Junio recién comienza y el fantasma de la elección del próximo 4 de septiembre ya deambula. Una cita a las urnas obligatoria y que enfrenta una vez más al Apruebo con el Rechazo, esta vez, para poner a prueba el texto emanado de la Convención Constitucional. Todo indica que será una medición estrecha, y para el experto electoral Pepe Auth solo basta que 11% de quienes votaron por Boric “se desplacen al Rechazo y queda completamente empatado”.

En una nueva edición del Podcast Electoral de El Líbero el exdiputado abordó el escenario que podría marcar las elecciones del próximo 4 de septiembre. Además, de la influencia de las disidencias y los partidos políticos en la definición.

A 100 días de la elección

La última encuesta de Plaza Pública, Cadem mostró un alza en la aprobación del Presidente Boric: pasó de un 36%  a un 44%, la mayor alza registrada tras una cuenta pública desde 2014. Un sondeo que estuvo marcado por el discurso presidencial, que tal como habían adelantado algunos expertos, aumentó la popularidad del Mandatario. Así como el alza de las cifras presidenciales, también aumentó la opción del Apruebo para el plebiscito de salida que subió cinco puntos en comparación al último registro (42%).

El Rechazo sigue en ventaja con el 45%, sin embargo, Auth prevé un resultado estrecho para cualquiera de las opciones. Esto, ya que «en la elección precedente el 44% de los chilenos votó por Kast y el 56% por Boric, pero el 30% votó por Boric solo en segunda vuelta. No votó por su programa ni por su carisma; se incorporó». Razón por la que estima que basta que el 11% de quienes votaron por el Mandatario se desplacen hacia el Rechazo «y ya está completamente empatado».

«Quedan 13 domingos para la elección y son los decisivos, naturalmente», dice Auth. También asegura que lo que se votará en las urnas «es una combinación de texto y de gobierno».

En esta línea, sostiene que el rostro del Rechazo es distinto al rostro de José Antonio Kast. «En la medida que el rostro del Rechazo sea multicolor, transversal, ciudadano, sea políticamente transversal, es decir que no divida como dividió la elección Boric-Kast, es clave», afirma.

Asimismo, Auth enfatiza en que también serán decisivas las figuras de la exConcertación, los «Amarillos», la Democracia Cristiana, la disidencia de los partidos, y cómo se vayan a expresar en la disyuntiva. Además, asevera que la derecha debe dar garantías e ir «más allá del manto de desconfianza respecto de la salida en la eventualidad del Rechazo». 

Auth por recuperación de Boric en las encuestas: “Desplegó el software de segunda vuelta”

En esta oportunidad, la medición de Cadem estuvo centrada en las repercusiones tras el mensaje presidencial. Un 68% dijo haber escuchado o haberse informado sobre el discurso, lo que arrojó que un 63%  lo calificó como bueno o muy bueno. 

Un resultado más de las cuenta pública que, según Pepe Auth, siempre se manifiesta en la aprobación de los presidentes y que en esta ocasión impacta más porque la evaluación fue particularmente positiva. Enfatiza en que “tuvimos al presidente Boric completamente desplegado en el software de segunda vuelta con apelaciones a la unidad nacional, entronque con los gobiernos pasados, hablando de delincuencia, de seguridad, pensiones, de salud. Es decir, buscó activamente sintonizar con el sentido común prioritario”. 

“Incluso, ocultó o derechamente eliminó de su cuenta pública uno de sus compromisos más bullados, pero más impopular que era el de la amnistía a los presos del estallido. Me imagino que no le habrá gustado mucho a su coalición, pero él no le habló a su tribu, sino que al conjunto del país y fue muy bien evaluado”, apunta.

Ante ello, Auth asegura que habrá que ver si los resultados favorables para Boric perduran en el tiempo o solo corresponden a la “fotografía del instante”. Hecho que finalmente dependería de la destreza y la prontitud con la que el mensaje detallado en la cuenta pública se traduzca en acciones.

Asimismo, comenta el aumento de la valoración de la opción Apruebo para el próximo plebiscito de salida. «En la medida que nos acercamos, en que la Convención va perdiendo protagonismo y se va discutiendo el texto, evidentemente la distancia entre el Apruebo y el Rechazo, se estrecha y nos acercamos a una elección con gran gran incertidumbre. Dependerá, por supuesto, de los errores y aciertos  de las respectivas campañas», dice.

«¿Cuál será el resultado final? Esto va a estar de película», sentencia.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta