecimiento negativo»

Autor:

Uziel Gomez

El economista advierte que el Gobierno no ha dimensionado la crisis y que no ha tomado medidas urgentes, como promover la inversión privada.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El desplome mundial de las bolsas  por la crisis china, bautizado ayer como “lunes negro”, ha desatado una preocupación económica y política por las consecuencias que tendría la desaceleración del que ha sido el motor mundial de las últimas décadas.

Los temores han alcanzado a nuestro país, dado que China es el principal socio comercial que compra el 23,8% de las exportaciones, y como impacto directo de la crisis,  la libra de cobre se derrumbó a US$2,21,  la bolsa tuvo su peor rendimiento diario desde junio de 2013 y el dólar tuvo su mayor valor ($702) en 12 años.

Para intentar calmar los ánimos, el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, aseguró que “Chile tiene una economía sana y buenas condiciones para enfrentar las turbulencias”, pero el socio director de Econsult, José Ramón Valente, analiza para “El Líbero” el impacto de esta crisis, que ya se compara con la asiática de 1997-1999.

-¿Cuál es su análisis de lo que está ocurriendo en China?

-Claramente, la desaceleración en China está siendo mayor de lo que se había pronosticado inicialmente. Tenemos muchos indicadores respecto de eso, como la fuerte caída en los precios de las materias primas, que caen por el déficit de la demanda, las exportaciones industriales que cayeron 8%, y la producción industrial mostró una debilidad muy fuerte. No tenemos datos oficiales del PIB porque los entrega el gobierno, pero francamente a estas alturas el cúmulo de información de precios es probablemente lo que nos da la mejor indicación: los precios del petróleo están en 39 dólares el barril, el cobre ha caído 30% en el último año, y la leche en polvo también ha bajado, que son productos de los que China es un gran consumidor. Eso no puede ser sino una caída en la demanda de China. Tenemos que creerle a esos precios, que  nos entregan información.

-¿Qué otros elementos deben considerarse?

-Otro elemento en la desaceleración que ha sido tomado con mucho nerviosismo por el mercado fue la devaluación del yuan hace más de una semana, y que desató devaluaciones en otros países asiáticos. Entre ellos, la más notoria fue la moneda de Malasia, ha caído más de 10% en el mes y la bolsa 17%. Está generando bastante ruido en la región. Eso ha  hecho que algunos analistas comparen la desaceleración de China y sus efectos con la crisis asiática de 1997, porque se ha expandido y ha contagiado a otros países asiáticos.

-¿En qué fase está la crisis china, tocó fondo?

-Es difícil con China saber cuándo se toca fondo porque no hay datos oficiales del Gobierno, sino solo información que se recoge en base a los precios y datos aislados. Saber la magnitud de los problemas en China es muy difícil y eso es parte de la incertidumbre de los mercados.

-¿Por qué se produce esta crisis?

-A China se le agotó el modelo de desarrollo basado en inversión en  infraestructura y tiene que cambiarlo a un modelo de desarrollo más sustentable en el tiempo, asociado a consumo y servicios, y esa transición es muy compleja.

-Las autoridades han señalado que tienen controlada la situación. ¿Se les ha ido la crisis de las manos?

-Siempre está la esperanza de que con las herramientas de política económica como bajar las tasas de interés, devaluar e inyectar liquidez se puede controlar la economía, pero a veces los procesos son mucho más fuertes y las crisis son inevitables. Eso estamos viendo en China.

-¿Cuál es el impacto de la crisis china en Chile? El ministro de Economía dijo que nuestro país está bien preparado.

-La economía chilena está ligada a lo que ocurre en China a través del precio del cobre y de otras exportaciones. Decir que Chile está bien preparado no es suficiente, como dice el ministro Céspedes. Lo que está diciendo es que Chile tiene bajos niveles de deuda y una política de cambio flexible. Son las dos cosas que uno podría decir que el país está bien preparado, pero no significa que el golpe no sea fuerte. Creo que en Chile nos estamos poniendo una venda en los ojos y no estamos mirando lo que está ocurriendo y la magnitud de lo que eventualmente pueda significar esta desaceleración en China. Me recuerda otras declaraciones poco afortunadas durante la crisis asiática respecto de que Chile estaba muy preparado y que no iba a pasar nada y después tuvimos una recesión en que el PIB cayó 1%, y estuvimos cuatro años creciendo en torno al 2%. Se requiere mucho más que eso para enfrentar esto y tranquilizar a la gente.

-Esta crisis se da en contexto de implementación de reforma tributaria y discusión de la reforma laboral, y bajo crecimiento e inversión en nuestro país. ¿Cómo afecta eso?

-Chile ya estaba con crecimiento muy lento, con una economía bastante golpeada por la política interna y la desaceleración inicial de China. Con este golpe adicional, debiéramos esperar que la economía se resienta aún más y, dado eso, no me extrañaría ver un par de trimestres de crecimiento negativo hacia adelante. No veo que haya reacción de parte de las autoridades para evitar que ello ocurra. Y si lo  traslada a lo que ha ocurrido en otras ocasiones, es posible que a lo mejor el último trimestre de este año  o el primero del próximo tengamos crecimiento negativo.

-¿Podría haber una contracción económica?

-Por lo menos por un par de trimestres sí. El último trimestre del año pasado y el primero de este año fueron de actividad relativamente alta, y la comparación es posible que salgamos con una actividad inferior y por tanto tendríamos caída del producto.

-¿Cómo afecta a las finanzas públicas la caída en el precio del cobre?

-Las finanzas fiscales están doblemente  dañadas porque tenemos bajo precio del cobre y crecimiento. A pesar de la reforma tributaria, de que se han traspasado recursos del sector privado al público, el aumento demasiado impetuoso del gasto público ha hecho que Chile tenga, a pesar del aumento de los impuestos, un déficit fiscal proyectado para este año de 3,5% del PIB, US$ 9 mil millones.

-¿Qué crecimiento estima para este año?

-Chile logrará tasas de crecimiento en torno al 2% por arriba o por abajo.

-¿Qué cambios debe hacer Chile para enfrentar esta crisis externa?

-Claramente la materia más urgente es la reactivación de la inversión privada y hasta el momento no se ha visto ninguna medida en ese sentido, sino todo lo contrario.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: