Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 01 de diciembre, 2015

Óscar Guillermo Garretón: El pueblo mayoritariamente rechaza lo que se está haciendo

Autor:

Renato Gaggero

El empresario y ex subsecretario del gobierno de Salvador Allende expuso el viernes en un encuentro de dirigentes regionales de la Multigremial Nacional de Emprendedores. También tuvo reproches para el sector empresarial: "urge una nueva 'formación ética' de empresarios y ejecutivos".
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Un día después de que en Enade se reunieran los más grandes empresarios del país para debatir con el mundo político y la sociedad civil qué puede hacer Chile para salir de la crisis que lo afecta, este viernes la Multigremial Nacional de Emprendedores tuvo su evento propio, al que asistieron más de 100 dirigentes regionales de la entidad.

La actividad, que se realizó en la sede del ex Congreso en Santiago, contó con las exposiciones de Sergio Pérez (CNTC), Jorge Gómez (FPP), Axel Kaiser (FPP), Roberto Ampuero, Mauricio Rojas, de los diputados Jaime Bellolio (UDI) y Daniel Farcas (PPD), del ex contralor Ramiro Mendoza, y de Óscar Guillermo Garretón. Pero según quienes estuvieron presentes, el discurso de este último fue uno de los más aplaudidos de la jornada y varios se acercaron posteriormente a felicitarlo.

En el texto de nueve páginas que leyó, y al que tuvo acceso “El Líbero”, el ex subsecretario de Economía de Salvador Allende reflexionó sobre la situación actual del país y de las empresas y expuso cuáles son los desafíos para el futuro. Pero todo con un condimento político. Al estilo Garretón.

En uno de los pasajes, el empresario dejó entrever que actualmente el pueblo rechaza lo que el gobierno está haciendo: “En política hemos sufrido la presencia de quienes proclaman actuar ‘en nombre del pueblo’ aunque éste, mayoritariamente, rechace lo que están haciendo y confunden a veces el poder institucional que el voto les ha entregado con el derecho, que nadie le ha endosado, de imponer a una sociedad diseños ajenos a ella, nacidos solo de sus cabezas”.

En ese sentido, sostuvo que a su juicio “se espera poco de lo que queda de gobierno. La rabia de hace meses parece ser reemplazada por la abulia que trae la resignación a políticas públicas erradas y a una ejecución presupuestaria lamentable”.

Respecto del papel que deben jugar los empresarios en los tiempos que vienen, Garretón fue enfático en señalar que “lo primero para construir un futuro mejor para la empresa, es ser descarnadamente críticos con nosotros mismos. No permitirnos complacencia alguna. Actuar con la implacabilidad con que tratamos errores de otros que nos afectan. No nos consolemos aduciendo la maldad de nuestros detractores, aunque exista. Debemos desentrañar todo aquello en que nos equivocamos o nos desactualizamos con nuestra sociedad. Es desgarrador, porque significa un juicio a nosotros mismos, pero si no lo hacemos, es imposible salir adelante”.

En el mismo tono, sostuvo que “estoy convencido que la empresa, al igual que la política, no acertó en su diagnóstico, no fue capaz de anticipar el futuro. Se enorgulleció de las cifras de prosperidad, pero no comprendió el impacto de ellas en el cambio social y cultural del país (…). La empresa es parte del error de las élites. No se trata simplemente de que ahora ‘deben  portarse mejor’. Una manera de concebir la empresa murió arrollada por las colusiones y abusos, pero sobre todo por el cambio de la visión sobre la empresa en nuestra sociedad”.

Más adelante dijo que es un desafío de los emprendedores construir un nuevo paradigma del ser emprendedor y empresario. “No estoy planteando con esto que renuncien a la maximización de utilidades, sino que para lograrlo hoy hay que hacer algo radicalmente distinto que antes”, agregó, advirtiendo que urge una nueva “formación ética” de empresarios y ejecutivos desde la educación primaria en adelante y que se “diversifiquen socialmente” los cargos pues “necesitamos que aporten sus sensibilidades no solo los que provienen de clase alta. A los que han vivido en la burbuja les cuesta entender la nueva sociedad y ésta los siente ajenos”.

Asimismo, explicó que la empresa debe “cambiar su quehacer, salir de dentro de sus muros para atender demandas nuevas de la sociedad”, aunque alabó el trabajo de las pymes y los niveles de confianza que la ciudadanía deposita en ellas.

“Por primera vez desde que tengo memoria, tenemos un movimiento de pymes que no es mendigante de favores hacia el aparato estatal. Que no es la organización de restos de naufragios empresariales en busca de rescates estatales. Es de empresarios exitosos, orgullosos de lo que han logrado, que no demandan del estado sino que no les corten sus alas para poder volar más alto … que no los jodan”, dijo, agregando que el movimiento de emprendedores ha cosechado éxitos: “Logró cambios en la reforma tributaria y cuenta con compromisos de gobierno y parlamentarios en la reforma laboral (…). Si los movimientos se miden por sus resultados, éste ha sido más exitoso que el estudiantil”.

Ya hacia el final de su intervención, Garretón dijo que “tuvimos consensos sobre la economía de mercado y sobre la empresa privada, pero se han roto, por culpa de todos, incluidos muchos  empresarios. Hoy debemos reconstituirlos. Es condición para no vivir en medio de zozobras. Y dentro del mundo de la empresa, quien más lo necesita y más legitimidad ciudadana tiene para proponerlo, es la pyme”.

Respecto de las reformas que ha planteado el gobierno, Garretón dijo que “las empresas no deben asociarse con oposición a las reformas, sino con reformas de sello ciudadano y responsable. Debe convencer a los chilenos que está con ellos y con sus anhelos de tener un país que les dé más espacios para progresar”.

 

LEER DISCURSO COMPLETO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: