Publicado el 24 enero, 2021

Qué se espera de la política exterior de Biden para Venezuela: aumento de presión, negociaciones “inteligentes” y más sanciones

Autor:

Maolis Castro

Antes de ser confirmado como secretario de Estados de EE.UU., Antony Blinken llamó al gobernante Nicolás Maduro “brutal dictador” y pidió seguir reconociendo a Juan Guaidó como Presidente interino del país sudamericano. Según tres expertos consultados por El Líbero, la nueva administración no se doblegará ante el régimen venezolano, sino que cambiará de “tácticas” con el fin de lograr un retorno de la democracia. “Será una administración más inteligente en términos de enfrentamiento”, dice el ex diplomático Sadio Garavini.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Días antes de ser designado como jefe diplomático de Estados Unidos, Antony Blinken, calificó al gobernante venezolano Nicolás Maduro como un “brutal dictador” y pidió continuar apoyando a Juan Guaidó como Presidente interino de esa nación. “Necesitamos una política efectiva que pueda restaurar la democracia a Venezuela, comenzando por elecciones libres y justas”, dijo Blinken en su audiencia de confirmación en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el martes.

Se trata de declaraciones que marcan una señal de lo que podría ser la política exterior del Presidente demócrata Joe Biden, quien asumió funciones en la Casa Blanca el miércoles, y que son recibidas con entusiasmo desde los adversarios de Maduro. Carlos Vecchio, embajador de Guaidó en Estados Unidos, respaldó la “contundente posición” del alto cargo estadounidense. Además, estuvo presente en la toma de posesión de la nueva administración.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), destacó cuatro puntos esenciales en el discurso del secretario de Estado del Presidente Joe Biden: “Maduro es un ‘dictador brutal’, los esfuerzos internacionales aún no han dado resultados, se requiere una mejor coordinación internacional y hay que fortalecer la asistencia humanitaria”.

El Líbero consultó a tres expertos en política exterior sobre los posibles escenarios para este país con el nuevo Presidente estadounidense. Todos coincidieron en que Biden, a diferencia del ex mandatario Donald Trump, es un político experimentado que podría conducir a un manejo perfeccionado de las relaciones exteriores. Para Sadio Garavini, ex embajador de Venezuela en Guyana y doctor en Ciencias Políticas, habrá “cambios de tácticas,  pero no de objetivos ni de reconocimiento” respecto a la nación petrolera. “Será una administración más inteligente en términos de enfrentamiento”, explica.

Mariano de Alba, abogado especialista en derechos internacional, considera que el actual Gobierno de EE.UU. podría sorprender respecto al país. “Hay un intento por mostrar a los demócratas como muy débiles en la política exterior, como colaboracionistas. Pero creo que el nuevo secretario de Estado está bastante decidido a aumentar la presión. De eso no hay duda, la pregunta es cómo lo hará”, asegura.

Recuperar el legado de Obama

La internacionalista Giovanna de Michelle observa como un escenario probable que las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos sean “una suerte de sube y baja“, que compara con el experimentado en los gobiernos de Barack Obama, especialmente en su último mandato. Precisamente una relación de ‘subes y bajas’ permite generar acercamientos, pero manteniendo la presión”, señala.

Como episodio álgido destaca cuando Obama declaró “emergencia nacional” por la “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela, y aplicó sanciones individuales a funcionarios del gobierno de Maduro por violar derechos humanos, en 2015. “Eso nos hace pensar que no será una relación de total cordialidad y estrecha cooperación, pero tampoco va a ser una relación de total confrontación como la planteada con Donald Trump”, explica de Michelle.

Biden fue vicepresidente durante la administración de Obama. Cuando era candidato a la Casa Blanca, en repetidas ocasiones, prometió que una de sus principales tareas sería restaurar la democracia en Venezuela. En Miami, donde realizó su campaña por el voto de los latinos, dijo que Maduro es “un dictador, simple y llanamente”, que “está causando un increíble sufrimiento al pueblo venezolano”.

Hay un intento por mostrar a los demócratas como muy débiles en la política exterior, como colaboracionistas. Pero creo que el nuevo secretario de Estado está bastante decidido a aumentar la presión. De eso no hay duda, la pregunta es cómo lo hará”, señala Mariano de Alba, abogado especialista en derechos internacional

De Michelle opina que la crisis venezolana posiblemente no será una prioridad en los primeros meses de gestión de Biden. “Estados Unidos necesita primero ocuparse de los asuntos internos, disipar esta gran polarización entre los estadounidenses, el tema de la pandemia, y de la recuperación económica”, expone.

Sin embargo, la situación del país es uno de los pocos temas que genera consenso en la política norteamericana. En febrero de 2020, cuando las divisiones estaban acentuadas en Estados Unidos, el único momento en que representantes del Congreso y Trump coincidieron fue en ovacionar a Guaidó.

El líder opositor, junto a políticos cercanos a él, impulsaron el tema venezolano en la agenda internacional. El día de la asunción de Biden, el 20 de enero, Guaidó deseó éxito a la nueva administración a través de Twitter: “Seguiremos trabajando en alianza para defender la democracia y estabilidad de la región frente a la amenaza de la dictadura, lograr la libertad de Venezuela y elecciones libres”.

Como contraparte, Maduro pidió al nuevo Jefe de Estado que “supere la demonización” hecha contra “la Revolución bolivariana”.

De Michelle indica que, al principio del período de Biden, existen altas probabilidades de que se produzca uno de los momentos de más tensión con el régimen. “De alguna manera el nuevo gobierno de EE.UU. tiene que hacer ciertas demostraciones de fuerza frente al Gobierno venezolano, eso si quiere realmente abrir un proceso de negociación”.

También consideran que la “revisión de las sanciones”, entre otros mecanismos, puede empujar al régimen a negociar una salida. “En la audiencia de confirmación de la nominada como secretaria del Tesoro no se mencionó el tema de Venezuela, pero sí de forma más general ella dijo que se iban a revisar todos los programas y sanciones“, comenta De Alba.

Mayor coordinación con la UE

La oposición en Venezuela padece un debilitamiento progresivo. Su último bastión de poder, la Asamblea Nacional, fue perdido cuando se abstuvieron de participar en elecciones catalogadas de fraudulentas, en diciembre de 2020. Para De Alba es imposible que el retorno de la democracia a Venezuela sin el apoyo internacional. Considera que la política exterior de EE.UU. puede recuperar una manera “más multilateral”, abriendo “canales de comunicación” con los aliados de Maduro: China, Rusia, Turquía, Irán, Cuba.

De igual modo, Blinken podría jugar un rol determinante al reconstruir otras relaciones. “El nuevo gobierno de Biden va tratar de estar mucho más coordinado con la Unión Europea y con los países de América Latina sobre cómo responder a la situación en Venezuela”, explica el abogado.

De alguna manera el nuevo gobierno de EE.UU. tiene que hacer ciertas demostraciones de fuerza frente al Gobierno venezolano, eso si quiere realmente abrir un proceso de negociación”, comenta la internacionalista Giovanna de Michelle.

Trump ejerció una presión inédita con el fin de cambiar la situación, pero no coordinó con todos los países europeos para ello. “Quiso, a partir de 2019, arrogarse un protagonismo casi absoluto en el tema venezolano, y el tiempo fue demostrando que hacía falta mayor coordinación con la Unión Europea”, indica De Alba.

Según Garavini, el equipo del Mandatario estadounidense está preparado para concretar negociaciones y coordinar con “aliados” del régimen para una eventual salida de Maduro. Opina, además, que Venezuela será uno de los “pocos temas bipartidistas” que generarán consenso entre Biden y sus detractores políticos.

  1. Sergio Menares dice:

    Nuestro escudo nacional dice claramnte POR LA RAZON O LA FUERZA. Cuando se ha cometido un delito , también decimos que al infractor hay que agarrarlo preso ´´por la razon o la fuerza´´. En caso de Venezuela, es lo mismo, el delincuente es Maduro que ha instalado una dictadura en su país. Ha usado trucos y pisoteado la Constitucion y la Democracia a su ´´bel-placer´´. Los militares están hipnotizados (para no decir otra cosa mas fuerte) , la Justicia está en sus manos, el ilegal Parlamento así como la Asamblea Coonstituyente también están en sus manos. Es dueño del 100% del poder. Es un dictador de los peores que Venezuela ya vió. Una de las formas mas seguras de sacarlo del poder y restituir la Democracia, es usando la fuerza.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO