El Partido Comunista no firmó el acuerdo del 15-N de 2019 que se tradujo en “hoja en blanco”, una Convención con 155 integrantes electos, cupos reservados para pueblos originarios y una marcada distancia con los partidos políticos. Pero sí puso su rúbrica en un texto donde se parte de 12 bases “institucionales y fundamentales” definidas por los partidos y que deben ser respetadas para la elaboración de una nueva Carta Magna, a cargo de 50 miembros electos y 24 expertos elegidos por el Congreso.

¿Una voltereta? ¿Cambio de postura frente al proceso constitucional? No. Lo que hicieron fue pensar a largo plazo.

Se podría decir que la “letra chica” de la firma del PC es considerar como “provisorio” el texto que se logre en esta oportunidad, dar de este modo por “muerta” la que consideran la “Constitución de Pinochet” y esperar que el “pueblo se vuelva a movilizar” para lograr, así, una Constitución “verdaderamente democrática”. Así lo explicó esta semana el alcalde y excandidato presidencial comunista, Daniel Jadue.

“Lo que salga de este proceso será la base para la siguiente”

“Vamos a seguir empujando este proceso para deshacernos de la Constitución de Pinochet lo antes posible y dar inicio a un ciclo nuevo con una Constitución nueva que nos permita discutir de política otra vez”. Así explicó la postura del PC, el alcalde Jadue en su programa semanal que tiene en YouTube.

“Lo que salga de este proceso será la base para la siguiente. Yo no soy de los que piensen que una Constitución deber durar 50 años”, sinceró. Y agregó: “La nueva Constitución durará lo que se demore el pueblo en definir si le sirve o no le sirve. El pueblo se demoró 30 años en definir que esta no le servía”.

El exabanderado del Partido Comunista reiteró que después de la Carta Magna que se logre en este proceso “hay que seguir trabajando para llegar a una Constitución que sea verdaderamente democrática. Eso se hace con fuerza en la calle, en el Congreso, en las instituciones”.

En la ocasión reiteradamente apeló a la movilización del pueblo que hoy no se ve. “Seguiremos trabajando por una Asamblea Constituyente donde los bordes los ponga el pueblo. Pero para eso el pueblo tiene que estar”.

En una línea similar, el exconvencional comunista, Marcos Barraza, se refirió en un hilo de Twitter tras la firma del acuerdo. “Es urgente la reagrupación del movimiento social que asegure la instalación de demandas sociales que mejoren las condiciones de vida del pueblo”.

Máxima comunista: “En tiempos de derrota hay que saber replegarse”

Antes de la firma del acuerdo -que fue desde la UDI al PC- Jadue se mostró crítico a cómo iban las negociaciones. De hecho, hoy lo sigue siendo, pero ha explicitado que fue la mejor opción.

“La alternativa era quedarnos fuera y dejar que la derecha y los sectores más conservadores de nuestros aliados hicieran una Constitución lo más parecida a la Constitución de Pinochet. O tratar de disputar en la interna con lo que podamos para tratar de meter los contenidos que nos interesan”.

Siempre, claro, considerando “la calle”: “Voy a seguir trabajando para que haya una Asamblea Constituyente donde no esté esta democracia tutelada. Cuando seamos mayoría en el pueblo lo vamos a hacer”.

En sus últimas intervenciones en sus programas, el edil de Recoleta insiste en que el pueblo está cansado, pero que ya despertará.

El 7 de diciembre señaló: “Lenin lo decía: en tiempos de derrota hay que saber replegarse. Hay que saber esperar las condiciones y hay que saber esperar que el pueblo se vuelva a manifestar. Porque sin el pueblo, con el pueblo dormido, la verdad es que no tenemos ninguna perspectiva de llegar a una Constitución nueva que satisfaga las necesidades que dieron nacimiento a este proceso”.

De este modo se entiende «el repliegue» del PC a la espera de que «despierte el pueblo». Mientras, jugarán con la cartas que tienen en el actual escenario: 12 diputados y 2 senadores.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta