Como parte de la participación de Ediciones El Líbero en la 41° edición de la Feria Internacional del Libro de Santiago, este miércoles se desarrolló en la sala Camilo Mori de la Estación Mapocho el conversatorio “Leyendo a Chile”.

En él, el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, entrevistó a tres autores que han publicado recientemente libros con la editorial, como Pepe Auth (“Contra la corriente”), Hernán Cheyre (“Un decálogo para que Chile vuelva a progresar”, en coautoría con Mauricio Rojas) y Gabriel Zaliasnik (“El león enfermo y los zorros”).

Auth: “La percepción de Boric y los suyos se encontró con el estallido electoral del 4 de septiembre”

Sobre el actual momento que atraviesa nuestro país, el ex diputado Pepe Auth señaló que hay varias dimensiones para analizar, “y todas son dimensiones que nos muestran una coyuntura conceptualmente de crisis”.

“Hay corrientes de evolución y transformación de la sociedad chilena y también constantes que muchos olvidan, porque después de cada elección se lee como que el mundo se hubiera corrido en una dirección o en la otra y como suele ser el ser humano, se tropieza con la misma piedra. Por ejemplo, con Bachelet 2 creímos que el país había mirado a la izquierda, con Piñera 2 se dijo que viramos a la derecha y había que revertir todo lo hecho, con el estallido se pensó, y luego refrendado con la elección de Boric, que nuevamente el país había girado a la izquierda y bueno, la percepción de Piñera de la derecha se encontró con el estallido, la percepción de Boric y los suyos se encontró con el estallido electoral del 4 de septiembre, lo que te muestra que el país finalmente no se transforma de la noche a la mañana, sino que evoluciona”, agregó. 

A juicio de Auth, “como somos maniacodepresivos los chilenos, acostumbramos a pensar que las cosas que ocurren, ocurren para siempre, que se dio vuelta la tortilla y que el país ya camina en otra dirección”, y dio ejemplos de por qué eso no es así.

“El otro día le preguntaba a una asamblea qué tienen en común los últimos cuatro candidatos presidenciales victoriosos en Chile: Piñera 1, Bachelet 2, Piñera 2 y Boric… los cuatro eran candidatos de la oposición. Hace cuatro elecciones seguidas que la oposición gana las elecciones presidenciales (…). ¿De qué nos habla eso? Primero, de los difícil que es gobernar por muchas razones, pero hay una que es muy relevante y se visualiza poco, que es la incapacidad de los gobiernos de controlar la agenda”, sostuvo.

Sobre ese tema, el experto electoral señaló que la situación actual difiere de la que había en los años 90, cuando se sucedieron los gobiernos de la Concertación: “Antes cuando un ministro de Hacienda anunciaba un plan de recuperación, ordenaba la conversación durante dos semanas. Hace unos meses el ministro Mario Marcel entregó su plan de recuperación y no duró ni una hora el mensaje”.

Cheyre: “Lo que más echo de menos es la capacidad de ponerse de acuerdo. Sin eso soy bastante pesimista”

Para el economista y académico de la Facultad de Economía y Negocios UDD, Hernán Cheyre, la lectura que se puede hacer de Chile hoy es preocupante.

“Lamentablemente la economía está mala por dos razones. La primera es porque los niveles de actividad están cayendo, los niveles de consumo van a caer, el empleo va a caer, y viene un ajuste recesivo que es inevitable y que fue producto del festival de gasto que tuvimos el año pasado que nos significó crecer una brutalidad, que es algo que era insostenible. Ahora estamos pagando la resaca que ocurrió en ese minuto. Pero es algo que pasa, que es doloroso, que tiene su comienzo y que en algún momento va a terminar”, sostuvo.

“Mi preocupación central es que Chile perdió algo mucho más grave, que es la capacidad de crecer. El potencial de crecimiento es bajísimo. En algún minuto llegó a ser 5%, y hoy estamos en 2,3%. Es absolutamente insuficiente”, agregó. 

Al respecto ahondó en la temática de su libro “Un decálogo para que Chile vuelva a progresar”: “Como el gobierno dice que se necesita un sistema ‘como lo hacen los otros países’ donde el Estado sea mucho más fuerte, lo que hicimos en nuestro libro con Mauricio Rojas fue ver países que han sido exitosos en el mundo, que saltaron el umbral del desarrollo. Por ejemplo, Suecia, Corea, Taiwán, Australia, Nueva Zelanda, Irlanda y Noruega. Si uno tuviera que sacar una conclusión central de lo que hicieron esos países, es que avanzaron en la lógica de un Estado que no era un Estado poderoso que hacía todo, sino que era un Estado que facilitaba las cosas para que los emprendedores privados pudieran tirar el carro de la economía y lograr mayor crecimiento”.

“Lo que más se destaca es la capacidad que tuvieron esos países de llegar a acuerdos (…), cada uno cediendo un poco, pero avanzaron en una cierta línea (…). En Chile lo que más echo de menos es esa capacidad de ponerse de acuerdo. Sin eso soy bastante pesimista para lo que viene. Ahora se está tramitando una reforma a las pensiones en que hay opiniones muy distintas. Bueno, va a haber que ponerse de acuerdo, dejar las posturas maximalistas de lado y consensuar algo». 

Zaliasnik: “Se ve poco esfuerzo en tratar de encontrar un punto de convergencia, de amistad cívica, de relato común”

Para el abogado Gabriel Zaliasnik, la situación que atraviesa el país hoy es preocupante. Y coincide con lo dicho por Cheyre sobre la incapacidad de alcanzar acuerdos.

Pepe decía que somos maniacodepresivos y yo estoy más cargado a lo depresivo. Tengo una sana cuota de pesimismo y tengo preocupaciones por Chile, porque se ve poco esfuerzo en tratar de encontrar un punto de convergencia, de amistad cívica, de relato común”, sostuvo. 

Asimismo, Zaliasnik hizo hincapié en una serie de cosas que deben funcionar bien para que el país avance: “El Estado de Derecho, la separación de poderes, la independencia del poder judicial, el respeto hacia las policías, la existencia de reglas del juego claras que no se cambian a cada rato sean tributarias o penales, son las cosas que van construyendo las sociedades sanas”. 

Sobre el rol que está jugando el gobierno y la oposición, el abogado señaló que “la clase política se quedó pegada en el diseño de la salida post plebiscito. El gobierno, que puso todas sus fichas en el plebiscito, dejó de alguna manera de gobernar durante seis meses. A la oposición la veo perdida, con una apatía, con letargo, como que respiraron con alivio después del triunfo del plebiscito y se fue de vacaciones. Esto es como cuando se encontraron a los 33 mineros. Ok, todos celebramos, están vivos, pero la pregunta posterior es cómo los sacamos, cómo salimos del fondo de la mina”, agregó.

Auth: “Fueron seis meses perdidos. Ahora estamos en los primeros 100 días de gobierno”

Pepe Auth también se refirió al rol que está cumpliendo la oposición en este gobierno del Presidente Gabriel Boric. Y a su juicio no está con tanto letargo.

“El primer año de todos los gobiernos anteriores, la oposición siempre estuvo grogui. Si comparo para atrás, veo que esta está mucho menos grogui que las anteriores”, dijo.

Esto se da “porque tuvo que enfrentar una elección con un gobierno que cifró todas sus esperanzas en ella, en la práctica comunicó que el gobierno iba a comenzar el 5 de septiembre, y visto retrospectivamente, fueron seis meses perdidos. Ahora estamos en los primeros 100 días de gobierno y empieza a sentirse que el gobierno gobierna o hace intentos de gobernar y acerca su agenda a las prioridades de la ciudadanía y no de su propia tribu”.

Al ser consultado por los pasos que debe seguir ChileVamos en los meses que vienen, Auth señaló que “la oposición tiene que acompañar el proceso de restructuración del proceso político. Creo que cometería un error gravísimo si no acelera el proceso constituyente para que termine el 2023 con una nueva constitución reconocida y aceptada por todos. Creo que la derecha tradicional cometería un error muy grande de retener su proceso de aggiornamento uniéndose con la derecha ultramontana. Creo que la existencia de Republicanos le abre una posibilidad a ChileVamos de centrarse. De dejar de verse a sí misma como una fuerza de bloqueo de los cambios en lugar de una fuerza que discute la orientación del cambio. Ahí me saco el sombrero con el rol que ha jugado Javier Macaya”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta