No son irrelevantes las iniciativas que esta semana, e incluso la anterior, han sido aprobadas en general por distintas comisiones de la Convención Constitucional. Más allá del contenido en sí mismo de esas propuestas, que no debe ser perdido de vista, el hecho de que el Presidente electo Gabriel Boric ni los integrantes de su futuro gobierno se hayan pronunciado al respecto es un asunto preocupante. Así lo planteó la convencional de Chile Vamos, Marcela Cubillos.

«Seguimos con una ausencia de Boric y de su gobierno, cuando son constituyentes del Gobierno que asume en marzo, los que están aprobando estas cosas. Son los constituyentes de Boric los que están impulsando esto«, aseveró la ex ministra en el Podcast Constituyente de El Líbero, en el que estuvo junto al constitucionalista Germán Concha.

 

«¿Dónde está la opinión de los ministros de Justicia, de Minería, de Comunicaciones o del propio Boric sobre esta situación? Una cosa es la autonomía de la Convención, pero tú no tienes autonomía respecto de ti mismo, son tus convencionales, es tu coalición la que está en esto y es una semana más de silencio de Boric y de la coalición que asume en marzo sobre lo que pasa en la Convención«, agregó Cubillos.

El jueves de esta semana la Comisión de Medio Ambiente y Modelo Económico aprobó por 11 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones una propuesta que establece la caducidad de los derechos de aprovechamiento del agua entregados bajo la vigencia del Código de Aguas de 1981.

La iniciativa prevé que «los titulares de los derechos de aprovechamiento de agua que se caducan (…) serán susceptibles de ser indemnizados». Eso sí, lo anterior aplicaría cuando se establezca que «se ha afectado negativamente el patrimonio de estos, más allá del uso y las utilidades».

Dos días antes en esa misma comisión se aprobó en general y con idéntica votación una iniciativa que establece la nacionalización de las empresas de explotación y exploración de bienes estratégicos, como el cobre y el litio.

Seguimos con una ausencia de Boric y de su gobierno, cuando son constituyentes del Gobierno que asume en marzo los que están aprobando estas cosas. Son los constituyentes de Boric los que están impulsando esto», señala la convencional Marcela Cubillos.

Luego, el pasado miércoles un grupo de convencionales presentó una propuesta de norma que establece una amnistía general para quienes hayan cometido delitos «con intencionalidad política» hasta el plebiscito de salida.

«Vamos desde dejar libres hasta por delitos hacia adelante. Eso ya como que supera bastante los récords», advirtió la convencional, que también hizo énfasis en el riesgo de la aprobación del proyecto sobre los derechos sobre el aprovechamiento del agua. «Se trata de la eliminación de todos los derechos de agua, es decir, sería una expropiación que afectaría a más de 350.000 regantes. Eso se aprobó en la comisión», agregó.

En la Comisión de Sistemas de Justicia se discutía ayer un proyecto de creación de tribunales de pueblos indígenas y ya la semana anterior, en la que tampoco hubo reacción alguna por parte del Presidente electo o de algún personero de su coalición, las comisiones de la Convención habían aprobado en general propuestas que atentarían contra la independencia de los jueces en el Poder Judicial, contra la existencia de un Poder Legislativo bicameral y contra la libertad de expresión, entre otros asuntos.

«No hay ninguna garantía de que eso se corrija»

En este sentido el constitucionalista Germán Concha aseguró que ya a estas alturas no debería sorprender lo que está ocurriendo al interior del órgano constituyente.

«Chile decidió entrar en un proceso institucional que es muy complejo y muy peligroso. Lo que está empezando a pasar es que está comenzando a verse, porque como se está empezando a votar disposiciones se está comenzando a notar… Pero aquí no hay nada que no hayan dicho que iba a pasar, lo que pasa es que ahora está pasando», dijo.

Aunque las polémicas propuestas solo han logrado hasta ahora la aprobación en general, lo que no implica su pase obligatorio al borrador de Constitución que será votado en las urnas, Concha advirtió que no hay seguridad de que no vayan a estarlo.

«Los desastres que se están aprobando en comisiones van a tener al menos esos mismos votos para ir al pleno. Es decir, no hay ninguna garantía de que eso se corrija», señaló.

«Los principios jurídicos hace rato que a la Convención no le importan. Una de las cosas básicas en derecho es que el dolo futuro (intención) no vale. No se puede perdonar algo que todavía no se comete, eso es una locura», explicó el constitucionalista con respecto a la propuesta que prevé amnistías generales para hechos cometidos hasta el día en que se apruebe la nueva Constitución.

«No hay liderazgos en la izquierda capaces de coordinar»

Aunado a todo lo anterior, la convencional Cubillos plantea un riesgo adicional de cara al proyecto de Constitución que se está redactando: «No hay liderazgos en la izquierda capaces de coordinar».

Así lo advirtió la exministra refiriéndose a las situaciones que se presentan al momento de las votaciones. «Lo voy a graficar de la siguiente manera: cuándo tú estás en el Congreso, en general sabes cuál va a ser el resultado, te puedes equivocar por un voto o por dos, pero sabes de antemano cuál va a ser el resultado. Acá se sorprenden ellos mismos. Les ves las caras de sorpresa de los propios socialistas, Frente Amplio, PC, Movimiento Social. No saben lo que puede pasar cuando se prenden las pantallas de las votaciones porque no hay un liderazgo capaz de coordinar«, dijo.

El riesgo de estar «corriendo márgenes a un nivel dramático»

Para Cubillos también es importante poner la lupa en los estándares mínimos de garantía de derechos que deben tener las normas que se aprueben en la Convención. Advirtió que no se debe terminar dando el visto bueno a determinadas iniciativas por el solo hecho de que resulten más moderadas en comparación con otras que se hubieren planteado en principio.

«Me preocupa la forma en que presionan para la aprobación de normas que no son buenas, que al final haya convencionales que terminen encontrando moderado cualquier cosa. Que en la expropiación de todos los derechos de agua, por ejemplo, luego establezcan que solo de una parte, y digan ‘oh se moderaron’; o que en la expropiación de todas las concesiones mineras, luego digan que una parte nomás. Me preocupa que convengamos en que estamos corriendo unos márgenes a un nivel que es dramático», sostuvo.

En su criterio no debe dejar de tomarse en cuenta que hay convencionales que admiran modelos como el de Bolivia y que en ese escenario lo acertado es no dejar de compararse «con la situación que Chile ha construido al día de hoy».

«Aquí hay una transparencia total en lo que quieren hacer, entonces después cualquier cosa que no sea eso lo vamos a celebrar como un acto de moderación, en lugar de compararnos con lo que tenemos hoy día», dijo la constituyente que explicó que no toda norma es buena «por el hecho de que venga por una Convención elegida democráticamente».

La norma de la hoja en blanco es también un riesgo, desde la perspectiva planteada por Cubillos. «Si no se aprueba, por ejemplo, el unicameralismo en el pleno, porque no tiene los dos tercios la primera vez, vuelve a la Comisión. Si la segunda vez no se aprueba, en estricto rigor no hay Congreso en la Constitución porque no hay una norma supletoria. Todo esto es una hoja en blanco, entonces eso ejerce una presión muy fuerte para que se apruebe cualquier cosa», señaló.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta