Publicado el 13 diciembre, 2020

Selección de las vacunas contra el coronavirus: Cómo el Gobierno apostó por Sinovac, confió en Pfizer y descartó a Sputnik V

Autor:

Maolis Castro

El Ejecutivo, que apostó principalmente por Sinovac, iniciará el proceso de inmunización con Pfizer tras el respaldo de la FDA. En esta carrera contra la pandemia también se asoma un nuevo reto: adquirir las dosis necesarias para una vacunación masiva y acelerar campañas para convencer a casi un 30% de la población escéptica.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando Rusia registró su vacuna contra el coronavirus, Sputnik V, dentro del Ministerio de Salud observaron como una posibilidad aislada dicha adquisición. De acuerdo con fuentes relacionadas con las autoridades sanitarias el escepticismo radicó en la ausencia de información sobre su eficacia y del aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fue la primera en anunciarse en la lucha contra el coronavirus. En agosto, el ministro de Salud, Enrique Paris, aseguró que requería de “todavía más evidencias” para firmar contrato con esta. Pero el tiempo transcurrió y esta opción, sí contemplada en países como Argentina o Venezuela, lució cada vez más aislada de las candidatas a inmunizar a los chilenos. En cambio, otras fueron consideradas, y hasta iniciaron ensayos clínicos en fase III en el país: Janssen, Oxford/AstraZeneca, CanSino y Sinovac.

Todas son distintas entre sí, mostrando niveles diferentes de efectividad y seguridad. Así, Chile apostó a la farmacéutica china Sinovac, llegando a realizar un pedido de 60 millones de dosis y hasta enrolar a 400 voluntarios en estudios clínicos; en segundo lugar por AstraZeneca (14,4 millones) y finalmente por Pfizer (10 millones), según datos del Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke actualizados el 4 de diciembre. Y, además,  forma parte de Covax que intenta garantizar el acceso de vacunas para al menos el 20% de la población de las naciones unidas a este mecanismo.

Pero en esta carrera por vencer al coronavirus destacó el impulso obtenido en los últimos días por Pfizer/BioNTech. Según un alto cargo del Gobierno, existe una gran probabilidad de que esta sea la primera vacuna autorizada y distribuida en Chile. Sobre esta decisión pesa la aprobación del panel de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), y países como Inglaterra y Canadá. “Eso implica que tengamos una importante cantidad de vacunas a finales de año, y la próxima semana podría tener el visto bueno del Instituto de Salud Pública”.

La aprobación es un trámite distinto a la llegada de embarcaciones con las vacunas para su colocación. En La Moneda aclaran que eso se hará en fases distintas. Se espera que en el primer trimestre de 2021 se aplique la inyección al grupo crítico, conformado por casi un millón de personas: trabajadores del sector salud, funcionarios del Estado, Fuerzas Armadas, Carabineros, Gendarmería, entre otros. Continuarían con personas con enfermedades crónicas y adultos mayores de 60 años de edad. El viernes, el Presidente Sebastián Piñera indicó que tenía “buenas noticias” tras encabezar la XV Cumbre de la Alianza del Pacífico: “Hemos logrado grandes avances para asegurar una vacuna segura y eficaz, que esperamos poder tener a disposición y empezar a vacunar partiendo por las poblaciones de riesgo durante los próximos días o semanas”

Las primeras dosis serían cerca de 30 mil, las cuales alcanzarían para inmunizar al equivalente del personal de las Unidades de Cuidados Intensivos del país. Con esta proporción no se lograría una inmunidad de rebaño, sino hasta mediados del próximo año cuando se estima una vacunación masiva. De ahí que se prevé que las medidas de autocuidado sean fundamentales en los próximos ocho o doce meses.

Una logística bajo reserva

El Gobierno prepara desde hace semanas un plan logístico para garantizar el embarque de vacunas, el cual no es adelantado por motivos de seguridad nacional hasta ahora. Solos los contratos con diferentes farmacéuticas internacionales son conocidos; aunque las rutas, cómo será la entrega, entre otros asuntos, son reservados por el Ministerio de Salud.

Pfizer pretende enviar unas primeras dosis y después otras en las próximas semanas. La misma fuente confirma que Chile tiene asegurado con este laboratorio cerca de 5 millones de dosis, en caso que el Ejecutivo “quisiera adquirirlas” en este momento. La importación se consolida como la única alternativa. En el país no hay capacidad de producir vacunas, una realidad parecida a otras naciones de Sudamérica.

El diputado José Miguel Castro (RN) impulsa un proyecto para instalar un centro de producción de vacunas en la región de Antofagasta; pero la iniciativa no alcanzaría aliviar la emergencia. En este caso, una cuota del almacenamiento y conservación estaría en manos de los proveedores. El país contará con equipos facilitados en comodato por la farmacéutica Pfizer para mantener cadena de frío para vacunas contra Covid-19, según respondió el Ministerio de Salud a El Líbero días atrás.

Una campaña para apalancar la vacunación

La vacunación será voluntaria, pero no todos están dispuestos a recibir una inyección. En una nueva encuesta de Criteria Research, un 27% de los sondeados manifestó su rechazo a recibir alguna inmunización, y un 36% dijo estar “algo dispuesto” frente a un 37% que indicó estar “completamente” de acuerdo con vacunarse. De acuerdo con la propia firma se “evidencia las dificultades que supondrá la vacunación masiva en un escenario de tanta desconfianza”.

Hasta noviembre, al menos, el Ministerio de Salud no estaba preparando una campaña para convencer a los escépticos de las vacunas de recibir una dosis contra el coronavirus, precisan conocedores de la institución. Sin embargo, desde el Ejecutivo se ordenó reforzar la información acerca de las vacunas.

Lorena Tapia, miembro del Comité asesor científico de Vacuna Covid-19 del Ministerio de Ciencias, indica para controlar la pandemia se requiere cerca de un 60 o 70% de la población inmunizada. Opina que una vez superada la emergencia se debe continuar analizando a los vacunados, evaluar todo el proceso. “Son autorizaciones de emergencia, previas a una autorización final formal”. 

La infectóloga asegura que los riesgos son “mínimos” respecto a dejar que la pandemia continúe en curso. Chile acumula cerca de 568.000 contagios y 15.782 decesos por coronavirus, y actualmente existe la amenaza de una segunda ola. “Muchos laboratorios dejaron de hacer lo que estaban haciendo para enfocarse en la Covid. Hay un esfuerzo mucho mayor en cuanto a personas y análisis… Eso es inédito, eso ha hecho que se haya avanzado muy rápido”. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO