Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 05 de mayo, 2015

Los antecedentes que desafían la tesis de Peñailillo sobre la inexistencia de la «precampaña» de Bachelet

Autor:

Renato Gaggero

El arriendo del comando, los temas de las asesorías a Martelli, una entrevista con los pilares de la campaña y un reportaje sobre la “avanzada de Bachelet” dan luces de que la campaña se venía fraguando antes de marzo 2013.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El domingo recién pasado, en medio de una entrevista con Canal 13, el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, descartó de plano que las boletas que tanto él como otros personeros que hoy trabajan en el gobierno -y que fueron parte del comando de Michelle Bachelet– emitieron a la empresa AyN de Giorgio Martelli fueran para financiar la precampaña de la actual Presidenta.

«Descarto completamente la tesis de la precampaña. A finales de 2012 la Presidenta Bachelet dice que va a evaluar la situación (de una candidatura) para el mes de marzo de 2013 y ella renuncia (a ONU Mujeres) y llega a fines de marzo de 2013, por lo tanto, la campaña en la práctica se inicia desde ahí y se constituyen los equipos para las reformas estructurales”, dijo, advirtiendo que los pagos de AyN fueron por trabajos que realizó de forma particular y que él tiene en su poder.

Sin embargo, existen varios antecedentes que indican que la campaña de la hoy Mandataria se venía fraguando desde antes de su llegada a Chile, el 27 de marzo de 2013.

El arriendo

El primero de ellos es que Martelli, el operador político que ofició como recaudador de la campaña de Bachelet y que recibió millonarios pagos de SQM, firmó el 20 de marzo de ese año, siete días antes del arribo de la ex directora de ONU Mujeres al país, un contrato para arrendar en la calle Tegualda la casa que finalmente terminó siendo el comando de la actual jefa de Estado.

Artículo de prensa «adelantó» plataforma presidencial

17 meses antes de la firma de ese contrato, el 19 de octubre de 2011, un reportaje de la revista Qué Pasa titulado “La avanzada de Bachelet” detallaba el trabajo que estaba realizando la Fundación Dialoga para enfrentar una eventual nueva aventura presidencial. En él se señalaba la articulación que a esa fecha existía entre el núcleo duro del bacheletismo y los encuentros que se realizaban.

“En reserva, desde hace algunos meses hay encuentros para analizar bases programáticas en temas que se estiman claves de cara a una plataforma de campaña para la Concertación, como cambios en el sistema de educación, reforma tributaria y modificaciones a la Constitución. En la fundación comentan que el trabajo en estas áreas se intensificará el próximo año, y que Peñailillo podría asumir su coordinación”, señalaba el artículo, anticipándose a lo que varios meses después sería una realidad: las reformas educacional, tributaria y constitucional serían los tres pilares del programa de Bachelet y el secretario ejecutivo del comando y encargado de coordinar el trabajo en esas áreas sería el hoy ministro del Interior.

En el reportaje también se hacía alusión al problema de falta de financiamiento que sufría la fundación que creó la Mandataria cuando dejó por primera vez La Moneda. Y ahí se menciona a la persona que debía cumplir un rol clave para conseguir los dineros: Giorgio Martelli. “Martelli ha comenzado a tener encuentros informales, para pavimentar una red que pueda ser activada ante una eventual candidatura de Bachelet” describía la publicación, adelantándose al rol que cumpliría el geógrafo en la campaña.

La entrevista

Otro antecedente que hace suponer que sí hubo un equipo que trabajó en los contenidos de la campaña bacheletista antes del regreso a Chile de quien sería la candidata, es la entrevista que Michelle Bachelet concedió al diario The Clinic el 11 de abril de 2013, a 15 días de su llegada a Chile y cuando recién había presentado públicamente a los miembros de su comando.

En el extenso diálogo con el director del medio, Patricio Fernández, la Mandataria abordó varios temas, hizo un análisis de la situación del país y se refirió a las principales propuestas que impulsaría en su eventual regreso a La Moneda.

Por ejemplo, sobre educación señaló de forma casi textual todo lo que finalmente incluyó en su programa de gobierno: “La reforma estructural al sistema de educación chileno que presentemos, no se agotará en el principio de gratuidad, tendrá además como principios básicos la universalidad, el fin al lucro, la educación pública y la calidad (…) Quiero insistir que no vamos a hacer una “reformita”, sino una reforma basada en el convencimiento de que el sistema educacional chileno como está hoy en día no da para más”.

Respecto de la reforma tributaria dijo que “consiste en la necesidad de contar con ingresos permanentes que permitan solventar gastos permanentes. Toda reforma debe ser sostenible en el tiempo, y eso implica responsabilidad fiscal, para que no haya que cortar los beneficios dependiendo de las circunstancias. Por eso tiene que ser una reforma tributaria de verdad, y no ajustes tributarios”. En el programa de gobierno se describía como propuesta “aumentar la carga tributaria para financiar, con ingresos permanentes, los gastos permanentes de la reforma educacional que emprenderemos, otras políticas del ámbito de la protección social y el actual déficit estructural en las cuentas fiscales”.

En esa entrevista también dio sus primeras luces respecto del impulso que daría a la confección de una nueva Constitución, la despenalización del aborto y la evaluación de una fórmula para el matrimonio igualitario, todas cosas que aparecen en el programa de gobierno.

Las asesorías a Martelli

Otro dato curioso es que varias de las temáticas de los trabajos que realizaron para AyN tanto Peñailillo como los otros personeros que están hoy en el Ejecutivo figuran de alguna forma en el programa de gobierno.

En una nota publicada por The Clinic se señala que Enrique Paris, que trabaja actualmente como Coordinador de Modernización del Estado en Hacienda, reconoció haber prestado servicios a la empresa de Martelli entre mayo de 2012 y marzo de 2013, entregando 14 informes “sobre los principales desafíos y oportunidades de fortalecimiento de instituciones públicas para un nuevo ciclo en el desarrollo de nuestro país, relacionados con mis conocimientos y experiencia (…) Entre otros temas, abordé la profesionalización de la función directiva en el Estado, la modernización de los regímenes contractuales del empleo público y la de los gobiernos corporativos de empresas públicas, así como también las principales tareas para el fortalecimiento del sistema público de salud”.

Por su parte, Jorge Rodríguez Cabello, quien se desempeña como Subdirector de Racionalización y Función Pública en la Dipres, reconoció haber hecho seis informes para AyN de temas como comparación de las leyes de presupuesto 2012 y 2010, avance de la reconstrucción post 27F, análisis del sistema de financiamiento de las fuerzas armadas, análisis del proyecto de ley de presupuestos 2013, marco de la política fiscal en Chile y análisis de temas coyunturales de políticas fiscales y sociales.

Y como ya lo han declarado públicamente, el director del SII, Michel Jorrat, hizo asesorías tributarias a la empresa de Martelli –y luego trabajaría en el equipo de reforma tributaria del comando-; y Peñailillo elaboró estudios sobre la crisis económica en Europa y “modelos de estados de bienestar europeos y sus análisis comparativos con Chile”.

 

FOTO: AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: