A tres meses del término oficial del trabajo de la Convención Constitucional, las encuestadoras ya tienen aproximaciones al resultado del plebiscito de salida. Un escenario poco favorable para el órgano que por primera vez posiciona la opción Rechazo por sobre el Apruebo de la propuesta de texto constitucional. Una situación frente a la que el exdiputado independiente Pepe Auth asegura que “es más fácil encontrar razones para votar no, que una razón global para afirmar algo”.

“El plebiscito de ingreso fue un no a la Constitución vigente y, por lo tanto, no es transferible a un sí a una nueva Constitución”, enfatiza.

En una nueva edición del Podcast Electoral de El Líbero, el experto electoral analiza las implicancias que esta materia tiene para la Convención Constitucional y para el gobierno de Gabriel Boric, cuya coalición juega un rol protagónico en el avance del proceso constitucional que se lleva a cabo actualmente. Bajo este contexto, Auth afirma que “el gobierno de Boric está condenado a trabajar por el Apruebo”.

La fotografía de los sondeos no favorece a la Convención ni al Gobierno de Gabriel Boric. Según los resultados de la encuesta Plaza Pública Cadem, el Rechazo registró un alza de diez puntos porcentuales, lo que lo posiciona con el 46%, cifra que por primera vez lo ubica sobre la opción Apruebo (40%). En una línea similar, la encuesta de Feedback Research –realizada entre el 16 y 18 de marzo– , reportó que la opción de rechazar el nuevo texto tendría el 44% de las preferencias, mientras que el Apruebo un 41%. Asimismo, un 8% se inclinaría por el voto nulo, blanco o no votaría. Además, de acuerdo con la medición de Pulso Ciudadano, un 35,8% de los encuestados rechazaría el borrador y un 32% lo aprobaría. 

Para Auth, el Gobierno no tiene ningún espacio o posibilidad de “sacarse el vínculo entre el resultado del plebiscito y su destino político” y aunque lo intentara no lo lograría. “Está condenado a trabajar por el Apruebo y, por lo tanto, Boric está condenado ahora a re-aproximar el texto al sentido común mayoritario”, dice.

El experto electoral enfatiza en que «ellos también están viendo, y el propio Presidente, que si sigue a la deriva que ha estado en los otros temas –en educación, salud y pensiones– van directo al fracaso». Asimismo, destaca que al fracaso de la Convención no hay vuelta que lo haga repuntar, «no hay ninguna posibilidad de que no sea leído como el fracaso del Gobierno, van completamente apareados«.

Sobre la caída de la popularidad de la Convención y los resultados recién conocidos, sostiene que parte de esto se debe a que los convencionales han cometido el error de no entender la Constitución como un marco general, del cual se debe pasar al debate democrático. 

“Buena parte de los convencionales lo que han querido hacer es legislar derechamente, es reemplazar al Congreso en la tarea de definir la legislatura y no fijar qué son las constituciones. Fijan objetivos de horizontes nacionales y al mismo tiempo reglas del juego, que son objeto de debate muy intenso”, explica.

«Un panorama con incertidumbre»

Sobre el tema, Auth menciona que actualmente existe una sociedad que desconfía de la política, razón que llevaría a confiar mucho más “en las amenazas que se ciernen sobre ti que en las ofertas de futuro esplendor”. A pesar del escenario, asegura que a seis meses de la elección –y a un par de meses del texto– no concluiría “que esto está resuelto, sino al revés”.

“Esto lo que establece es que vamos a tener de cualquier manera un panorama con incertidumbre y probablemente sea eso lo que defina si triunfa el Apruebo o el Rechazo y si los que no les gustan determinadas cosas igual dicen ‘me voy a tragar esto porque está resuelta esta otra parte que me interesa y porque prefiero certidumbre rápida y salir de esto, total lo loco e inaplicable no se va a hacer nunca’ o al revés”, agrega. 

En esta línea, señala que el futuro también depende mucho de quienes sean los protagonistas de las campañas y si finalmente se convierte en una disputa entre la izquierda, la derecha y el empresariado, –donde advierte que perderían– o una deliberación con más actores involucrados: “Si hay una multiplicidad de actores detrás del Rechazo es otra cosa. El escenario que se proyecta hoy probablemente se parezca más a eso y no un enfrentamiento entre izquierda y derecha simplemente”. 

“Lo otro que creo que va a ser determinante es la alternativa, es decir, la respuesta a la pregunta de ‘qué hacemos si no se aprueba’; y depende mucho de lo que digan los actores, de lo que concuerden, particularmente de quiénes se pongan del lado del Rechazo”, sentencia.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta