La resolución del Tribunal Constitucional, que le da esperanzas a Marco Enríquez-Ominami (PRO) para comenzar una cuarta aventura presidencial, vino a desordenar las cosas en Unidad Constituyente, pacto cuyos abanderados se medirán este sábado en una consulta ciudadana y del que ME-O es parte.

Este miércoles el TC acogió por unanimidad una medida cautelar presentada por Enríquez-Ominami y ofició al Servel para que lo incluya en el padrón electoral, lo que le permitiría inscribirse en las próximas elecciones presidenciales de noviembre. El fallo le puso tensión a la consulta ciudadana que protagonizarán Paula Narváez (PS), Yasna Provoste (DC) y Carlos Maldonado (PR) este 21 de agosto y sobre todo, complica la configuración de la lista parlamentaria única. Ambas resoluciones deben estar tomadas antes del lunes 23 de agosto, día que vence el plazo para las inscripciones.

Y aunque la posibilidad de ME-O de inscribir su candidatura por el Partido Progresista (PRO) aún no se zanja, debido a que el Servel tiene hasta el lunes para responder, en Unidad Constituyente la postura es clara -y unánime-: no aceptarán que forme parte de la lista parlamentaria si decide ir como candidato presidencial en primera vuelta. “La inscripción es la ruptura del acuerdo, es la separación de caminos”, asegura Víctor Maldonado, encargado electoral de la DC a El Líbero.

Por su parte, el abanderado del Partido Radical Carlos Maldonado sostuvo que la figura presidencial de la Unidad Constituyente la va a definir la ciudadanía. “Entiendo que, hasta ahora, el PRO es parte de este espacio político y, por lo tanto, su candidato presidencial va a ser el que elija la ciudadanía este sábado, si ellos quieren seguir otro camino y tener otra candidatura presidencial tendrán que seguir el camino propio y dejar este espacio político”.

Misma postura mostró la candidata socialista la mañana del jueves durante el cierre de campaña de cara a la consulta ciudadana. “La fragmentación de la izquierda nunca ha contribuido a ganar elecciones. Ese partido (PRO) tendrá que tomar sus decisiones con responsabilidad y pensando en el interés superior del país como primera consideración”, dijo Narváez. “Ellos forman parte de la Unidad Constituyente. Han estado en las conversaciones para llevar adelante la lista parlamentaria, por lo tanto, creo yo que lo coherente es mantener en ese espacio las decisiones tomadas”, agregó.

Otra candidatura que represente a la centroizquierda perjudicaría al ganador de este sábado en Unidad Constituyente y además, trabaría las negociaciones parlamentarias que aseguran están muy avanzadas. Por ello, desde el bloque emplazaron al representante del PRO a definirse, y le solicitan responder a la brevedad si está de acuerdo con tener un candidato presidencial en común y, por lo tanto, la lista única en la que el PRO solicita al menos 25 cupos. De tomar caminos separados eso además supondría graves complicaciones para el sector a pocas horas de que termine el plazo para las inscripciones de candidatos y listas parlamentarias.

Para Víctor Maldonado, la irrupción de ME-O en la papeleta no solo los perjudica en primera vuelta, sino que opacaría los resultados de la consulta ciudadana. “No nos serviría de nada, sería bastante malo para la candidatura y para la centroizquierda completa, porque estamos ordenados y no debiéramos desordenarnos en este momento crítico”, afirma.

Lunes 23: deadline para las inscripciones y la respuesta del Servel

Las buenas noticias que llegaron desde el TC para Enríquez-Ominami se vieron rápidamente opacadas por un oficio publicado por el Servel que indicaba que no podría incluir en la nómina electoral a Cristián Warner, exasesor de ME-O, quien también había recurrido al máximo tribunal para recuperar sus derechos electorales, por lo que marcaba un precedente para el representante del PRO.

En el oficio, el Servicio Electoral señala que no podría modificar el listado de personas inhabilitadas para ejercer sus derechos políticos en las próximas elecciones de noviembre, pues el listado ya está auditado en el plazo que establece la ley que es 140 días antes de los comicios.

El abogado constitucional Víctor Manuel Avilés explica que “el oficio del Servel analiza el procedimiento normal para entrada y salida de personas con sus derechos suspendidos, pero lo que está sucediendo en este caso es algo distinto”. Asegura que “el TC está señalando que podría estar inconstitucionalmente mal aplicada la medida, entonces no es un caso donde cese la suspensión, sino que más bien se deja sin efecto”. 

Avilés advierte que “es aventurada la posición del Servel”, ya que “uno no deja de cumplir las órdenes de un tribunal que tiene las competencias y la jurisdicción para adoptar medidas”. De hecho, sostiene que el TC podría ordenar que se cumpla la resolución judicial y llegar incluso a involucrar a la Corte Suprema.

Durante la jornada del jueves el oficio del Servel tuvo repercusiones en el círculo cercano de ME-O. “Comienza la cuenta regresiva. El Tribunal Constitucional le da tres días al Servel para devolver a Marco Enríquez-Ominami sus derechos políticos y ciudadanos”, celebraron por Twitter desde el Partido Progresista.

La nueva resolución del TC le pone un plazo de tres días al Servel para cumplir lo dispuesto en el caso de Warner, lo que también afectaría en la situación de ME-O. La cuenta regresiva se cumple el lunes, mismo día que vence el plazo para inscribir las candidaturas presidenciales. El PRO hace notar el apremio con su “tic-toc-tic-toc” en redes sociales.

Además, la defensa de ME-O y Warner, los abogados Ciro Colombara y Aldo Díaz pidieron al TC “que se decreten multas y arrestos en contra del director del Servicio Electoral señor Raúl García”, en virtud del oficio donde “éste se negó a cumplir con lo ordenado por su señoría excelentísima señalando que sólo podría dar cumplimiento a la orden de esta magistratura constitucional a partir del mes siguiente a la elección, privando, en consecuencia, a nuestro representado de su derecho a sufragio para las próximas elecciones”, dice el oficio citado por La Tercera.

Los abogados aseguran en el documento que el organismo “está obligado al cumplimiento de lo que el TC resuelva”. El Servel tendrá tres días más para devolver los derechos políticos a Warner y a Enríquez-Ominami, tiempo en el cual el representante del PRO deberá considerar si se inscribe como candidato presidencial en primera vuelta, tomando un camino distinto al de los miembros de Unidad Constituyente, o se pliega al candidato que triunfe en la consulta ciudadana y mantiene la lista parlamentaria única con el bloque de centroizquierda.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta