Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 24 de septiembre, 2016

Los cinco datos desconocidos de la pobreza en Chile que revela la encuesta Casen

Autor:

Uziel Gomez

La medición arrojó que los más pobres recibieron menos subsidio estatal, tienen empleos precarios y un desempleo del 21%, que los ingresos de los hogares aumentaron sólo en $13 mil, que los más afectados son los niños de entre cero y tres años, y que la desigualdad se redujo porque cayeron los ingresos de las personas de mayores ingresos.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Más de 300 páginas publicó el Ministerio de Desarrollo Social de la encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen) de 2015, que reveló que la pobreza por ingresos en el país se redujo de 14,4% a 11,7%, según la nueva medición que hizo el gobierno.

De ese universo de datos, hay al menos cinco que muestran una dimensión desconocida de la pobreza chilena, que se mide cada dos o tres años desde 1987 en forma ininterrumpida, y que revela que la pobreza ha caído en forma sistemática gracias al crecimiento económico que ha tenido el país en el mismo período.

En ésta última encuesta se entrevistaron a 266 mil personas residentes en 324 comunas de las 15 regiones del país, lo que entregó una representación adecuada, según la cartera que dirige Marcos Barraza.

1- Los más pobres recibieron menos subsidios del Estado

Esta medición mostró que el 27,4% de los subsidios monetarios del Estado se destinó al 10% de los chilenos de menores recursos -1,8 millones de personas-, que tienen ingresos mensuales de $179 mil como grupo familiar.

Dichos subsidios se entregan a los niños menores de 18 años, también a través de pensiones asistenciales de vejez a los mayores de 65 años, pensiones de invalidez y subsidio de agua potable para pagar el 100% de la cuenta de hasta 15 m3 de consumo mensual.

Sin embargo, la Casen mostró que el año pasado se entregó la menor cifra a ese sector vulnerable, ya que en 2013 correspondió al 28,1%, en 2011 al 28,9%, en 2009 al 27,5% y en 2006 al 32,6%.

Precisamente lo que dictan las políticas públicas de focalización es que los recursos estatales se destinen a quienes tienen menos. En contrapartida, los del decil IX, que tienen ingresos mensuales por $1,2 millones, recibieron el año pasado más ayuda en toda la década, ya que el 2,8% de dichos subsidios fueron en su beneficio, superior al 2,3% de 2013 o el 2% de 2006.

2- Ingresos de los hogares chilenos aumentaron, en promedio, en $13 mil

Entre 2013 y 2015 los ingresos de los hogares chilenos, en promedio, aumentaron apenas en 1,9%, ya que pasaron de $691 mil a $704 mil, es decir, apenas $13 mil. Esa variación es muy inferior al aumento de 15,9% que hubo en los ingresos de los chilenos entre 2011 y 2013, cuando subieron en $95 mil.

Ese salto se explicó por el crecimiento económico de 4,8% que experimentó el PIB, más del doble del 2,1% registrado durante los dos primeros años de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Tomas Flores, economistaEl académico de la Universidad Mayor, Tomás Flores, explica que el modesto incremento de ingresos “da cuenta de una economía en desaceleración, que crea mucho menos empleos que en el pasado y en donde evidentemente la tasa de desempleo va al alza. Dado el período muestral, entre noviembre 2015 y enero 2016, no se incorporó de manera plena el mayor desempleo observado en los últimos meses, pero ya evidencia el bajo crecimiento registrado desde 2014”.

El ex subsecretario de Economía sostiene que la aplicación sistemática de esta encuesta “permite dimensionar de manera nítida la robusta correlación entre crecimiento económico y mejoramiento de la calidad de vida de las familias chilenas”.

3- Aumenta la precarización laboral para las personas más pobres

Al analizar la situación laboral de las personas en situación de pobreza por ingresos entre 2013 y 2015, baja el porcentaje de pobres con un empleo asalariado del 66,8% a 63,4%.

Además, sube el número de trabajadores asalariados sin contrato de trabajo en situación de pobreza, de 32,3% a 35,4%, y aumenta el porcentaje de ocupados pobres que a pesar de tener empleo no cuentan con cotización previsional. Ello está en línea con la baja creación de empleos por año, 47 mil entre 2013 y 2015. A lo que se suma que los salarios crecieron 3% real anual y en los dos últimos años lo hacen al 1,6%.

Otra dramática situación es que entre las personas más pobres, la tasa de participación en el mercado laboral es de 43,17%, la cifra más baja en la década, y muy inferior al 60% de quienes no están en dicha condición de vulnerabilidad. La tasa de ocupación de quienes están en pobreza también es la más baja de la década (34%).

Además, la desocupación en dicho grupo socioeconómico más pobre es de 21,1%, también la segunda más alta en 10 años, y fue superior al promedio nacional de 6,4% que había en el país cuando se tomó la encuesta en noviembre de 2015.

Lo complejo es que estas cifras no reflejan el mayor deterioro del mercado laboral durante el último año, en que el desempleo se empinó a 7,1%.

4- La mayor pobreza está en niños de 0-3 años

Pese a que la discusión pública ha estado centrada en las bajas pensiones y en la situación de vulnerabilidad que afecta a los adultos mayores del país, la encuesta Casen revela, una vez más, que el grupo etáreo de mayor pobreza por ingresos está en los niños de entre 0 y 3 años, cifra que alcanza el 19,5%, muy superior al promedio nacional de 11,7%. En cambio, la pobreza en los adultos mayores de 60 años es de 6,6%, y de entre 45 y 59 años de 9%.

Al revisar las encuestas anteriores, en 2006 la pobreza en los niños era de 39%, por lo que se ha reducido en 51% en la última década. Pero en los adultos mayores ese mismo año fue de 22,8%, cayendo en forma más drástica a 6,6%, lo que equivale al 71%.

Ello se explica principalmente, según varios investigadores, a la reforma previsional de Bachelet en 2008, cuyo pilar solidario de vejez hoy beneficia a más de 1,1 millones de adultos mayores de 65 años..

De ahí que sea relevante que el diseño de políticas públicas y el uso correcto de recursos públicos considere cuál es la población que más requiere de apoyo para superar su precaria situación.

5- La desigualdad se reduce por la caída de ingresos de los sectores de más recursos

La reducción de la desigualdad según el coeficiente internacional de Gini fue aplaudida por las autoridades del gobierno, ya que bajó levemente de 0,504 a 0,495 entre 2013 y 2015 para el ingreso autónomo y de 0,491 a 0,482 para el ingreso monetario.

Los avances en desigualdad son positivos, pero siempre y cuando toda la población mejora sus ingresos, en particular la  población de menores recursos.

Sin embargo, una investigación del Instituto de Libertad y Desarrollo advirtió que en este caso la mejora ocurrió debido a la reduccion del ingreso del 20% más rico y no porque todos los grupos de la poblacion hayan visto mejorada su situación de ingresos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: