Hace una semana Argentina vivió momentos de tensión. Un hombre sacó una pistola y la gatilló frente a la vicepresidenta Cristina Fernández, al bajarse del auto frente a su casa y saludar a sus adherentes.

El atacante era un hombre de 35 años, de nacionalidad brasileña y padre chileno. Portaba una pistola calibre 32 que estaba cargada. Y aunque gatilló dos veces el arma no consiguió disparar.

La situación llevó a que el Presidente Alberto Fernández decretara feriado nacional «por la paz» y manifestantes se congregaron en las calles, lo que causó criticas desde la oposición por el posible uso político del hecho.

Todo esto, mientras la ex Mandataria enfrenta un proceso judicial por la llamada “causa Vialidad», en la que está acusada de presunta asociación ilícita y administración fraudulenta de fondos públicos, cargos por los cuales la Fiscalía pidió 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. 

En un nuevo Especial Mirada Líbero el periodista argentino Luis Rosales estuvo en Chile para cubrir el plebiscito para el Canal A 24. El también excandidato a vicepresidente de esa nación, conversó sobre las consecuencias políticas en Argentina, tras este acontecimiento.

«Se había generado un clima complejo, con una vicepresidenta atacando una decisión judicial»

«Cristina no toleró ser puesta en el banquillo de los acusados, y comenzaron a armar junto a sus seguidores un clima, con gente en la puerta de su casa, convocados por el kirchnerismo, a partir de esta idea de hacerle un soporte a la vicepresidenta», explicó el periodista.

Agregó que la situación «fue generando un clima complejo, de una vicepresidenta atacando fuertemente una decisión judicial. Tendría que haberse concentrado en defenderse en la justicia, en buscar argumentaciones».

Respecto al intento de magnicidio en sí, Rosales explicó que «la custodia estuvo muy mal, no parecía tomarle la magnitud de lo que había sucedido. Cristina estuvo seis minutos más saludando a la gente, después de que el atacante se intentara escapar. No la protegieron ni se la llevaron a su casa».

«Se estaba poniendo en marcha un proceso de victimización de Cristina, y esto le venía al pelo»

Sobre el ambiente que se generó en el país trasandino tras este ataque, el periodista especializado en temas internacionales, señaló: «Vino el escepticismo en Argentina. Está todo dividido, con una mitad de argentinos que no creen en este atentado y piensan que fue todo armado para victimizar a Cristina, porque ese era el guión de lo que se venía haciendo».

«Se estaba poniendo en marcha un proceso de victimización de Cristina, y esto le venía al pelo, era ideal que un atacante atacara y no se disparara el arma», comentó.

Rosales agregó: «La mitad de la Argentina descree de esto, y la otra mitad lo considera el hecho más grave de la historia argentina, merecedor de un feriado nacional ridículo, y de una marcha a la Plaza de Mayo, en la que el kirchnerismo enervaba los ánimos».

«Hay un intento de capitalización política de este hecho»

En su análisis, afirmó que «sin duda hay manipulación e intento de capitalización política de este hecho. Algo de tal magnitud produce efecto político». Y lamentó: «El Presidente perdió una oportunidad única para lograr conciliación y pacificación».

En relación a las consecuencias políticas de este hecho, Rosales sostuvo que «dentro de la interna oficialista del gobierno, Cristina termina muy fortalecida con esto, es la líder indiscutida de ese sector«.

«Al ministro Massa esto le viene muy bien»

Rosales se refirió, además, a otras consecuencias del caso. «Para el actual superministro de Economía Sergio Massa, que está tratando de resolver algunos efectos económicos con algunas recetas intolerables para un populismo bien entendido como es el kirchnerismo, esto le viene muy bien, de una forma muy sagaz… que el país discuta otro tema y nadie le preste atención a lo que él esta haciendo en Washington, tratando de apagar en algo el fuego de la crisis económica argentina».

Y precisó: «Más allá de que sea o no organizado, yo no lo creo, hay un aprovechamiento para centrar la atención en esto y correrla un tanto del devenir del plan económico, que puede ser costoso y doloroso para algunos sectores».

«El kirchnerismo siempre encuentra cualquier pretexto para politizarlo«

Sobre el caso judicial que enfrenta la vicepresidenta de Argentina, el periodista de A 24, planteó: «Recién Cristina podría ser sancionada en años, por eso este adelantamiento de la victimización es ridículo, pero el kirchnerismo siempre trabaja así, encuentran cualquier pretexto para politizarlo, exagerarlo, amplificarlo y llevarlo para su lado, con el objetivo de domesticar a la sociedad y poner en marcha las fantasías populistas».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta