Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de octubre, 2017

Louis de Grange lanza libro donde critica las predicciones de los expertos e incorpora trabajo del nuevo Nobel de Economía

Autor:

Magdalena Olea

El doctor en Transportes escribió junto al economista Rodrigo Troncoso el texto "Antipredicciones: la fragilidad de los modelos y el optimismo de algunos tecnócratas" (Ediciones El Líbero) en el que hacen ver los riesgos y limitaciones que tienen los modelos analíticos en los campos asociados al comportamiento de las personas. Un tema similar al que trata Richard Thaler, especialista en la economía del comportamiento.
Autor:

Magdalena Olea

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 9 de octubre de este año la Real Academia Sueca de las Ciencias le entregó el premio Nobel de Economía al estadounidense Richard H. Thaler, por su trabajo y contribución a la “economía del comportamiento”, que estudia la influencia de los contextos y la psicología en las ciencias económicas. En Chile, el trabajo de este profesor de la Universidad de Chicago era reconocido con anterioridad por varios académicos, entre ellos por Louis de Grange, magister en Economía de Transporte, doctor en Planificación de Sistemas de Transporte y uno de los referentes de esta área en el país, y por Rodrigo Troncoso, magister y doctor en economía de la Pontifica Universidad Católica, quienes lanzarán este jueves el libro “Antipredicciones: la fragilidad de los modelos y el optimismo de algunos tecnócratas” (Ediciones El Líbero).

El texto, que expone un análisis respecto a los riesgos y errores que usualmente se cometen al utilizar modelos analíticos en los campos asociados al comportamiento de las personas, como lo son la economía, la ingeniería y las políticas públicas y que en general muchas veces presentan componentes asociados con la psicología y la sociología, cita textos y experimentos del más reciente Nobel de economía y sigue una línea similar de pensamiento.

“Richard H. Thaler ha sido un referente para nosotros. Lo citamos en nuestro libro mucho antes de que se ganara el premio Nobel, porque se hace cargo de algunas de las limitaciones que hay en la economía cuando se intenta moldear los comportamientos de la gente. Él estudia cómo las decisiones de corto plazo tienden a ser diferentes a las de largo plazo para una misma persona, lo que refleja la complejidad del comportamiento humano“, explica Louis de Grange en conversación con “El Líbero”. Luego agrega: “Nuestro libro quiere abrir las puertas al debate. Una revisión bibliográfica de las diferentes aproximaciones que dejan en evidencia la limitación de los modelos que se utilizan para diseñar políticas públicas. Esto no significa que sean inválidos, sino que tienen fallas que deben reconocerse”.

El Transantiago y las malas políticas públicas

Un ejemplo que se cita en el libro y que evidencia estas limitaciones y fallas es la crisis en la implementación del Transantiago el año 2007, de la que justamente Louis de Grange fue crítico. “Nadie de los que hicieron Transantiago previó el colapso del sistema. Que los operadores no iban a sacar los buses, que los costos se iban triplicar, que la evasión iba a llegar al 35%… nadie previó eso pese a que se usaron muchos análisis técnicos, y eso está también exacerbado por los sesgos y prejuicios que tienen muchos analistas y modeladores, basados en su formación profesional o en la influencia de otros actores, lo que hace que sea mas difícil avanzar hacia un diseño mejor de políticas publicas”, cuenta el experto en transporte. 

“Lo ponemos de ejemplo de cómo una predicción experta difiere de lo que pasó en la realidad, y ahí uno debe también como técnico incorporarlo, porque nosotros también pertenecemos a esta tecnocracia, y con un poco más de humildad, debemos reconocer las limitaciones e ir incorporando en los medios y en las políticas públicas aspectos que son los que se observan en la práctica”, explica Rodrigo Troncoso, y luego advierte: “Pero no pretendemos ser excesivamente críticos ni desmerecer los logros académicos y estimaciones, que es bueno que se hagan; simplemente reconocer sus limitaciones en muchos casos, pero también reconocer los muchos éxitos que han tenido”.

Según los autores, otros casos de malas políticas públicas que ponen en evidencia su tesis son, por ejemplo, la jornada escolar completa, la restricción vehicular, los chalecos reflectantes, la ley de tolerancia cero y las sillas obligatorias. “Hay un montón de políticas de transporte y en muchas otras áreas que se implementan sobre la base de hipótesis o de prejuicios a veces y después no se evalúan. Por ejemplo, el supuesto que hay detrás de la restricción vehicular que se implementa en los días de preemergencia es que va a reducir la contaminación, sin embargo no hay una estimación concreta de cuál es el efecto de la reducción en la circulación de autos sobre la contaminación… los autos sin convertidor catalítico, que tienen 20, 25 años de antigüedad, siguen teniendo restricción y se sigue aplicando esta política, pero nadie tiene idea de cuál es el impacto y probablemente hoy en día es nulo”, asegura De Grange. Rodrigo Troncoso enfatiza: “Y todas estas políticas van asociadas a multas y penas graves, pero sin embargo no se sabe cuál va a ser su efecto esperado positivo. Son medidas que son bien intencionadas, pero que están basadas en prejuicios y no necesariamente en evidencia empírica”. Y agrega: “Las políticas públicas deben tener flexibilidad y se deben ir corrigiendo a medida que se observa cómo van funcionando”.

El lanzamiento del libro se realizará el jueves 19 de octubre a las 19:00 horas en el auditorio del Instituto Libertad y Desarrollo y será comentado por Andrés Allamand e Iván Poduje.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: