Publicado el 29 agosto, 2020

Ministro Raúl Figueroa: “El sistema educacional se transformó en una trinchera política”

Autor:

Pilar Molina

El ministro de Educación plantea la posibilidad de retomar las clases presenciales, siempre con las medidas necesarias de seguridad, de manera gradual y flexible. “Nadie está forzando ningún regreso a clases (…). Los que quieren hacer una caricatura de eso, se equivocan”, sostiene. Agrega que “hay ciertos grupos que, lamentablemente, están por politizar este tema y poniendo obstáculos”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Más de 5 meses han transcurrido desde la suspensión de las clases presenciales en Chile, y los efectos adversos para los estudiantes, según la evidencia internacional, inquietan al Ministerio de Educación que, junto al Banco Mundial, publicaron esta semana un estudio sobre el impacto de la pandemia en los estudiantes, que entrega una dramática proyección. Los alumnos perderían el 88% de los aprendizajes del año si siguen sin clases presenciales durante el segundo semestre. Y la situación es más grave para los estudiantes más vulnerables, ya que la cobertura de la educación a distancia apenas llega a 27%.

La misma ONU advirtió sobre los efectos adversos de una medida de este tipo tan prolongada. Sin embargo, un eventual retorno a los planteles ha provocado crispación en Chile, y se ha intentado silenciar el asunto en algunos sectores políticos.

Sobre este tema conversó -durante el programa Mirada Líbero en Agricultura- el ministro de Educación Raúl Figueroa con la periodista Pilar Molina, quien plantea la posibilidad de retomar las clases presenciales, siempre con las medidas necesarias de seguridad.

-¿Cómo se hace para que los niños vuelvan a clases? El secretario general de la ONU dijo que se trataba de una catástrofe generacional y en Europa los niños están regresando a clases. ¿En Chile lo estamos haciendo al revés, estamos abriendo la sociedad, pero manteniendo los colegios cerrados?

-Lo primero es no perder de vista que obviamente en un contexto tan complejo como el del Covid, que tiene un impacto fuertísimo en materia educativa, la labor del ministerio tiene tres propósitos bien claros en este contexto. Primero, apoyar al máximo durante todo el tiempo que sea necesario los procesos de educación a distancia, que son la manera de mitigar los efectos de la suspensión de clases presenciales y en eso hemos estado desde el día uno con recursos educativos, pedagógicos, económicos, alimentación, en fin, para poder asegurar de la mejor manera posible un proceso educacional a distancia. Lo segundo, es que sabemos que la suspensión prolongada de clases tiene efectos particularmente complejos en el sistema educacional. Tú hablabas del informe de la ONU, la evidencia internacional es muy fuerte. Acabamos de lanzar un trabajo que se hizo con el Banco Mundial para proyectar el impacto del Covid en los aprendizajes en Chile, los resultados son lamentablemente muy duros y negativos. Y por tanto, en ese contexto, lo que indica la evidencia es que las clases presenciales son insustituibles para los niños en edad escolar, y por tanto, así como hay que hacer todos los esfuerzos por apoyar la clase a distancia cuando sea necesario, en los lugares y en el momento en que sea posible volver a la clase presencial también es importante que eso se haga.

Así como hay que hacer todos los esfuerzos por apoyar la clase a distancia, en los lugares y en el momento en que sea posible volver a la clase presencial también es importante que eso se haga”.

Es importante que entendamos que esta es una realidad distinta para cada ciudad y región. Obviamente hoy en Puente Alto, en La Florida, en Santiago Centro, por nombrar tres comunas, no es posible volver a clase porque las condiciones sanitarias no permiten que eso se haga. Y en ese que no quede duda, y por tanto, cuando alguien escucha que el ministro quiere que se vuelva a clases, nadie está forzando ningún regreso a clases donde no se pueda hacer. Y lo que hemos hecho es diseñar un plan para que en aquellos lugares donde sí es posible, porque las condiciones sanitarias lo permiten, se pueda llevar adelante una reapertura gradual, voluntaria, muy flexible de los espacios escolares, para que los alumnos puedan recuperar ahí esa experiencia, que es lo que ha pasado… tenemos del orden de 30 escuelas funcionando.

-Pero es la nada misma Ministro, frente a lo que está pasando en todo Chile, 30 escuelas es la nada misma… Y según el informe que usted está citando del Banco Mundial y el Mineduc el efecto en los niños más vulnerables es fatal, perderían el 95% del aprendizaje este año, y los del 20% más rico, en cambio, van a perder el 64%.  Y solo el 27% de los alumnos del primer quintil, los más vulnerables, está recibiendo educación a distancia. ¿No hay nada que compense esa brecha, cierto?

-Bueno, ese es el punto. Lo que queda en evidencia es que no debe dejar de hacerse ningún esfuerzo. Mientras las clases estén suspendidas por razones sanitarias todos los esfuerzos por acompañar ese proceso de educación a distancia y fortalecerlo. Hemos hecho cosas tanto de trabajo en línea, apoyo físico para los que no tienen conectividad, la televisión que se proyecta hasta diciembre, en fin. Y junto con eso no descartar ninguna medida que permita, donde sanitariamente sea posible, volver a clases presenciales. Y eso es bien relevante. A veces las familias se angustian y sienten que si su comuna no está en cuarentena van a tener que volver a clases… evidentemente que no, por algo se tomó la medida dura de suspender las clases presenciales. Pero en aquellas comunas y regiones que están, por ejemplo, en el paso 4 de desconfinamiento, donde el ministerio de Salud ya ha dicho que ahí sí está permitido que vuelvan a clases, ahí hemos diseñado un plan de tres pilares, la seguridad, la gradualidad, y la voluntariedad.

Que sea voluntario, eso es bien importante. Si el establecimiento abre y si por diversas razones como temor, que es justificado u otras condiciones, algún papá no quiere enviar a su hijo, bueno, no está obligado a hacerlo”.

Si no se dan las condiciones sanitarias no se puede volver. Y no se espera tampoco que vuelvan todos los alumnos al mismo tiempo donde sanitariamente sea posible, hemos dicho, por ejemplo, que los alumnos de 3ro. y 4to. medio, en la medida que en que se pueda, ir recuperando lo presencial, porque tienen que terminar su fase escolar. Están los alumnos de la educación técnico profesional que requieren la formación práctica, y hacerlo gradualmente permite también ir cumpliendo con los protocolos sanitarios que deben ahí darse. Y que sea voluntario, eso es bien importante, si el establecimiento abre y si por diversas razones, ya sea el temor, que es justificado u otras condiciones algún papá no quiere enviar a su hijo, bueno, no está obligado a hacerlo. Pero es muy importante que en esos lugares donde las condiciones sanitarias se den, que insisto, no es en todo Chile hoy día, también es importante que se le dé la posibilidad a quienes quieren enviar a sus hijos porque ven que es una experiencia escolar que necesitan, que lo puedan hacer, y lo más importante acá  es que no podemos dejar de conversar del tema.

-Quiero ahondar en el tema de la brecha, para entender por qué solo el 27% de los alumnos del primer quintil están haciendo clases remotas. ¿Qué porcentaje de los niños de la educación pública está recibiendo clases a distancia?

-Acá hay una definición de cobertura de provisión a distancia, para efectos de estudio se considera que los establecimientos que tiene a más de un 80% de sus alumnos con clases a distancia son aquellos que tienen un mecanismo masivo de educación a distancia online.

-¿Y eso es menos de la mitad de los niños, el promedio general?

-Claro, porque lamentablemente acá tiene mucho que ver con la realidad geográfica y socioeconómica, no es lo mismo lo que pasa en un colegio particular pagado, donde los alumnos tienen conectividad de alta velocidad, donde cada alumno a lo mejor tiene acceso a un computador que le permite seguir adelante una clase online, que no ocurre en otros sectores donde la conectividad no es tan efectiva, donde los jóvenes tienen que compartir aparatos tecnológicos para poder llevar adelante la clase. En todos los segmentos se han hecho esfuerzos, pero hay una realidad, que es la de esta brecha.

-¿Pero qué está pasando con la educación pública? Porque es curioso que el 77% de los niños más vulnerables tenga acceso a dispositivo e internet, pero sin embargo solo el 27% está con clases online, ¿por qué se produce esa brecha?

-Lo que pasa es que tienen acceso a internet porque tienen acceso a celulares por ejemplo… Este estudio considera la cobertura de la provisión de educación a distancia en forma masiva.

-Pero hay una diferencia hoy, que una vez más discrimina a los niños de la educación pública, en términos que hoy los colegios particulares subvencionados están haciendo más clases remotas, los particulares pagados también, y en la educación pública, en los colegios municipalizados es mucho menor la enseñanza remota de esos niños…

-A través de mecanismos online masivos ciertamente se da esa diferencia, y no solo en Chile, este es un problema que lamentablemente está ocurriendo en todo el mundo. Estados Unidos tiene seis millones de niños sin conexión a internet, solo por poner un ejemplo de un país desarrollado. Hoy Angela Merkel dice “no podemos permitir que los niños sean las principales víctimas del covid”, y no se refiere a la salud, se refiere al impacto en el sistema educacional. Por lo tanto, este es un fenómeno que se está viviendo en todo el mundo, y en ese sentido los esfuerzos que desde el ministerio de Educación estamos haciendo es precisamente para mitigar al máximo esta suspensión prolongada de clases.

Hay una especie de censura sobre la conversación en torno a lo importante de las clases presenciales”.

-Lo curioso es que a pesar de las consecuencias socioemocionales, de deserción escolar, de aprendizaje, de salud mental…. en Chile parece no haber consciencia del problema. En la Cadem solo el 5% está de acuerdo con volver a clases presenciales. ¿Aquí la opinión pública la ganó la postura de no volver a clases presenciales sacrificando a los niños?

-Por eso te señalaba que es muy importante tener una conversión sobre esto, ustedes habrán visto la semana pasada un periodista en un programa de televisión osó decir que era importante hablar de volver a clases y lo funaron por dos días completos. Hay una especie de censura sobre la conversación en torno a lo importante de las clases presenciales.

Hay ciertos grupos que lamentablemente están en una lógica de politizar el tema, que han puesto una serie de obstáculos (…) Ves como algunos alcaldes han señalado que no van a volver a clases durante este año, eso claramente es un error”.

-Pero es porque el presidente del Colegio de Profesores se ha negado a conversar el tema, ha dicho que usted tiene una obsesión por forzar el retorno a clases, y dice que no están las condiciones. ¿El Colegio de Profesores le ha puesto condiciones para que se pueda hacer ese regreso, o dan por cerrado el año sin clases presenciales?

-Quiero ser muy claro en esto, porque se ha prestado a veces para confusiones. Los profesores de Chile han hecho un tremendo trabajo durante este periodo de suspensión de clases presenciales y eso lo hemos valorado en forma permanente, y creemos que es tremendamente valioso el aporte que todos los docentes en el país han realizado durante esta pandemia. Hay ciertos grupos que lamentablemente están en una lógica de politizar el tema, que han puesto una serie de obstáculos en una de las medidas que haya que tomar, que es la vuelta a clases, donde sea posible hacerlo de acuerdo a las condiciones sanitarias. Por eso es que creemos que es fundamental no cerrarse a ninguna alternativa. Ves por ejemplo cómo en algunos casos algunos alcaldes han señalado que no van a volver a clases durante este año, eso claramente es un error, porque faltando cuatro, cinco meses para terminar en año, tomar hoy una decisión de ese tipo, anticipándose incluso a cómo va evolucionar en los distintos territorios la pandemia, cerrarle la puerta a los niños, claramente es un error.

-¿Pero usted ha invitado al Colegio de Profesores para constituir una mesa y estudiar las condiciones para que pudiera haber algún retorno de los niños a clases presenciales?

-Sí, he conversado muchas veces con el Colegio y lo seguiré haciendo, con todos quienes tengan algo que decir en materia del funcionamiento del sistema educativo y por supuesto con el Colegio de Profesores. Lamentablemente se genera una posición atrincherada, a mi juicio, donde se presenta que no existe ninguna posibilidad de volver a clases. Y yo he insistido y voy a volver a insistir en que esto, evidentemente, depende de los factores sanitarios, y eso se da de distintas maneras en todo Chile. Por ejemplo, hay varios establecimientos… en La Unión está por abrir un liceo técnico para los alumnos de cuarto medio, para que puedan terminar su formación práctica, si se dan ahí las condiciones sanitarias, tomándose todos los protocolos, cumpliendo todas las exigencias, ¿vamos a evitar que eso ocurra? Eso es lo que no podemos permitir y no podemos permitir que no se permita conversar de esto.

-Pero hoy no se está conversando, y parece que al Ministerio lo tuvieran contra las cuerdas, porque el senador Girardi incluso señaló que detrás de esta insistencia para volver a clases está la idea de generar un rebrote para impedir el plebiscito…

-Es una declaración que no tiene ningún fundamento.

Los que quieran hacer una caricatura de que el ministerio de Educación está tratando de forzar, sin ningún tipo de análisis, la reapertura inmediata de las escuelas, se equivocan

-¿Hay alguna posibilidad entonces que se avance en el retorno a clases, antes del plebiscito del 25 de octubre, si lo que están buscando es culpar al gobierno de un eventual rebrote?

-Hay ciertos sectores que se han puesto como objetivo evitar que en cualquier punto del país un establecimiento educacional vuelva a estar disponible para sus alumnos. Eso es claramente un error. Estamos trabajando para mitigar al máximo los efectos del Covid en el sistema educativo, eso significa apoyar en forma permanente y por todo el tiempo que sea necesario, el proceso de educación a distancia, y por supuesto apoyar también en los lugares y en los momentos donde, desde el punto de vista sanitario sea posible, a esos proceso de reapertura. Porque la escuela es mucho más que aprendizaje, nosotros vemos todo el deterioro en los aprendizajes, pero existe una serie de apoyos y de habilidades que se adquieren en la escuela que es fundamental que estén disponibles, y siempre evidentemente sujeto a las condiciones sanitarias. Los que quieran hacer una caricatura de que el ministerio de Educación está tratando de forzar, sin ningún tipo de análisis, la reapertura inmediata de las escuelas, evidentemente se equivocan, y están incorporando una distorsión en el debate que en nada ayuda a los niños de nuestro país.

-¿Y usted siente que hay apoyo de parte del ministerio de Salud? Porque el ministro Paris no lo apoyó cuando el senador Girardi hizo estas acusaciones. ¿Hoy día, usando razones sanitarias, hay una oposición política que se niega a que los niños vuelvan a clases?

-Sí, nosotros tenemos obviamente toda la coordinación y todo el apoyo, porque el objetivo es uno solo, que es cuidar la salud de la población, y siguiendo ese parámetro de que la salud de la población es el principal norte, en todos aquellos lugares donde desde el punto de vista sanitario sea posible generar aperturas de escuela, por supuesto que es importante que se haga. Y así lo ha dicho el ministro de Salud, y así lo ha señalado el Ministerio de Salud a través de sus resoluciones. Es claro en señalar que en todas aquellas comunas que están en el paso 4 está permitido que los establecimientos vuelvan a clases, siguiendo las exigencias que ahí se les impone.

-¿Qué costo es mayor para los niños, el Covid o no asistir al colegio?

-Le puedo transmitir, desde el punto de vista de la realidad educacional, que la suspensión prolongada de clases tiene un impacto negativo en los aprendizajes, tiene un impacto negativo en la profundización de las brechas de aprendizaje. Chile tiene diferencias, tiene brechas. Entre los sectores de mayores y menores recursos existen tres años de rezago en Lenguaje y Matemáticas, eso lamentablemente se va a profundizar. Existen altos riesgos de que la deserción escolar aumente, las estimaciones del ministerio, que nadie ha discutido, son que del orden de 80 mil niños y jóvenes podrán abandonar, como consecuencia del Covid, el sistema escolar. A eso hay que agregarle el deterioro del desarrollo socio emocional, y una serie de habilidades, sobre todo en los más pequeños, que se adquieren en la escuela. Por lo tanto, desde el punto de vista educativo, esto lo señala toda la evidencia internacional, lo confirma el estudio que hizo el Banco Mundial y el ministerio, lo han empujado los principales líderes del mundo que hoy están volviendo a clases luego de sus vacaciones de verano, basta escuchar a Ángela Merkel, a Boris Johnson, a Trudeau en Canadá, Macron en Francia, ellos están en proceso de empezar de nuevo un año, y tienen esos países clarísimo lo importante que es combatir el Covid y a la vez evitar que esto se traduzca en un tremendo daño para nuestros niños y jóvenes. En Chile tenemos la misma consciencia de que es importante mitigar todos los efectos negativos, y es por eso que hemos diseñado este plan, que se implementa donde desde el punto de vista sanitario es posible hacerlo.

-¿Y cuánto va a aumentar la pobreza y la desigualdad después de un año con los niños sin clases?

-Claro, eso es bien importante, lamentablemente no basta con la disposición de material tecnológico por ejemplo, porque hay una cuestión que tiene que ver con las habilidades propias de los niños y jóvenes de poder, en forma autónoma, seguir aprendiendo. Y esas habilidades son decrecientes. Por lo tanto, mientras más se prolonga el tiempo de suspensión de clases presenciales más decrecen esas habilidades de poder aprender en forma autónoma. Y esto, insisto, no es una realidad en Chile, es una realidad a nivel internacional.

-¿Pero por qué el Colegio de Profesores está tan “perdido” cuando todas las investigaciones internacionales señalan que los niños contagian muy poco? ¿Por qué en Chile no se cierra bien el tema social, y se deja de sacrificar la educación y la economía? Pareciera que es al revés lo que está pasando, se sacrifica la apertura de la economía, que significa empleo e ingreso; se sacrifica a los niños, y en cambio se permite que la gente se siga reuniendo y circulando…

-Quienes se oponen a esa reapertura, teniendo siempre en cuenta que se hace cumpliendo con las exigencias sanitarias, es a ellos a los que hay que preguntarles porqué se oponen. Yo no voy a ser abogado aquí de quienes tienen una posición que evidentemente no comparto. Lo que sí puedo decir es que oponerse a entregarle las mejores herramientas a los alumnos es un despropósito, y el trabajo nuestro apunta a apoyar al máximo mientras las clases están suspendidas, y evidentemente en aquellos lugares donde es posible avanzar hacia una reapertura en forma gradual, voluntaria, con mucha flexibilidad, debe también apoyarse a ese proceso. Quienes se oponen son ellos quienes deben dar las explicaciones al país, porque oponerse a esa realidad termina perjudicando a nuestros alumnos.

Existe una politización del sistema educativo. Hemos visto como en los últimos 10 años el sistema educacional se transformó en una trinchera política”.

-¿Y eso es sin razones sanitarias? ¿Cree que ellos van más allá y son razones meramente ideológicas?

-Creo que lamentablemente existe, como ha pasado desde hace mucho tiempo, una politización del sistema educativo. Hemos visto como, en los últimos 10 años, el sistema educacional se transformó en una trinchera política. Y en ese sentido lo que estamos viendo es una especie de proyección hacia el futuro de una realidad que es muy negativa. Debiésemos hacer de la educación un espacio amplio de consenso. Me llama la atención que no existe un pleno consenso no solo de lo importante que es la educación, sino de cuáles son aquellos remediables que se pueden implementar. Y en ese sentido, por ejemplo, en una comuna o región que tiene el Covid bien controlado, donde cumpliendo con exigencias sanitarias, habiendo implementado protocolos, donde se diseña una gradualidad pertinente para la realidad de cada escuela, pensar que ahí es un error entregarle a los alumnos la experiencia escolar que tanto necesitan, yo tiendo a interpretar que, en definitiva esa oposición es una oposición política que deja de lado los intereses de los jóvenes.

-¿Y hay que pasarlos de curso sin que aprendan a leer a los que este año les correspondía aprender a leer en primero básico, por ejemplo?

-Hay un proyecto de ley que es una moción parlamentaria, no es del Ejecutivo, que propone la promoción automática. Nosotros lo que hemos dicho, y así hemos orientados al sistema, y las escuelas han recibido muy bien esas orientaciones, también los directores, incluso los profesores, es que cada comunidad debe, con mucha flexibilidad, ser quien determine cuál es el proceso de promoción, o eventualmente de repitencia, sabiendo que la repitencia es muy excepcional. Nadie está promoviendo la repitencia, el que quiera decir eso se equivoca. Pero sí creemos que la solución tiene que estar a nivel local. 

-¿Si las condiciones no cambian, que no van a cambiar hasta que aparezca una vacuna, que es la condición que han puesto algunos, significa que los niños van a dejar de ir a clase este otro año también, o el primer semestre por lo menos?

-Obviamente que eso sería un tremendo error, y por eso es que acá hay que combinar las grandes exigencias sanitarias, la gradualidad, la forma de cumplir, la flexibilidad. Obviamente que la respuesta es muy flexible, y lo que dicen los protocolos que se han entregado, por ejemplo, si no hay posibilidad de mantener la distancia en una sala de clases se pueden hacer turnos, unos alumnos irán lunes y martes, otros irán miércoles y jueves, se puede hacer doble jornada, se puede combinar, y por lo tanto lo que uno esperaría, y el llamado que hacemos, es a que nos tomemos esto en serio, lo trabajemos con un sentido de país, tomemos la educación como un objetivo que nos une y en vez de estar negándonos a alternativas que evidentemente son satisfactorias para los alumnos, trabajemos en cómo las implementamos de la mejor manera posible.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete