Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 03 de abril, 2019

Próximos desafíos de Compromiso País: Trabajo en regiones, coordinación entre ministerios y crear nuevos indicadores para medir avances

Autor:

Bastián Garcés

Jacqueline Plass, secretaria ejecutiva de la iniciativa del Ministerio de Desarrollo Social, es la encargada de coordinar las 16 mesas que abordan diferentes temáticas relacionadas con la pobreza multidimensional. En entrevista con El Líbero señala que “a partir de las estrategias de intervención tenemos que generar políticas públicas”. Además, adelanta que en las próximas semanas “regionalizarán” el programa y se centrarán en las personas que viven en situación de calle en Valparaíso y el Biobío.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por cerca de tres horas, el Patio de los Cañones de La Moneda se llenó de sillas dispuestas en círculos que fueron ocupadas por 10 ministros, acompañados de subsecretarios, miembros de organizaciones no gubernamentales y representantes del sector privado y la academia. Se trataba de los últimos ajustes antes de que los miembros de Compromiso País le presentaran al Presidente Sebastián Piñera los diagnósticos que las mesas de trabajo han discutido desde octubre para abordar las 16 “áreas problemáticas” de la pobreza multidimensional como educación, agua, trabajo, cárceles y drogas, entre otras.

La iniciativa es el paso siguiente del Mapa de la Vulnerabilidad, proyecto del Ministerio del Desarrollo Social que caracterizó las principales falencias de los sectores más vulnerables del país, en una alianza entre el Estado, el sector privado, la academia y la sociedad civil. Lo que se concretó con la entrega de un documento de casi 100 páginas al Presidente Piñera.

En conversación con El Líbero, Jacqueline Plass, secretaria ejecutiva de Compromiso País, explica que tras esta primera etapa identifican “en qué regiones las carencias son mayores y más dramáticas”. Agrega que “una cosa es que teníamos cifras que sacábamos de la Casen, pero faltaba hacer un diagnóstico acabado y detallado sobre cuál es la población a la que se impacta, el tamaño del problema, en qué regiones son más evidentes estas carencias”. Y adelanta que a partir de la próxima semana en la Región de Valparaíso se comenzará a trabajar en soluciones para personas en situación de calle, algo que se replicará durante los primeros días de mayo en el Biobío.

-¿Cómo se relacionará Compromiso País con el nuevo ministerio del Desarrollo Social y la Familia que se promulgó ayer en La Moneda?

Cuando hablamos que el foco de Compromiso País son los ciudadanos, entendemos que estas personas en problemas están en esta situación junto con su familia o están pasando problemas por la ausencia de su familia. En el caso de la gente que está en situación de calle, por ejemplo, es porque están desvinculadas de sus familias, al igual que los menores que están bajo es el sistema de protección del Sename. Pero, en otros casos, como el de las familias que pertenecen al 40% más pobre y tienen a uno o más de sus integrantes con dependencia moderada o severa, es toda la familia la que están involucrada en esta problemática. En esta caso particular nos hemos enfocado en las 190 mil personas que en Chile ejercen el rol de cuidadores y que de ellos el 71,6% son mujeres. Son personas que no reciben remuneración por ejercer esta sacrificada y noble labor. En ese sentido la razón por la que ayer el Presidente firmó la creación del ministerio de Desarrollo Social y la Familia, es porque había que cambiar el foco desde uno individualista a uno social-familiar.

-Entonces, ¿con esta nueva institución tendrá más herramientas Compromiso País? 

-Queremos que el programa en la medida que vaya generando políticas públicas tenga obviamente muchas más herramientas para dar solución a estos problemas.

Al principio pensamos que estas mesas se iban a reunir una vez al mes, sin embargo, terminaron reuniéndose de forma semanal, porque en la medida que se dieron cuenta de que los problemas que estaban analizando y conociendo eran tan grandes, e impactaban a tantas personas, se generó un sentido de urgencia”.

-¿Cuáles son los desafíos que se vienen ahora para Compromiso País?

-Los desafíos son tremendos porque estamos instalando una nueva metodología. Es una alianza completamente inédita, donde sientas en una mesa al ministro del ramo, a las principales fundaciones que han trabajado en la materia, a empresarios que tienen en su vida personal grandes logros desde el punto de vista de la gestión, y a la academia que ha estado investigando estos temas y que no ha tenido el apoyo de políticas públicas. Esto lo llamamos pares improbables donde el complemento y la suma de las fortalezas de cada uno es la única manera para terminar resolviendo estos problemas de larga data.

-¿Tiene un plazo definido para generar resultados?

-No, porque lo que hicimos fue un diagnóstico y ahora estamos elaborando las estrategias de intervención y en qué sector de la población se enfocan. Por ejemplo, hay 4.910.000 chilenos que no tienen cuarto medio y la pregunta es por dónde se parte, porque lo ideal sería abarcarlos a todos y hacer que se solucione en el corto plazo. Sin embargo, estamos hablando de una cifra que es alta. Entonces, las mesas fueron estableciendo prioridades, en este caso, se definió que partiremos con los que tienen el mayor nivel de escolaridad alcanzado. Así se fueron fijando una serie de indicadores que ahora estamos completando porque la tercera etapa consiste en fijar indicadores con los que podamos medir de forma permanente, porque lo que no se mide no existe.

Índice de Política Social: “Será en base a los resultados de Compromiso País”

-Usted menciona que se ha desarrollado una nueva metodología, ¿en qué consiste?

-Hay una metodología detrás, tanto de la manera en cómo funciona la mesa como en la forma de medir los resultados. En economía existe el IPoM (Informe de Política Monetaria), y en el caso del ministerio de Desarrollo Social, por ley, tiene que entregar un IPoS (Índice de Política Social), que se da en septiembre y que será en base a los resultados de Compromiso País. A partir de las estrategias de intervención tenemos que ir generando políticas públicas y, en la medida en que se generen, nos aseguraremos de que el problema se vaya abordando en los plazos que se han establecido. Hay situaciones en las que si encontramos voluntad entre las partes podremos llegar a solucionar problemáticas en tres o cuatro años. Pero en el tema de los campamentos, por ejemplo, que como país no hemos sido capaces de resolverlos en 50 o 60 años, no podemos ser populistas y decir que lo vamos a solucionar en 2 o 3 años. El catastro de campamentos entre 2011 y 2018, en el que pasaron 7 años entre ambas mediciones, mostró que mientras pensábamos que los campamentos iban disminuyendo la realidad fue que estaban aumentando, y que en Chile hoy hay 222 campamentos, un 70% más que en 2011.

-Se creía que se estaba avanzando, pero al final no fue así…

-Exactamente, entonces se tiene que existir un sistema de monitoreo permanente. No podemos hacer un catastro cada 7 años, porque ¿qué pasa con las zonas de riesgo donde están instalados actualmente los campamentos? ¿Cómo abordamos eso? La Fundación Techo nos venía diciendo que por cada familia que sale de un campamento, en los últimos años, están entrando dos. Por eso es tan importante medir en forma permanente todos estos problemas porque son súper dinámicos.

-¿De qué manera será la coordinación entre los ministerios?

-Ayer dimos a conocer la magnitud del problema y las líneas de acción que cada mesa ha establecido como prioritarias para comenzar a trabajar. Pero todo ocurrido desde el punto de vista vertical, cada ministerio, cada mesa ha trabajado con las complejidades que en cada sector ocurren. El gran desafío que tiene Compromiso País es trabajar de forma horizontal. Por ejemplo, en el tema de integración digital sabemos que si no tienes conexión a internet ni una buena calidad en el servicio,  eso impacta en los problemas que tiene el sistema de educación, salud y trabajo, que están interconectados. Entonces, en este caso, la integración incide en las mesas de Compromiso País que ven temas de salud, educación y trabajo. La forma de trabajar será integrando a otros ministerios y yendo a regiones, porque sabemos que estos problemas no solo ocurren en la Región Metropolitana.

En el caso del Ministerio de Desarrollo Social, por ley, tiene que entregar en septiembre el Índice de Política Social, y será en base a los resultados de Compromiso País”.

-¿Y cómo será el trabajo en regiones que usted plantea?

-Sabemos en qué regiones las carencias son mayores y más dramáticas, pero esto no significa que las 16 mesas se replicarán en todas ellas. Habrá regiones en donde, eventualmente, trabajen tres mesas, en otras cinco e incluso en algunas solo una. En ese sentido, el problema de personas en situación de calle no es una problemática de la Región de Magallanes, sin embargo, la mesa  dedicada a ese tema comenzará a trabajar la próxima semana con la misma metodología en Valparaíso y a partir del próximo mes en la Región del Biobío, con empresarios, fundaciones, universidades locales, y las respectivas seremis.

“Estamos analizando cuáles deben ser los cambios a las normativas que permitan acelerar la implementación de soluciones duraderas”

-A usted le ha tocado coordinar el trabajo de grupos que, como se ha dicho, están juntos de manera inédita. ¿De qué manera ha llevado adelante ese rol?

-Ha sido fácil, porque el sector privado ha tenido una disponibilidad de entrega de horas hombres que es alucinante, de una tremenda generosidad. Al principio pensamos que estas mesas se iban a reunir una vez al mes, sin embargo, terminaron reuniéndose de forma semanal, porque en la medida que se dieron cuenta de que los problemas que estaban analizando y conociendo eran tan grandes, e impactan a tantas personas, se generó un sentido de urgencia. Y en eso, el sector privado juega un rol clave en la mirada de gestión y rapidez que a los que trabajamos en el Estado no nos permite tener porque los procesos son más lentos y burocráticos. El 22 de octubre en La Moneda nos reunimos 71 personas que eran los que habían sido invitados a trabajar en las 16 mesas, hoy son más de 270 personas las que están trabajando o en las 16 mesas o en las 20 submesas de trabajo que se han creado, que ven modificaciones reglamentarias o legales que son necesarias de hacer en el corto plazo para lograr las propuestas de la mesa.

-¿Se ha evaluado realizar cambios que pasen por el Congreso?

-En un principio estamos trabajando con los cambios a los reglamentos, pero también estamos analizando cuáles deben ser las modificaciones, si es que las hay, a las regulaciones y normativas que permitan acelerar la implementación de soluciones duraderas. Y si hay que llegar al Congreso, encantados llegamos al Congreso.

-Al momento de establecer un diálogo político, ¿es una ventaja trabajar con el mundo privado y la sociedad civil para plantear cambios legislativos?

-Absolutamente, porque todo el Congreso, senadores y diputados, fue consultado para establecer las prioridades de las mesas. Ellos también fijaron las urgencias, eso trae un beneficio porque ha sido muy participativo al momento de establecer estas 16 problemáticas.

“Si la metodología muestra resultados en el corto y mediano plazo, no tengo ninguna duda de que el gobierno que siga continuará con Compromiso País”

-Usted ha mencionado varios de los ejes de Compromiso País, pero ¿cómo se abordará el problema de personas con consumo problemático de alcohol y drogas tras el anuncio del Presidente en la materia?

-Chile lamentablemente, como lo anunció el lunes el Presidente de la República, ocupa un triste lugar en la región con relación al consumo problemático de alcohol y drogas. Y para Compromiso País fue relevado como una de las 7 primeras urgencias nacionales. En Chile más de 94 mil estudiantes entre octavo básico y cuarto medio tienen consumo problemático de alcohol y drogas, por lo tanto, el gobierno se hacen cargo de este tema a través del modelo de Islandia en el cual se pone foco en la familia en primer lugar, en segundo lugar, en la escuela y después en la sociedad, y desde Compromiso País trabajamos en diferentes instancias que van en la línea de Elige vivir sin Drogas.

Cuando hicimos las invitaciones a las fundaciones, a los empresarios, a los decanos, muchos de ellos nos preguntaron que por cuánto tiempo era y la respuesta siempre fue: ‘Hasta que demos solución a problemas ciudadanos que son urgentes y que no pueden esperar, Chile no se puede dar el lujo de tener un 20,7% de la población viviendo en pobreza multidimensional'”

-¿Se buscará que Compromiso País sea un programa que trascienda este gobierno?

-Totalmente, nosotros no estamos trabajando para este gobierno, porque tenemos claro que estos problemas no han sido solucionados por ningún gobierno en forma específica y que deben ser asumidos por el actual y los venideros de manera responsable. Creemos que si la metodología que hemos propuesto para trabajar muestra resultados en el corto y mediano plazo, no tengo ninguna duda que el gobierno que siga va a continuar con este programa tan único y ambicioso como Compromiso País. De hecho, cuando hicimos las invitaciones a las fundaciones, a los empresarios, a los decanos, muchos de ellos nos preguntaron que por cuánto tiempo era y la respuesta siempre fue: “Hasta que demos solución a problemas ciudadanos que son urgentes y que no pueden esperar, Chile no se puede dar el lujo de tener un 20,7% de la población viviendo en pobreza multidimensional”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: