Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de noviembre, 2018

Los encuentros del embajador de Cuba con comunidades mapuches y con la familia de Camilo Catrillanca

Autor:

Emily Avendaño

En un mes, Jorge Lamadrid Mascaró estuvo en dos oportunidades en La Araucanía, donde también se reunió con representantes de la Asociación de Municipalidades con Alcalde Mapuche. Esta semana, además, el diplomático protagonizó una arremetida contra la hija del disidente cubano Oswaldo Payá -fallecido en un accidente de tránsito aún no aclarado- quien participó en Chile en un foro sobre el estado de las democracias en América Latina. Un ex agente castrista asegura que el ahora diplomático es parte de la Dirección de Inteligencia Militar cubana.
Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una ceremonia de oración realizada en el Cerro Ñielol y la presencia de familiares de Camilo Catrillanca formaron parte de las actividades del XXV Encuentro Nacional del Movimiento Chileno de Solidaridad con Cuba, realizado en Temuco. Los días 23 y 24 de noviembre distintas organizaciones con una “fuerte presencia de la cultura mapuche”, de acuerdo con la nota de prensa difundida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, participaron en el acto dedicado al segundo año del fallecimiento de Fidel Castro y al 60 aniversario de la Revolución Cubana.

A la inauguración del encuentro asistió no solo la máxima autoridad diplomática de Cuba en Chile, el embajador Jorge Néstor Lamadrid Mascaró, también estuvo presente la familia de Camilo Catrillanca, “uno de ellos, graduado de medicina en la Escuela Internacional de Medicina de Cuba (ELAM)”, según dice el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano. Lamadrid Mascaró aprovechó entonces para ofrecer sus condolencias al padre y al tío del comunero y para agradecer la solidaridad del pueblo chileno y mapuche hacia su país. Parte de la agenda del Encuentro consistía en la organización de brigadas de solidaridad y la promoción de acciones para denunciar el bloqueo estadounidense. En esta cita hubo representación de 19 organizaciones de todo Chile.

Lamadrid Mascaró presentó sus cartas credenciales a Michelle Bachelet, el pasado 24 de enero, un mes después de la segunda vuelta presidencial en la que Sebastián Piñera se impuso al candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier.

Desde entonces, como parte de su actividad diplomática, ha visitado dos veces La Araucanía. Antes, del 22 al 27 de octubre, el embajador junto al segundo de la misión diplomática, Marcos Hernández Sosa, fue a las localidades del sur del país: Renaico, Temuco, Coronel y Concepción. Este viaje le permitió reunirse con dirigentes locales del Partido Comunista para abordar “la lucha contra el bloqueo de los EE.UU. y el proceso de reforma constitucional”.

Su agenda por estas ciudades la desplegó para explicar “la importancia de la solidaridad mundial para eliminar el bloqueo” e incluyó encuentros con el alcalde de Temuco, Miguel Becker Alvear (RN). La reseña de esta reunión destaca que el embajador “ha puesto a disposición de las autoridades chilenas varios medicamentos cubanos de última generación, lastimosamente ausentes aún del sistema chileno de salud”. Mientras que en la comuna de Renaico se juntó con el alcalde Juan Carlos Reinao Marilao, presidente de la Asociación de Municipalidades Chilenas con Alcaldes Mapuches (Amcam) y quien estudió Medicina en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas, ubicada en La Habana.

Tuvo, además, varios encuentros con los integrantes del Movimiento de Solidaridad con Cuba en Temuco y Concepción, incluyendo a la Asociación José Martí de Concepción, en los que nuevamente habló de la batalla contra el bloqueo de EE.UU. y del proceso de reforma constitucional que se lleva adelante en Cuba. También fue a la Universidad de Concepción donde propuso la creación de una “cátedra martiniana”.

A Coronel llegó gracias a las gestiones del alcalde Boris Chamorro (MAS), y en compañía de la diputada del Frente Amplio, Claudia Mixuna de las asistentes al XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo realizado en Cuba–, y firmó un convenio de trabajo colaborativo entre la municipalidad y Cuba en materias de salud, educación, deporte, cultura, turismo y fomento productivo.

Sus actividades en Chile también han incluido reuniones con la directiva del Partido Radical y del Partido por la Democracia.

Carta para evitar debate sobre democracias con la participación de Rosa María Payá

Jorge Néstor Lamadrid Mascaro es licenciado en Relaciones Internacionales del Instituto Superior de Raúl Roa de La Habana. Antes de llegar a Chile fue embajador en Argentina (2010-2014) y en Noruega (2003-2007). Está casado con Hilda Reyes Pradera y tienen un hijo.

En Argentina era asiduo a las universidades de la provincia, donde ofrecía disertaciones acerca de la Revolución Cubana, participaba en actos en representación de Fidel Castro y difundía el programa de alfabetización “Yo sí puedo”. Y fueron múltiples sus actividades con el Partido Comunista trasandino.

Esta semana fue motivo de polémica al enviar una carta al director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Ángel Flisfisch, en la que rechazaba la participación de Rosa María Payá, hija del disidente cubano Oswaldo Payá –fallecido en un accidente automovilístico, cuyas circunstancias aún no se aclaran– en un foro en el que se debatía el estado de las democracias en América Latina, realizado el 28 de noviembre.

“He conocido que su entidad se apresta a celebrar un evento espurio que, bajo presupuestos manipulados, y política e ideológicamente motivados, pretende erigirse como juez calificador de democracias”, escribe Lamadrid en su misiva. Y agrega: “Sí en definitiva en el panel de ese evento, cuya composición ha trascendido, se cuenta con una persona llamada Rosa María Payá, he de manifestarle que la misma ejerce el mercenarismo como profesión y, asalariada de una potencia extranjera, se dedica a intentar calumniar a los cubanos dignos”, escribe Lamadrid en su misiva, e invita a Flacso a investigar las fuentes de financiamiento de Payá; junto con su más “enérgico rechazo”.

Desde Flacso explicaron que ellos no tenían ninguna relación con el evento y que únicamente habían prestado una sala. Originalmente la actividad se iba a llevar a cabo en la sede de Cepal, entidad que dirige Alicia Bárcena, pero no habrían contado con el espacio suficiente, según cuentan de Flacso.

Presencia de inteligencia cubana en Chile

Enrique García, consultor de seguridad, analista político y ex alto oficial de la División de Inteligencia de Ministerio de Interior de Cuba, entrenado por la KGB en Moscú y quien durante la década de los 80 tuvo a su cargo la vigilancia de siete países entre ellos Chile, asegura que “Jorge Lamadrid Mascaró pertenece a la Dirección de Inteligencia Militar cubana. Este servicio de inteligencia es el del Ministerio de las Fuerzas Armadas de Cuba, pero desde el año 1989 trabaja de manera entrelazada con la DI, Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior”.

Además de Lamadrid habría un segundo oficial que también estaría cumpliendo funciones de inteligencia, que se presenta como Warnel Lores Mora, ministro consejero de la embajada de Cuba en Chile.

Se graduó del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, y la mayoría de las personas que pasaron por ahí fueron enviadas para ingresar a la inteligencia cubana después”.

Una búsqueda de este funcionario en Google es poco lo que revela. De sus pasos apenas se sabe que, antes de pasar por Chile, fue primer secretario de la Sección de Intereses de Cuba en EE.UU. No obstante, García informa que “Warnel Lores Mora nació en La Habana, Cuba, el 30 de marzo de 1966 y estudió el preuniversitario, enseñanza media superior, en la escuela Vladimir Ilich Lenin entre los años 1978 y 1984. El análisis de su perfil y trayectoria sugiere que es un oficial de la actual DI. Por la fecha en que se graduó de preuniversitario debe haber terminado la universidad a finales de los 80. Su misión en Estados Unidos fue entre el año 2011 y 2015, en compañía de su esposa Aylin Pérez Valiente”.

Estas sospechas son refrendadas por Juan Antonio Blanco, historiador, filósofo y ex diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, quien además se desempeñó como analista principal de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en el Departamento América del Partido Comunista Cubano, y actualmente dirige la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba: “Hay misiones, como la de la ONU en Nueva York, en que el 70% o el 80% del personal es de inteligencia, y solamente un 20% es diplomático. Hay embajadas como la de Washington, donde la proporción es todavía mayor. Es muy difícil haber estado en Washington y no haber sido un agente de inteligencia, y es muy difícil que se haya movido dentro de los Estados Unidos promoviendo los intereses comerciales de Cuba, y no haya estado en un proceso simultáneo de búsqueda de información, y de buscar gente a la que puedan influir y eventualmente reclutar”.

Es mucho más fácil hacer trabajo de influencia en un país en que el gobierno es el que te abre las puertas, a hacer trabajo de influencia en un país en que el gobierno te tiene monitoreado; efectivamente deben tener confianza en que lo hace bien”.

Los ex funcionarios cubanos explican que la labor de los agentes de inteligencia es la de ir a distintos lugares, estudiar perfiles de personas, analizarlos psicológicamente, tratar de acercarse a ellos, reclutarlos y promover los intereses de Cuba, con la intención de influir en los acontecimientos de los países que son de su interés.

“Típicamente, en el Ministerio de Relaciones Exteriores los funcionarios hacen carrera en el área geográfica en la que ingresan. En Inteligencia eso cambió. En los años 90 la inteligencia cubana comenzó a hacer movimiento de oficiales de un área geográfica a otra. Además, se graduó del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, y la mayoría de las personas que pasaron por ahí fueron enviadas para ingresar a la inteligencia cubana después”, agrega García sobre Lores Mora.

“Chile siempre ha sido un objetivo de la inteligencia cubana”

Blanco subraya que la Dirección de Inteligencia maneja operaciones de reclutamiento, al establecer relaciones con medios académicos, periodísticos, militares y empresarios. “Conocen gente, cultivan esas relaciones y tratan de influir sobre ellos, de dar una imagen positiva de Cuba, y tratan de seducirlos para comprometerlos en un momento determinado en cierta colaboración, que puede consistir desde pasar información sobre algunas personas que pueda resultar valiosas. O como canal para llegar a otros que son más importantes para ellos”.

Sobre la actividad de Lamadrid Mascaró sostiene: “Esa sería la labor de un diplomático cubano, pero también es un trabajo de promoción ideológica, y es curioso que él haya estado en la Argentina de los Kirchner y ahora lo manden al Chile de Piñera y de Ampuero. Chile siempre ha sido un objetivo de la inteligencia cubana, porque tiene una situación geográfica muy interesante. La Argentina de los Kirchner era aliada de La Habana y por lo tanto para mandar a alguien de embajador hay que tenerle una alta confianza en esa persona… Que lo hayan movido a Chile quiere decir que esa persona sigue teniendo esa confiabilidad”.

Aclara que “es mucho más fácil hacer trabajo de influencia en un país en que el gobierno es el que te abre las puertas, a hacer trabajo de influencia en un país en que el gobierno te tiene monitoreado. Efectivamente deben tener confianza en que lo hace bien”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: