Publicado el 9 noviembre, 2020

Ministro Bellolio: “Pido a la DC y a los otros sectores moderados que sea el tiempo de las prioridades de las personas”

Autor:

Maolis Castro

El ministro de la Segegob espera que en el próximo proceso constituyente la oposición moderada “saque la voz, cambie su actitud, y sea capaz de enfrentar a esa izquierda radicalizada”.  En entrevista con El Líbero, invita a este sector político a alejarse del “obstruccionismo”. Sobre su rol en La Moneda, señala: “No estaba absolutamente en mis planes dejar de ser el vocero”. 

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En estos más de 100 días frente al Ministerio Secretaría General de Gobierno, Jaime Bellolio Avaria reconoce que ha experimentado momentos intensos y desafiantes. Octubre fue como un día lunes continúo”, dice a El Líbero en una entrevista desde su despacho en el Palacio de La Moneda. 

Su arribo al gabinete del Presidente Sebastián Piñera ocurrió en medio de una crisis del oficialismo, el 28 de julio. Antes, este militante de la UDI se movía en la arena parlamentaria como diputado de la Cámara Baja. “Para mí fue súper significativo este cambio“, comenta.

El ministro vocero de Gobierno asegura que no se deja amilanar por las dificultades; apuesta -señala- al trabajo en equipo con otros ministros y “promover ideas y acciones” del Ejecutivo. Hoy, Bellolio trata de rebajar la tensión política, aunque no deja de ser crítico: “Tenemos una oposición radical y muy obstruccionista, la cual hemos escuchado mucho su voz; pero poco la voz de la oposición moderada”. 

-¿Cómo aprecia la llegada del nuevo ministro del Interior, Rodrigo Delgado? Él es cuestionado por algunos opositores por su falta de experiencia en el Gobierno. ¿Qué esperan de él?

-Rodrigo Delgado asume como ministro del Interior en una semana en que tuvimos una injusta acusación constitucional contra el ministro Víctor Pérez. Lo que hizo la izquierda más radical contra el ministro Pérez es totalmente repudiable. Cuando uno ve lo que ocurrió en la Cámara de Diputados el día de la acusación observa que no había ningún argumento. Sólo había una lógica de hacer daño al Gobierno, ocupándolo a él como una excusa; y lo más doloroso es que la izquierda moderada no haya sacado la voz para frenar esa tremenda injusticia. Dicho eso, la llegada de Rodrigo Delgado es una alegría para el Gobierno porque tiene una trayectoria política extraordinariamente importante. Me parece incomprensible las críticas de algunos parlamentarios sobre que no tenga experiencia gubernamental

Delgado tiene un tremendo valor: fue 12 años alcalde de una comuna popular, de clase media… Tiene una trayectoria que, además, es transversal. Los alcaldes no preguntan a los vecinos de qué lado están: izquierda o derecha. Él trabajó por todos los vecinos y la lógica del Gobierno es precisamente esa: nosotros trabajamos por todo el país.

-Usted estaba entre las opciones del Presidente para sustituir a Víctor Pérez en el ministerio del Interior. ¿Por qué permaneció como vocero del Gobierno y no fue al Ministerio del Interior?   

-Al Presidente le llegaron muchos nombres, entre los cuales estaba el mío y otros. El Presidente tomó la decisión más acertada: nombrar a Rodrigo Delgado como ministro del Interior. No estaba absolutamente en mis planes dejar de ser el vocero. Me ha tocado una labor en estos más de 100 días que ha sido muy desafiante. Tengo un tremendo equipo para trabajar, hemos logrado tener un buen vínculo con el Presidente y por lo mismo estoy feliz de seguir haciendo mi trabajo como ministro de Segegob. 

-¿Cómo se están manejando las relaciones con Chile Vamos? Hace poco la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, dijo que desde el punto de vista político se pudo hacer más para salvar a Víctor Pérez en la acusación constitucional. ¿Cómo están las relaciones entre RN y la UDI?

-Haría tres diferencias. Lo primero, es que el día después del plebiscito nosotros tuvimos una reunión de Chile Vamos que fue buena, donde había más de 2.500 personas conectadas vía telemática y más los que estaban ahí, que eran los presidentes de los partidos, sobre la necesidad de aunar los criterios para los contenidos en una Convención Constituyente. Y, ahí, es donde se está trabajando. Además, la idea es que haya una lista unitaria. Eso era muy relevante para los desafíos que se espera en los próximos meses… Eso era clave y muy relevante, y yo veo que estamos trabajando muy bien en Chile Vamos, en ese sentido.

No estaba absolutamente en mis planes dejar de ser el vocero. Me ha tocado una labor en estos más de 100 días que ha sido muy desafiante”.

Lo segundo tiene que ver con el ámbito parlamentario. En el Congreso, por supuesto, subsisten diferencias y tensiones con respecto a algunos proyectos de ley; y en eso el ministro de Segpres ha trabajado, en mi opinión, de manera adecuada con cada uno de los distintos jefes de bancadas, con cada uno de los distintos ministros, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Por supuesto, siempre se puede hacer más, y cada uno de nosotros puede contribuir de mejor forma a, primero, el clima de unidad al interior de Chile Vamos, así como trabajar mejor los aspectos comunicacionales o razones por las cuales creemos que los proyectos del Gobierno deben ser aprobados. 

Respecto a estas críticas sobre qué pudo hacer o no el ministro Monckeberg, me constan todas sus acciones para que no prosperara la acusación contra Pérez. Era una acusación injusta, vengativa, una lógica completamente instrumental que quedó, además, a la vista ese mismo día. Para algunos, lamentablemente, esa acusación era una prueba de fuego para ver si luego podían tener la mesa de la Cámara de Diputados y esa es la peor cara de la política: la política que no se mueve por convicciones, sino por conveniencia.

No comparto, en absoluto, que algunos pretendan indicar que el ministro Monckeberg o cualquier otra persona (del Ejecutivo) no haya hecho todo lo que estuvo a nuestro alcance con tal de evitar que se aprobara esa acusación”.

-Respecto al llamado del Presidente Sebastián Piñera de ir en una lista única a la Constituyente. ¿Cómo se pretende conciliar desde Evópoli hasta el Partido Republicano?

-El llamado del Presidente es a la unidad de los contenidos y de la presentación de las candidaturas. Yo esperaría de todos los presidentes de Chile Vamos que, en vez de sumar a la desunión, se pongan más bien en la sintonía de qué necesita el país ahora, y no en otra sintonía. Con respecto al pacto electoral, porque el Partido Republicano no es parte de Chile Vamos, la lista de los candidatos es algo que exclusivamente corresponde a los partidos políticos y no al Gobierno. 

-¿Y si esta lista la quisiera integrar José Antonio Kast?  

-Eso es algo que tiene  que resolver los presidentes de los partidos de Chile Vamos.

-Usted se refirió al tema del obstruccionismo. ¿Cómo piensan manejar las relaciones con la oposición?

-Es el momento para que la oposición moderada saque la voz. Durante demasiado tiempo ellos han dicho en los pasillos del Congreso que están de acuerdo con varias de las medidas que el Gobierno quiere hacer y en desacuerdo con acusaciones constitucionales, que la izquierda radical los empujó a firmar y lo hacían por cuestiones electorales. Pero ya pasó el momento electoral más importante de este año, que era el plebiscito y en ese plebiscito hubo una señal demasiado clara de los chilenos: es la vía institucional, la vía de la paz y la vía del acuerdo.

Tiene que reflexionar particularmente el Congreso por qué hay un 80% de los chilenos que cree que no tiene que participar el Congreso en la redacción de la Constitución, y la idea del obstruccionismo es precisamente una de las cosas que necesitan cambiar si es que quieren generar una mejor relación con la ciudadanía. 

Esperamos que, en esta etapa que se abre, esa oposición moderada saque la voz, cambie su actitud, y sea capaz de enfrentar a esa izquierda radicalizada”.

Cuando tenemos una oposición que bloquea todos los proyectos que van en beneficio de las personas, porque teóricamente serían beneficiosos para el Gobierno, a quien le hacen daño no es al Gobierno, sino a los chilenos que nos pidieron de forma masiva y gigantesca en esa votación del 25 de octubre que nos pongamos de acuerdo en sus urgencias y necesidades. Nosotros esperamos que, en esta etapa que se abre, esa oposición moderada saque la voz, cambie su actitud, y sea capaz de enfrentar a esa izquierda radicalizada.

-¿Hay una oposición más radical después del 25 de octubre? 

-Hay algunos gestos que han pretendido hacer algunos parlamentarios de esa izquierda radical, gestos confusos hacia la violencia como, por ejemplo, poner un proyecto de indulto para dejar en la impunidad a quienes han sido condenados por tribunales por hechos violentos ocurridos en las protestas del año pasado. En Chile no existen presos políticos: hay tribunales independientes y un Ministerio Público. No es el Gobierno quien mete preso, es el Ministerio Público que investiga con la Fiscalía. Además, existe una Defensoría, y finalmente los tribunales deciden quiénes quedan en prisión preventiva o condenados a penas de cárcel por esos delitos. La idea de dar impunidad a quienes intentaron asesinar carabineros tirándoles bombas molotov, a quienes quemaron los centros de las ciudades, saquearon los locales comerciales, destruyeron el Metro, quemaron el transporte público, es completamente contradictorio con lo que los chilenos nos dijeron el 25 de octubre.

Los que promueven la violencia, y creen en la vía no institucional, son los grandes derrotado del plebiscito. Esa es la razón por la cual ni siquiera pudieron celebrar. Se dieron cuenta que fueron derrotados porque esa es la vía de la paz, la vía de la institución, la vía de la democracia; la que triunfó de manera más contundente. Claro, la semana siguiente trataron de atribuirse y hacer gestos a aquellos que sí creen en la violencia. Pero ese es el camino equivocado, que la ciudadanía rechaza de manera consistente, y ha tenido algunos efectos en materia legislativa, por ejemplo, en el rechazo al número de parlamentarios, en la aprobación de la acusación constitucional. 

Es momento de que, una vez por todas, esa dinámica cambie. Esa es la dinámica que hace que el Congreso esté con tan baja evaluación, y lo digo además como ex parlamentario: esa dinámica es la que nos aleja de la ciudadanía. Nosotros como Gobierno no vamos a contribuir al clima de polarización que la izquierda radical quiere imponer en el Congreso y en el resto del país.  

-La DC insinúa que puede presentar una acusación constitucional contra el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. ¿Qué acciones pretenden tomar ante esto?

-Uno de los mejores ejemplos de obstrucción es la idea de acusaciones constitucionales sin fundamento. La izquierda ha presentado ocho acusaciones constitucionales sin fundamento. Ésta sería la novena. Es un instrumento que está en la Constitución, pero eso no significa que se deba usar para cualquier razón. Así, empujados por la izquierda radical para seguir gestos con tal de, por ejemplo, presidir la Cámara de Diputados, vemos que hay algunos parlamentarios que insisten en la idea de no gobernar ni dejar gobernar. El efecto de eso lo sufren siempre las personas más vulnerables del país.

Pretender acusar ahora al ministro de Hacienda no solamente no tiene ningún sentido o ninguna lógica. Y si es así: mejor que nos digan cuál es el calendario de las próximas acusaciones constitucionales de aquí hasta marzo de 2022; porque ya han presentado ocho.

La idea de dar impunidad a quienes intentaron asesinar carabineros tirándoles bombas molotov, a quienes quemaron los centros de las ciudades, saquearon los locales comerciales, destruyeron el Metro, quemaron el transporte público, es completamente contradictorio con lo que los chilenos nos dijeron el 25 de octubre”.

-¿Y cuál será el rol en este ambiente?

-El Gobierno no quiere contribuir al clima de división y polarización que la izquierda radical está tratando de llevar al país. Lo hacen en el Parlamento, lo replican a veces en los matinales; utilizan las redes sociales donde los datos del ministro de Hacienda, los míos y otros, han sido publicados, donde recibimos amenazas de muerte. Esa idea es totalmente contraria a la democracia, la violencia es la antítesis de la democracia. Yo pediría particularmente a la Democracia Cristiana, así como a los otros sectores moderados de lo que queda de la Nueva Mayoría, que éste es el tiempo en que las prioridades de las personas sean las prioridades de la política y no ver si es que puedo ganar o no un voto más, si es que puedo tener o no una presidencia de la Cámara de Diputados, si es que puedo o no pegarle al Gobierno o funar a un ministro. ¿Qué bien le hace a Chile eso? ¿Qué ganan los chilenos con una acusación constitucional? Absolutamente nada, simplemente nos hacen perder tiempo en vez de enfocarnos en aquellas cosas que son realmente la que quieren los chilenos: más trabajo, superar la pandemia, una reforma de las pensiones.

-Respecto a la violencia en La Araucanía: ¿Qué cambió tras la muerte del cabo segundo de Carabineros Eugenio Nain? ¿Cómo piensan desde el Gobierno abordar este conflicto?

-Se trata de un asesinato terrorista. Lo que hicieron con el carabinero fue esperar a que él llegara en un automóvil de control de tránsito porque iban a sacar una barricada que estaba en la carretera y entonces lo asesinaron. No podría decir que esto marca un antes y un después porque hemos visto cómo se ha ido incrementando la violencia en La Araucanía, que no tiene además absolutamente nada qué ver con las reivindicaciones mapuches.

Es un escalamiento, cada vez vemos acciones más violentas contra Carabineros y personas civiles. Tenemos el asesinato de Juan Barrios, el disparo contra Monserrat, el asesinato del trabajador forestal Pedro Cabrera. Hay grupos que están ligados al narcotráfico, al tráfico de armas y robo de madera, que no tienen nada que ver con la reivindicación mapuche; pero se revisten de ella para cometer estos graves delitos.

Yo pediría particularmente a la Democracia Cristiana, así como a los otros sectores moderados de lo que queda de la Nueva Mayoría, que este es el tiempo en que las prioridades de las personas sean las prioridades de la política y no ver si es que puedo ganar o no un voto más, si es que puedo tener o no una presidencia de la Cámara de Diputados, si es que puedo o no pegarle al Gobierno”

Esto es una prioridad para el Presidente y va a ser para el ministro Delgado que tiene una aproximación relevante: conoce muy bien a los alcaldes de la zona. La Araucanía merece y necesita paz. Si hay un momento en el cual uno puede decir ya basta, es éste: ¡Basta! 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO