Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 01 de febrero, 2019

Quiénes lideran las fuerzas políticas venezolanas en Chile

Autor:

Emily Avendaño

Hoy el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), capítulo Chile, entregará un oficio para insistir en la necesidad de la visita de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de DD.HH., a su país. Mañana están convocando a una concentración en la Parroquia Latinoamericana, en Santiago. Además de este grupo, al que se integró Primero Justicia, en Chile hacen vida todos los grandes partidos políticos de oposición de Venezuela: Acción Democrática, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Alianza Bravo Pueblo y Vente Venezuela. Todas estas organizaciones trabajan en conjunto en la coordinación de estas actividades, pero no todas están de acuerdo en sumarse al FAVL.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En los diez días que han transcurrido desde que comenzaron las movilizaciones de calle en contra de Nicolás Maduro, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social de Venezuela ha contabilizado más de 200 protestas en todo el país. Las actividades de mayor magnitud han sido replicadas en Santiago, como el Cabildo Abierto que hubo el 19 de enero y la concentración del 23 de enero, ambas en Baquedano.

Mañana los venezolanos volverán a reunirse, en la Parroquia Latinoamericana de Santiago, porque se cumple el plazo que la Unión Europea dio a Nicolás Maduro para convocar a elecciones –fecha en la que además están llamadas grandes movilizaciones en Venezuela– y hoy el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), capítulo Chile, asistirá a la oficina de la Representante Regional para América del Sur de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Birgit Gerstensberg, para insistir en la necesidad de que Michelle Bachelet, en su condición de Alta Comisionada, visite Venezuela; y también asistirán a la Cancillería a entregar una petición de la Cruz Roja para que el ministerio interceda en que se permita el embarque de alimentos y medicinas hacia Venezuela.

En Santiago, además de esta coalición, que está en proceso de organización, hacen vida representaciones de todos los grandes partidos de oposición: Voluntad Popular (VP), Primero Justicia (PJ), Acción Democrática (AD), Copei, Alianza Bravo Pueblo (ABP), y Vente Venezuela.

Nuestro debate no tiene que ver con la derecha o con la izquierda; sino con la lucha entre un sistema autocrático y otro democrático. Nosotros necesitamos defender los Derechos Humanos, la separación de poderes, el estado de derecho”, afirma Carlos Millán de Acción Democrática.

El Frente Amplio venezolano es una plataforma que nació en Caracas el 8 de marzo de 2018, ante el descalabro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que además de partidos políticos congrega a gremios, sindicatos, estudiantes, organizaciones no gubernamentales, asociaciones, miembros del chavismo disidente, víctimas de la represión, Iglesia Católica, Iglesia Cristiana y otras organizaciones de fe.

En Santiago tuvieron su primera asamblea el 3 de diciembre de 2018 ante la necesidad de coordinar acciones para el 10 de enero de 2019, fecha en la que Nicolás Maduro tomó posesión de la Presidencia, y atendiendo al punto VII del manifiesto dictado por la organización en Caracas: “El Frente Amplio Venezuela Libre anima a la comunidad internacional a continuar reconociendo las luchas democráticas del pueblo venezolano, y a intensificar la presión y las acciones que contribuyan con la salida de la dictadura. La dictadura venezolana es una amenaza para todos los pueblos libres del mundo, y en especial de nuestra América”.

A este encuentro asistieron 35 personas, de partidos políticos (Copei y Primero Justicia), magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, asociaciones civiles, ciudadanos independientes, ONG, Leonardo Rodríguez, hijo del histórico líder del Partido Socialista Aniceto Rodríguez –quien se convirtió en uno de los coordinadores del grupo–, y contó con la presencia de Juan Carlos Latorre, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA).

“Nuestro fin es aglutinar la mayor cantidad de voluntades para lograr la restitución del hilo democrático en Venezuela, desde el exterior. Nuestro interés es coordinar la diáspora y ayudar a canalizar la ayuda humanitaria”, explica Gabriel Cardozo, uno de los articuladores de la organización. En este sentido, el grupo está conformado con ciudadanos que no necesariamente traen un historial de activismo desde Venezuela.

Nuestros objetivos son transversales: el respeto a la libertad de expresión, a los DD.HH., el anhelo de que todos tengan una buena educación, e igualdad de oportunidades. Son grandes necesidades que tienen los venezolanos que no quedan opacadas por diferencias ideológicas”, dice Isabel Massin, representante de Un Nuevo Tiempo.

Rosario Rojas, otra de las coordinadoras del grupo, explica que el oficio que entregarán hoy es una comunicación necesaria, en aras de ser consistentes con acciones previas que han realizado como comunidad de venezolanos en Chile. En agosto dirigieron cartas a Bachelet a sus oficinas en Ginebra y Nueva York; y dejaron también una copia en la sede de su fundación Horizonte Ciudadano. También han dirigido misivas a todos los países que integran el Grupo de Lima y Estados Unidos.

“Hubo muchas críticas a la MUD porque solo la integraban partidos políticos. Esto es algo más amplio y, como en Venezuela, queremos que esté integrada por distintos sectores, sobre todo para quienes no quieren incorporarse a algún partido. Esta es otra forma de ayudar; y nos sentimos identificados porque es la primera vez que se toma en cuenta a quienes han emigrado y nos piden formalmente incorporarnos”, dice Rojas.

Cardozo explica que el trabajo político de los venezolanos en Chile tomó fuerza en los últimos cuatro o cinco años, cuando la emigración comenzó a aumentar: “Desde entonces se ha venido haciendo un trabajo de hormigas con el fin de tender redes”.

Ayer Juan Guaidó presentó el Plan País: La Venezuela que Viene que propone acciones para recuperar el Estado, “reinsertar al país en el concierto de naciones libres del mundo” y empoderar a los venezolanos para que liberen sus fuerzas creativas y productivas, con prioridades como estabilizar la economía, atender la emergencia humanitaria, reactivar la industria petrolera, asegurar el acceso universal a servicios públicos de calidad, garantizar la seguridad ciudadana y la seguridad jurídica.

Desde el Frente Amplio venezolano afirman que entre sus próximas actividades estará difundir los pasos para consolidar este proyecto.

No todos los partidos venezolanos están en el FAVL

Primero Justicia –el partido de Henrique Capriles y Julio Borges– es una de las organizaciones políticas que decidió unirse al Frente Amplio de Venezuela. Roberto Becerra, uno de sus representantes en Chile, asegura que llevan más de cuatro años trabajando en el país pero que su actividad se ha incrementado el último año con la llegada masiva de venezolanos (se calcula que en 2018 ingresaron alrededor de 150.000).

“Cuando los militantes deciden migrar, y se lo informan a la estructura nacional, allí se les indica a quien deben contactar acá. Además, en las actividades recientes se ha ido sumando mucha gente”, dice Becerra. Explica que el trabajo del partido en Chile ha consistido además en hacer lobby y buscar apoyos a la causa venezolana en las colectividades chilenas, entre diputados y senadores.

Nuestro fin es aglutinar la mayor cantidad de voluntades para lograr la restitución del hilo democrático en Venezuela, desde el exterior. Nuestro interés en coordinar la diáspora y ayudar a canalizar la ayuda humanitaria”, explica Gabriel Cardozo, uno de los coordinadores provisionales del Frente Amplio en Chile.

Sin embargo, no todos los partidos políticos se han integrado a esta coalición. Mary Montesinos, de VP, afirma que desde el Frente Amplio en Caracas nunca fue un objetivo replicarse en el exterior, por lo que no están de acuerdo en la conformación de la organización. Pero aclara que no se niegan trabajar en conjunto, pues en efecto lo están haciendo.

Sobre la existencia de VP en Chile –el partido de Juan Guaidó– informa que operan desde el año 2010, cuando todavía eran un movimiento y no un partido político. Desde entonces han hecho lobby con coaliciones políticas de izquierda y de derecha, y su primera misión formal fue armar la MUD en Chile; lograron que se abriera el Registro Electoral y que se inscribieran los venezolanos residentes acá para las elecciones presidenciales de 2012, y han conformado mesas de observación electoral.

Como partido, VP, ha tenido reuniones en la Cancillería, en el Congreso, en el Departamento de Extranjería y Migración y en las municipalidades que concentran a mayor número de sus compatriotas y tienen como lineamiento realizar una actividad al mes, “y somos muy disciplinados en eso”.

Hubo muchas críticas a la MUD porque solo la integraban partidos políticos. Esto es algo más amplio y, como en Venezuela, queremos que esté integrada por distintos sectores, sobre todo para quienes no quieren incorporarse a algún partido. Esta es otra forma de ayudar; y nos sentimos identificados porque es la primera vez que se toma en cuenta a quienes han emigrado y nos piden formalmente incorporarnos”, dice Rosario Rojas, coordinadora provisional del Frente Amplio venezolano.

Isabel Massin, de Un Nuevo Tiempo, coincide en que aún no existe en ningún país una conformación oficial del Frente Amplio fuera de Venezuela. La dirigente destaca que, aunque no se han sumado, AD, PJ, VP y UNT trabajan muy unidos y en conjunto: “Entre nosotros no hay pelea, ni competencia. Nos rotamos la vocería. Todos apoyamos la designación de Guarequena Gutiérrez”.

Agrega que representa a UNT desde el año 2013 y que otras organizaciones tienen presencia al menos desde 2010. “Antes había cierta coordinación, pero no como ahora. Trabajamos juntos haciendo lobby y en la organización de las concentraciones; y si no hemos concretado una alianza de partidos no es por falta de voluntad, sino porque no se ha dado la oportunidad o el tiempo”.

Acción Democrática, por su parte cuenta con un Comité Ejecutivo Internacional, con una seccional en Chile, que responde a los lineamientos emanados desde Caracas. Carlos Millán, miembro de la organización, coincide en que participan en actividades con otros partidos políticos y ONG. Además buscan que las actividades coordinadas desde su país tengan reflejo en el exterior.

“Hay que sacrificar los intereses partidistas en pro del cambio que merece el pueblo venezolano”

Otro tema en el que todas las plataformas están de acuerdo es que a pesar de tener objetivos e ideologías diferentes como organizaciones políticas; todas se han puesto de acuerdo de cara a lograr restituir la democracia en Venezuela.

“Nuestro debate no tiene que ver con la derecha o con la izquierda; sino con la lucha entre un sistema autocrático y otro democrático. Nosotros necesitamos defender los Derechos Humanos, la separación de poderes, el estado de derecho. Tenemos el caso de Juan Guaidó, a quien la extrema izquierda lo acusa de ser de derecha, cuando en realidad pertenece a VP, que es miembro de la Internacional Socialista. Y tenemos partidos como Bandera Roja, que es de izquierda, trabajando en conjunto con Vente Venezuela, que es de derecha; pero todos confluimos en el mismo fin que es el cese de la dictadura; y lograr un gobierno de transición que sea resultado de un consenso para que los cambios sean sostenibles en el tiempo”, subraya Millán.

Nosotros perseguimos un fin mayor, hay que sacrificar los intereses partidistas en pro del cambio que merece el pueblo venezolano”, subraya Carlos Millán, de AD.

Massin asevera que actúan desde un punto de vista absolutamente pragmático. “Nuestros objetivos son transversales: el respeto a la libertad de expresión, a los DD.HH., el anhelo de que todos tengan una buena educación, e igualdad de oportunidades. Son grandes necesidades que tienen los venezolanos que no quedan opacadas por diferencias ideológicas”.

Complementa Millán: “Nosotros perseguimos un fin mayor, hay que sacrificar los intereses partidistas en pro del cambio que merece el pueblo venezolano. La unidad es una gran orquesta que toca en favor del pueblo venezolano”. En este sentido, Millán indica que AD no descarta ser partícipe de algún conglomerado de partidos que permita coordinar a todos los sectores.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: