Este martes, el partido en formación Amarillos por Chile, se sumó a las propuestas que se han estado negociando entre los partidos políticos por un nuevo proceso constituyente. Plantearon que la nueva Constitución sea redactada por un Consejo Constituyente, «elegido democrática e íntegramente» por el Congreso Nacional.

Desde Amarillos por Chile expresaron que «los chilenos, en su mayoría, quieren una nueva Constitución, pero no retomar el fracasado proceso anterior, repitiendo los mismos errores y falencias».

De esta manera, buscan que en este Consejo estén representadas las distintas visiones políticas, asumiendo la tarea de redactar, en el menor plazo posible, una nueva Carta Fundamental a partir de los doce puntos del pre acuerdo constitucional.

En una nueva edición de Especial Mirada Líbero, Marcela Cubillos, ex convencional, y Germán Concha, abogado constitucionalista, analizan esta propuesta y conversan sobre la decisión de los partidos de crear un Comité Técnico.

Así, Cubillos señala que “veo con buenos ojos lo que ha destacado Amarillos. No veo opción de embarcarnos de nuevo en una Convención Constituyente, cuando tenemos un Congreso democrático. Hay una excelente oportunidad de relegitimarse, ya sea de elaborar o de encargar a una comisión redactora un texto que pueda aprobarse”.

Asimismo, manifiesta que “no entiendo cómo no se atrevieron desde el inicio a fortalecer a las instituciones, a darle un rol al Congreso. Nos tenemos que acostumbrar en Chile a fortalecer las instituciones democráticas”.

Germán Concha, por su parte, también apoya la iniciativa de Amarillos. Afirma: “Tenemos que volver sobre la tradición, sobre instituciones que han demostrado funcionar. A su vez, el Congreso tiene el rol de representación política, de estar pensando qué es lo mejor para el país. Y creo que eso es muy valioso si se realiza bien”.

Germán Concha: «Lo hecho por Amarillos cambia la cancha»

Los partidos políticos con representación parlamentaria que están en el diálogo sobre un nuevo proceso constitucional decidieron conformar un Comité Técnico. Estará compuesto por expertos designados por el Congreso que “armonice” lo que hay sobre la mesa.

Respecto a esto, Cubillos llama la atención en un punto y dice que “ojo que los expertos y técnicos son políticos. También hubo una comisión técnica en el acuerdo de noviembre y tenía una gran cantidad de problemas. Que los parlamentarios que acaban de ser elegidos asuman su rol con más responsabilidad. Tienen la oportunidad de reivindicarse, hacer la pega bien y sacar un texto que tenga apoyo muy mayoritario de los ciudadanos”.

En este mismo sentido, Concha asegura que lo hecho por Amarillos “cambia la cancha, porque necesitas que alguien tome un riesgo y se levante y ponga el elefante arriba de la mesa».

Agrega: «Eso supone sentarse a conversar y asumir que cualquier acuerdo que tengas va a tener cierto costo, porque no vas a dejar a todo el mundo contento, evidentemente. Y en algún momento para llegar a acuerdo, sea a finales de noviembre o antes de Navidad, lo que no puedes hacer es esperar que el Viejito Pascuero te traiga el acuerdo. No es un regalo que uno pueda pedirle a un tercero».

El académico apunta que el tema lo tienen que resolver «los que están en la mesa y eso requiere que los que están ahí se van a tener que quemar. Seguir esperando que alguien desde afuera lo resuelva no solo es ingenuo, sino que además es algo que no va pasar”.

Marcela Cubillos: «Apuesto por liderazgos nuevos que están moviendo el tablero»

La exministra enfatiza que “es el momento de cerrar este proceso constituyente que se abrió en Chile. Hay que zanjar el tema. Me llama mucho la atención que un partido en formación sea el único que se atreva a ir en contra de este ‘commoditie’ de una convención 100% elegida. La gente rechazó el contenido y rechazó el proceso. Apuesto por liderazgos nuevos que están moviendo el tablero”.

Sobre los tiempos del proceso, Concha destaca que el plazo para zanjar este proceso no es lo más importante, sino que fijarse en que no calce con las elecciones. “El principal problema a la vista es que a partir del año 2024 Chile entra de nuevo en el sistema de elecciones. Si una cosa aprendimos de la combinación de procesos electorales con la Convención es que no es una buena idea. Tratar de cambiar la regla fundamental de convivencia justo en medio de todos los procesos electorales hace que termines hablando de cualquier cosa menos de la regla de convivencia”.

Agrega que “lo que se tendría que hacer es pensar más bien qué plazo se considera razonable para que el proceso esté cerrado antes de que empiece el ciclo electoral siguiente, de manera que no se contamine con el ciclo electoral, porque no le hace bien ninguna de las dos cosas».

En este sentido, subraya: «No es malo tener un equipo redactor que pueda trabajar aprovechando el tiempo y vaya haciendo propuestas al Congreso que es el que vaya aprobando y que no quede la redacción sujeta a tiempos del Congreso, que tiene que cumplir su rol en todas las otras materias. Puede ser una buena fórmula para ir relativamente rápido”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta